Categorías
POLÍTICA

Se usaron los superpoderes días antes de las elecciones

La Nación
Fondos para viviendas

El 6 de octubre reasignaron partidas por $ 500 millones
 

 
 

El gobierno de Néstor Kirchner usó los superpoderes del jefe de Gabinete, Alberto Fernández, 17 días antes de las elecciones legislativas del 23 de octubre de 2005: lo hizo para transferir 410 millones de pesos a municipios y 90 millones a provincias, con los que financió el Plan Federal de Viviendas, uno de los ejes de los discursos de campaña del Presidente. Esos 500 millones salieron de la partida denominada Obligaciones a Cargo del Tesoro-Jurisdicción 91.

Se trata de una prueba de cómo el Gobierno puede reasignar partidas del presupuesto, sin afectar su monto total, pero sí su finalidad, que, para algunos, tiene un claro criterio electoral. El Plan Federal de Viviendas es un programa de 120.000 unidades en todo el país, que debían estar terminadas en 2007. Pero hasta ahora sólo se hicieron 9000.

Los superpoderes eran en 2005 una facultad delegada por el Congreso al jefe de Gabinete para reasignar partidas del presupuesto sin control parlamentario, como establece la ley de administración financiera. Hasta 2005 eran temporarios –se disponían en cada presupuesto por un criterio de emergencia–, pero ahora el Gobierno quiere instituirlos por ley (el proyecto ya tiene media sanción del Senado y esta semana lo tratará la Cámara de Diputados) en forma permanente. Se ejecutan mediante meras decisiones administrativas (DA) del jefe de Gabinete.

Los informes de la Asociación Argentina de Presupuesto (ASAP) de 2005 son elocuentes en cuanto al uso discrecional que el gobierno de Kirchner hizo el año pasado. Y pueden dar pistas acerca de lo que se pretende para un año electoral como 2007.

No es ése el único ejemplo. Mediante los superpoderes, el 4 de noviembre de 2005, el jefe de Gabinete redireccionó con una DA 80 millones de pesos para los Aportes del Tesoro Nacional (ATN) -duplicó la partida-, del Ministerio del Interior.

Originalmente, los ATN fueron creados para cubrir emergencias en las provincias. Pero desde hace varios años que los ATN son fondos que se destinan con un claro criterio político a provincias amigas, según denuncia constantemente la oposición. Durante el gobierno de Carlos Menem, los ATN también fueron blanco de crítica de la oposición por su uso discrecional y electoral en los años 90.

El 27 de julio de 2005, según ASAP, otra DA del jefe de Gabinete en uso de los superpoderes sirvió para reasignar 85 millones de pesos a subsidios para trenes y subterráneos. En el sector, se sabe, goza del buen trato del ministro de Planificación, Julio De Vido, y el secretario de Transportes, Ricardo Jaime.

El 1° de diciembre de 2005, el Boletín Oficial publicó una DA y un decreto de necesidad y urgencia (DNU) por el cual se incorporaron al presupuesto 7799 millones de pesos. De ellos, por ejemplo, 614 millones se usaron en el Plan Federal de Viviendas.

La defensa

El argumento de la senadora Cristina Kirchner para defender los superpoderes y los Decretos de necesidad y urgencia es que el Presidente "no los usaría nunca para perjudicar al pueblo, como otros gobiernos".

Y si bien es verdad que las viviendas son un beneficio social indiscutible, para la oposición la polémica consiste en el modo discrecional en que se planifican y se adjudican a los aliados. En la Casa Rosada admiten que la intención es disciplinar a los dirigentes.

Según expresó un experto en temas presupuestarios que responde a las filas opositoras, la herramienta de los superpoderes sirve para "tener tomados por el cuello a los diputados, senadores, gobernadores e intendentes, y obligarlos a disciplinarse políticamente, porque les resta poder de negociación".

De hecho, LA NACION le preguntó a un gobernador aliado de Kirchner:

-¿Esto no les quita margen de acción a los legisladores?

-Y… sí.

-¿No les quita poder de negociación a los gobernadores por los fondos, que quedan a merced de la voluntad del Presidente?

-Y… sí.

-¿Y los van a votar?

-No nos queda otra -concluyó.

El 29 de agosto, en plena campaña electoral, Alberto Fernández transfirió por una DA 60 millones de pesos adicionales para asistencia financiera de la provincia de Buenos Aires.

El gasto salió de un Fondo Fiduciario para el Desarrollo Provincial dentro de Obligaciones a Cargo del Tesoro y se reasignó dentro de la propia Jurisdicción 91, pero para transferencias corrientes. El gobernador Felipe Solá era entonces el principal aliado de Kirchner para vencer entonces a Eduardo Duhalde.

Resulta sugestiva la transferencia de 500 millones justo antes de las elecciones de 2005, para fortalecer compromisos políticos de gobernadores y, sobre todo, con intendentes, los mayores beneficiarios (con 410 millones). Intendentes y gobernadores fueron la clave del triunfo electoral de Kirchner.

¿De qué partida se sustrajeron los fondos? Según la DA número 637 del 6 de octubre de 2005, firmada por Alberto Fernández, se reasignaron 500 millones de pesos, nuevamente, de la Jurisdicción 91: 200 millones pertenecían a una partida para capitalización del Banco Nación, con lo cual se debilitó ese programa.

Tanto es así, que en junio de 2006 el decreto 811 ordenó que, ante la falta de fondos para el plan de capitalización del Banco, el Tesoro emitiera pagarés.

Los 300 millones de pesos restantes salieron del Fondo Fiduciario para el Desarrollo Provincial que se utilizaba para el Plan de Financiamiento Ordenado de las provincias. Como queda claro, las partidas sustraídas no tenían mayor efecto electoral. Las viviendas, en cambio, otorgan mayor popularidad.

Por ende, los 500 millones destinados al plan de viviendas engrosaron las partidas del Ministerio de Planificación, de Julio De Vido.

Otra curiosidad. En su origen, las partidas del presupuesto 2005 para el plan de viviendas para municipios era de 0,9 millones de pesos y el de provincias era de 2000 millones.

Al 30 de septiembre de 2005, los fondos disponibles para viviendas a las provincias bajó a 1600 millones, y los de municipios ascendieron a 188 millones. Desde el 6 de octubre, 17 días antes de los comicios, las provincias tuvieron en Planificación asignados 1690 millones, mientras que los municipios, 598 millones.

A medida que pasó el año, Kirchner advirtió que los municipios, especialmente los controlados por intendentes bonaerenses, eran el gran objetivo a seducir por los votos que garantizan, según advierten en las filas de la oposición.

Durante 2005, los superpoderes sirvieron para ampliar el presupuesto en 4610 millones de pesos, según se desprende de un estudio realizado por el Cippec.

Por Mariano Obarrio
De la Redacción de LA NACION

Por David Encina

Periodista

Ver perfil en LinkedIn / twitter.com/DavidEncina

Trabajador. Asesoría en comunicación social, comercial y política para el desarrollo de campañas. Análisis de servicios al cliente y al público. Aportes para la gestión de redes sociales con planificación estratégica.

Contacto: mencin@palermo.edu / david.encina@facebook.com / encina_david@yahoo.com.ar/ m.david.encina@gmail.com

Más información ver en David Encina V. - PRENSA.
http://cualeslanoticia.com/prensa/

Una respuesta a «Se usaron los superpoderes días antes de las elecciones»

¿Qué opinas? Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: