Sigue la campaña en defensa de Vilma Ripoll y de las y los luchadores.

Por Carlos Maradona para Alternativa Socialista, publicación del MST en Proyecto Sur.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La importante marcha unitaria que realizamos en noviembre, para exigir el desprocesamiento de los compañeros procesados, la libertad de los presos por luchar y el cese del accionar de las patotas para-estatales y de la burocracia sindical, fue un gran paso en esta lucha democrática, que enfrenta la política del gobierno nacional y los gobiernos provinciales, de criminalizar la protesta social y perseguir a los que luchan.

Fuimos miles los que marchamos desde Congreso a Plaza a Mayo, y en muchas plazas y ciudades del país, se escuchó el grito de basta de perseguir a los que luchan y de libertad a los compañeros presos. Pero esa importante marcha no alcanzó a frenar la política del gobierno de Cristina ni a detener la acción de las patotas.

El miércoles 7-12, los trabajadores molineros, encabezados por sus delegados y por la seccional Capital de UOMA, se concentraron frente a la planta de Molinos, en San Fernando. Se preparaban para cortar el Acceso Tigre de la Panamericana, defendiendo sus derechos, que son pisoteados por esa empresa. Pero los 200 trabajadores que hacían su batucada y se concentraban en los portones de Molinos, se vieron rodeados por un gigantesco y descomunal operativo represivo, encabezado por más de 1.500 efectivos de gendarmería, con camiones hidrantes, tanques, helicópteros, móviles de todo tipo que cortaron el acceso a la Panamericana entre los puentes de las calles Uruguay y Carlos Casares e intimidaban a los obreros, sacando fotos e infiltrando personal de civil cerca de los trabajadores.

El lunes 12-12, una vez más, sectores de la patota que ya fue expulsada varias veces por los trabajadores de la línea 60, intentaron ingresar en la cabecera de Plaza, y una vez más, el paro contundente de más de dos horas de todos los choferes y trabajadores de la 60, los obligó a retirarse.

El compañero Carlos Olivera sigue injustamente detenido. Los compañeros de Santa Cruz también siguen presos. Y los procesos contra los trabajadores de Kraft, los de FATE, los del subte y ferroviarios, los docentes de Santa Cruz, los de Paty y el Rioplatense y muchísimos otros, siguen avanzando.

El gobierno nacional deja correr la persecución a los que luchan.

La presidenta Cristina de Kirchner, en todos sus últimos discursos, ha hecho alusión a las luchas de los trabajadores y ha salido a enfrentarlas. Quiso ridiculizar a los trabajadores del Subte y su reclamo por la tarjeta SUBE que les provoca tendinitis. Atacó a los pilotos y a los trabajadores de Aerolíneas Argentinas. También a los de UATRE y a los petroleros y docentes de Santa Cruz. Hasta en la asunción como presidenta electa, criticó el derecho de huelga y habló de “extorsión” cuando los trabajadores lo ponen en práctica.

Todas estas declaraciones emanadas desde lo más alto del poder político, no hacen otra cosa que alentar a los jueces y a las cámaras para seguir adelante con los causas y procesos contra los compañeros que se vieron obligados, para hacer escuchar sus reclamos, a salir a pelear, a cortar rutas o calles, a ocupar sus lugares de trabajo, o a enfrentar a las fuerzas represivas o a las patotas. Y potencia también el accionar de estas patotas, que amparadas en organismos de seguridad o en el aparato de la burocracia sindical, atacan y agreden a los trabajadores y a sus luchas.

¡Basta de perseguir a los que luchan! ¡Desprocesar a Vilma y a todos los luchadores!

Desde el mismo día que se conoció la causa contra Vilma y el embargo de sus bienes por 120.000$, iniciamos una gran campaña exigiendo el fin del proceso y del embargo. Y unimos este reclamo a la lucha más general de los delegados y activistas involucrados en la mega causa Kraft, al de Néstor Pitrola también procesado, y al reclamo de despro-cesamiento de los luchadores y la libertad de los compañeros presos.

En estos dos meses las expresiones de apoyo y solidaridad con Vilma han sido innumerables. Un escrito firmado por más de 100 abogados dirigido a la Cámara Federal de San Martín, pronunciamientos y declaraciones de solidaridad, conferencia de prensa, actos y marchas a los tribunales en varias ciudades del país, importantísimas muestras de solidaridad de varios países de América Latina y Europa, delegados, comisiones internas, seccionales y sindicatos, centros de estudiantes, personalidades del arte, el derecho y la cultura, y muchísimos otros sectores, expresaron su solidaridad en forma activa. La marcha unitaria del 23-11 tuvo a Vilma como una de sus principales protagonistas. Volantes y afiches exigiendo su desprocesamiento llegaron a todos los rincones del país.

Pero hasta ahora, toda esta gigantesca solidaridad y apoyo, ha sido insuficiente y por eso redoblamos la campaña. La Cámara Federal de San Martín informó a los abogados de Vilma que la audiencia oral no va ser durante los días que quedan del 2011. Por eso la lucha por el fin del proceso y el embargo sigue en el 2012. Sigue la campaña de firmas y pronunciamientos. Siguen los actos y las actividades de solidaridad. Sigue la lucha unitaria junto a los otros 5.000 compañeros procesados y junto a los compañeros injustamente detenidos. Y sigue, sobre todo, acompañando cada lucha, cada reclamo, cada batalla que los trabajadores, los jóvenes y los vecinos dan, defendiendo sus condiciones de vida o de trabajo. Allí seguirá estando Vilma y el MST, y no habrá ninguna resolución judicial que pueda impedirlo.

Nuevas firmas solidarias

Nuevas firmas solidarias

En ediciones anteriores hemos publicado cientos de firmas y pronunciamientos de legisladores, intendentes y concejales, organismos de derechos humanos, políticos, sindicales, sociales, estudiantiles, de género, y de personalidades del derecho, el arte y la cultura. Seguimos recibiendo numerosas […]  Más»

¿Qué opinas? Deja un comentario