Categorías
Defensa y Seguridad

Siguen atacando a los viejos

Clarín .com 9/11/05
VIOLENTO ASALTO EN QUILMES

Otro ataque a una jubilada: le dan una paliza para robarle $ 800

Se despertó para tomar un remedio a la madrugada y vio una luz encendida. El ladrón, que se había metido por una ventana, la atacó a golpes. Se llevó la plata, zapatillas, una vieja radio y un velador.

Leonardo De Corso.

ldecorso@clarin.com

Se despertó a las dos y media de la madrugada porque tenía que tomar un medicamento. Apenas abrió los ojos vio que la luz del living estaba encendida. Entonces intentó levantarse. Pero un ladrón se le tiró encima, le tapó la boca y empezó a pegarle con dureza. Cuando ella, de 78 años, quedó inmóvil, el asaltante escapó con 800 pesos, un velador, una vieja radio y dos pares de zapatillas.

"El ladrón dejó de pegarme trompadas en la cara cuando paré de gritar. Por los golpes que me estaba dando en la cabeza tenía miedo de perder el conocimiento… por eso dejé de pedir ayuda. No me quería desmayar", le contó a Clarín Encarnación Pintos ayer a la tarde en la habitación 202 de la clínica Calchaquí de Quilmes, donde fue internada después de la paliza.

La ola de robos a ancianos en el Gran Buenos Aires no para: como informó Clarín ayer, se cometen unos 150 asaltos a jubilados por mes.

El robo, que duró una hora y media, ocurrió ayer a la madrugada en la casa de la jubilada, ubicada en Urrestarazo al 200, en un barrio de Quilmes. El ladrón entró por un pequeño ventiluz que hay en la cocina.

Pintos, que es viuda desde hace seis años, vive sola en una casa de dos ambientes con un terreno grande en el fondo.

"El ladrón se me tiró encima. Empezamos a forcejear y como yo gritaba el hombre me aplastó la cara con las manos. Intenté luchar pero el ladrón comenzó a golpearme y ordenó que me callara", explicó la mujer.

Después de la paliza el asaltante la soltó y le pidió que le diera la plata. Pintos enseguida le indicó el lugar donde tenía guardados 800 pesos. "Quería que le diera más dinero. Pero yo le expliqué que soy viuda y sólo cobro una pensión de 300 pesos. Después me preguntó dónde tenía guardada las joyas. Yo me sonreí y dije: ‘Acá no vas a encontrar nada de valor’."

Según Pintos, el ladrón revisó las dos habitaciones. "Sacaba los cajones de los muebles y los daba vuelta, tirando todo al piso. Con la ropa hacía lo mismo. En un momento me empezó a contar que tenía dos hijos y que estaba buscando ropa para llevarles de regalo. Cuando vio que no había nada de lo que quería me preguntó si tenía una tarjeta de crédito. Le dije que no."

A las tres de la mañana Pintos le pidió al asaltante que la dejara ir al baño, pero él se lo negó. "Le tuve que rogar un rato largo para que me dejara ir. Finalmente accedió, pero con la condición de que no cerrara la puerta", recordó mientras se acomodaba en la cama y se quejaba de los dolores en la cabeza y en los brazos.

Según contó, cuando el ladrón la vio caminar advirtió que tenía un problema en su pierna izquierda. Entonces le preguntó por qué. La mujer le explicó que tiempo atrás la había atropellado un auto; entonces el ladrón dedujo que debía haber cobrado una indemnización y empezó a amenazarla para que le diera ese dinero. "Le tuve que explicar cómo fue el accidente, y que la persona que me atropelló se escapó."

A las cuatro el hombre cargó su botín en una bolsa, rompió el teléfono de la casa y escapó. La mujer salió y llamó a un vecino. Entonces la internaron.

 

Por David Encina

Periodista

Ver perfil en LinkedIn / twitter.com/DavidEncina

Trabajador. Asesoría en comunicación social, comercial y política para el desarrollo de campañas. Análisis de servicios al cliente y al público. Aportes para la gestión de redes sociales con planificación estratégica.

Contacto: mencin@palermo.edu / david.encina@facebook.com / encina_david@yahoo.com.ar/ m.david.encina@gmail.com

Más información ver en David Encina V. - PRENSA.
http://cualeslanoticia.com/prensa/

¿Qué opinas? Deja un comentario