Subastarán una veintena de acuarelas de Hitler en Inglaterra

 
 

Por Robert Woodward

LONDRES (Reuters) – Varias acuarelas atribuidas a Adolf Hitler, pintadas cuando servía en el Ejército alemán durante la Primera Guerra Mundial y luego ocultas por más de 60 años, serán subastadas el martes próximo en el suroeste de Inglaterra.

Los 21 cuadros y bocetos, la mayor venta de obras de Hitler en muchos años, han atraído un gran interés y se espera que pujen por ellas coleccionistas de Rusia, Estados Unidos y Sudáfrica.

"La gente ha estado llamando por teléfono todos los días acerca de la venta," dijo Ian Morris, subastador en Jefferys. "Es poco común tener este número de acuarelas de Hitler en una subasta," añadió.

Han surgido dudas sobre la procedencia de las pinturas y sobre si es adecuado subastar obras del artífice del Holocausto.

"Ha habido una minoría de personas que no están contentas," dijo Morris a Reuters. "Siempre hay gente que tiene reservas sobre lo que se vende," agregó.

Las pinturas de escenas rurales en la frontera de Bélgica y Francia fueron ofrecidas a Jefferys después de que la casa subastara una acuarela por 5.200 libras esterlinas (alrededor de 7.790 euros) en noviembre de 2005.

Una anciana en Bélgica, que quiso permanecer en el anonimato, se comunicó con la compañía y ofreció la venta de 21 obras que habían sido halladas en los años 1980 en un ático de una casa cercana a Huy.

Dos refugiados de Francia, que aparentemente volvían a su casa, habían dejado una caja sellada allí en 1919, un año después del fin de la guerra, con las acuarelas dentro.

Las obras llevan la firma AH y Adolf Hitler. Hitler había pasado "períodos de descanso" cerca de Le Quesnoy en los inviernos de 1916-17 y 1917-18, según un historiador al que se pidió que viera la procedencia de las pinturas.

Un especialista en arte concluyó en 1986 que las firmas parecían auténticas, aunque el patrón de las pinturas no era tan alto como anteriores obras de Hitler, quizás debido al "material y a las condiciones psicológicas."

El dirigente nazi mostró su talento artístico en Austria, cuando era niño, y quiso ser artista. Fue rechazado en dos ocasiones por la Academia de Bellas Artes de Viena, pero continuó pintando hasta el inicio de la guerra en 1914.

Morris dice que espera que una o dos pinturas sean vendidas por más de 5.000 libras, aunque admite que la calidad no es muy buena.

Anuncios

¿Qué opinas? Deja un comentario