Subsidios a las privatizadas: Una trama escandalosa.

Por Gerardo Uceda para Alternativa Socialista, publicación del MST en Proyecto Sur.

Los pilares que posibilitaron el festival de los subsidios -dólar muy alto, la relativa sustitución de importaciones y los superávits gemelos- se han agotado. Hoy la inflación superó al dólar que ha quedado “relativamente bajo”, esta misma relación peso/dólar ha hecho que aumenten nuevamente las importaciones haciendo difícil el desarrollo de la industria. El aumento del gasto público supera los ingresos desde por lo menos el 2010 con lo cual ahora hay déficit fiscal y también en los últimos meses la balanza comercial es deficitaria., Esto es se importa en dólares más de lo que ingresa por exportaciones. Por lo que a pesar que el gobierno lo niegue esta situación lleva a que Cristina Kirchner tenga sí o sí que plantearse tener que bajar la enorme suma de subsidios que distribuye anualmente si no quiere entrar en un rojo mucho mayor. Idénticas razones a las que llevaron al gobierno a actuar sobre el dólar.

El festival de subsidios que se multiplicó luego del 2001, fueron una necesidad política y económica del gobierno de Néstor Kichner al asumir, frente a un pueblo empobrecido y movilizado. Kirchner utilizó los altos ingresos provenientes de las exportaciones con un dólar sobrevaluado y los ahorros que devenían de la enorme baja de los salarios, para subsidiar las empresas (la mayoría de las cuales eran las privatizadas en la era menemista). A cambio que estas no tocaran las tarifas.

Pero la cosa se hizo imposible de controlar, la inflación hizo aumentar los subsidios año a año, sobre todo luego del 2009. Kirchner eligió entregarles miles de millones a las empresas privatizadas por Menem, en vez de nacionalizarlas y ponerlas a trabajar al servicio del pueblo única forma de garantizar servicios de calidad y a bajo costo.

Nadie conoce el monto verdadero de los subsidios. El gobierno se encarga de esconderlo con sus poderes extraordinarios para manejar el presupuesto. Serían más de U$S 10.000 anuales de promedio, lo que representa más de U$S 90.000 millones en lo que llevamos de gobierno de los Kirchner. En las actuales circunstancias de agotamiento del plan y ante los vencimientos de la deuda de 2012 y 2013 esta cifra se hace imposible de pagar sin caer en una crisis profunda.

Más allá del discurso, el gobierno de Cristina intentará que los que paguen la quita de los subsidios sean los trabajadores. Luego vendrán los intentos del gobierno de disfrazar este impacto diciendo que le aumentará la luz a los de Puerto Madero o a los grandes empresarios: Todas mentiras!! Con el esquema K la única forma que tienen de garantizarles el ingreso a las empresas de servicio es haciendo que la paguemos todos.

Ni hablar que los grandes empresarios, trasladarán los incrementos de la energía a los precios de los productos, por lo que los trabajadores terminaremos pagando doblemente el aumento de las tarifas, disparando la inflación.

Ni tarifazo ni subsidios

Hay que cortar todo subsidio a las grandes empresas, que se llevaron esos U$S 90.000 millones mientra podrían haber sido usado en mejorar salarios, jubilaciones, salud, educación etc. Pero de ninguna manera la salida puede ser que pague el pueblo con aumento de las tarifas. Se impone la recuperación de todas las empresas de energía (luz, gas, petróleo, etc.) a manos del estado con control de los trabajadores y usuarios. Sólo de esta forma podremos tener tarifas accesibles al bolsillo de los trabajadores y el pueblo haciendo que paguen más los que más ganan.

 

Un comentario en “Subsidios a las privatizadas: Una trama escandalosa.

  1. Pingback: #Menem #Menemismo | CELN - ¿Cuál es la noticia...?

¿Qué opinas? Deja un comentario