Categorías
POLÍTICA

Suspendieron a último momento la cumbre entre Kirchner y Tabaré

LA NACIÓN
 
Papeleras: se demora la solución

No había acuerdo sobre los alcances de la comisión binacional que se formará
 
 
COLONIA, Uruguay.– Cuando estaba todo listo para la esperada reunión entre Néstor Kirchner y Tabaré Vázquez, la cumbre entre los presidentes de Uruguay y la Argentina se suspendió hasta “el miércoles o jueves próximo”. La versión oficial: se necesita una semana más para “redactar un documento completo” sobre el conflicto bilateral por las papeleras acusadas de contaminación.

La información que trascendió: la Argentina quería un documento muy preciso para definir los alcances y atribuciones de la comisión técnica; Uruguay no lo aceptó.

Es cierto que no se pusieron de acuerdo. Pero las negociaciones no fracasaron, si bien son delicadas y complejas.

Se debate, en rigor, sobre la comisión técnica que definirá el impacto ambiental de las plantas de pasta celulosa de las empresas Botnia (Finlandia) y ENCE (España), que se instalarán en Fray Bentos. La comisión recomendaría soluciones para que no contaminen. Ello constituye el nudo del conflicto binacional que debían resolver hoy, políticamente, Kirchner y Tabaré, en esta ciudad, desde las 10. Pero el encuentro se canceló, sorpresivamente, anoche, cerca de las 21.

“El documento que iban a firmar mañana (por hoy) era tan breve, genérico y abstracto que era inaceptable para los asambleístas de Gualeguay- chú, que iban a redoblar su protesta. Es muy delicado el tema y ellos están muy duros”, dijo a LA NACION una alta fuente gubernamental.

Los ambientalistas exigen “contaminación cero” y los más duros reclaman que las papeleras se radiquen en otro lugar. “Esta es una postura de máxima”, relativizan cerca de Kirchner. Para el Gobierno, hay que evitar el impacto ambiental; pero las plantas se harán y será en Fray Bentos. El Presidente procuraba definir con mucha precisión los puntos del impacto ambiental sobre los cuales la comisión técnica debía definir y trabajar durante los próximos 90 días luego de que Botnia y ENCE paralizaron sus obras por ese lapso para permitir un acuerdo.

"Qué se hará con los residuos sólidos, los líquidos, qué inversiones hay que hacer para neutralizarla", dijeron a LA NACION fuentes cercanas al jefe de Gabinete, Alberto Fernández.

"Es un problema de tiempo", explicaron. Los gobiernos deben definir los alcances, atribuciones y tareas de esa comisión de expertos, imparcial e incuestionable, que hará los estudios de impacto ambiental.

Al parecer, el texto que se trabajaba no llegaba a hilar tan fino. Otras fuentes oficiales aseguraron que el gobierno de Uruguay se negó a precisar esos aspectos. "Ellos tienen un problema interno muy grande; los partidos Blanco y Colorado se oponen a ir a fondo", dijo una alta fuente argentina.

De hecho, el presidente Tabaré Vázquez centró su propuesta, anteayer, en un "monitoreo conjunto", lo cual presupone que Uruguay haría las plantas con la tecnología prevista y sin mayor expectativa en mejorarla, a los ojos argentinos. Y esa condición era irritativa para los asambleístas de Gualeguaychú y Colón, de Entre Ríos, que comenzaron a rechazarla ayer por la tarde y que podrían redoblar su protesta y los cortes de ruta, según advirtieron.

Para la Argentina, primero está definir la comisión técnica, sus alcances, el informe de impacto ambiental y determinar el modo de evitarlo o neutralizarlo. Luego, acordaría un monitoreo conjunto.

"Los uruguayos no digieren una consultoría independiente", dicen del lado argentino. "Esto evidencia que son contaminantes y por eso la situación es de difícil salida", dicen fuentes gubernamentales.

"Los uruguayos no querían precisar los aspectos del impacto ambiental porque ello presuponía que hay impacto ambiental. Entonces se tensó", dijo otra fuente allegada a las negociaciones. "De hecho, Uruguay nunca tuvo intenciones de dar información de las plantas", agregó.

"No era conveniente hacer la reunión para tener un fracaso. Hubiera sido un paso atrás", dijo a LA NACION desde Buenos Aires, por teléfono, ese informante.

Por ese motivo, Kirchner pidió postergar la discusión una semana y llegar a la cumbre con un acuerdo más afinado. Vázquez estuvo de acuerdo. Esas conversaciones fueron llevadas durante todo el día de ayer entre los dos interlocutores más activos del conflicto bilateral: Alberto Fernández y su par uruguayo, el secretario de la Presidencia, Gonzalo Fernández.

"Nosotros preguntamos si podíamos postergar y Uruguay nos dijo que si hace falta tiempo no hay problema", dijeron en el gobierno argentino.

Sugestivamente el comunicado del gobierno uruguayo informó en esta orilla que la cumbre se suspendió "hasta nuevo aviso" porque las partes "necesitan más tiempo para ajustar detalles del documento conjunto que está en elaboración". Agregó: "Oportunamente informaremos la nueva fecha de la reunión", decía. Desde la Casa Rosada se informó que la reunión se hará el "miércoles o el jueves" de la semana próxima.

En Buenos Aires, Alberto Fernández dijo a LA NACION que "se decidió posponer el encuentro para poder completar la documentación técnica y definir los puntos específicos del peritaje que hará la comisión de técnicos".

Previamente, Alberto Fernández se había reunido durante un par de horas con el canciller Jorge Taiana en Balcarce 50. Recién regresado de Nueva York, Taiana debía fijar con el jefe del Gabinete los nombres de los expertos que propondrá la Argentina.

Por las dudas, en las más altas esferas del Gobierno negaron que la suspensión "haya sido producto de una ruptura en las negociaciones".

En el gobierno uruguayo dejaron trascender que Kirchner se oponía a que las plantas siguieran haciendo obras civiles, más allá de que frenaran las estrictamente técnicas.

Otro interrogante es la composición de la comisión técnica: no se sabe si serán expertos argentinos y uruguayos o si intervendrán especialistas de terceros países.

Por Mariano Obarrio
Enviado especial

 

 

 

El conflicto por las papeleras

 

Aseguran que Botnia no suspenderá las obras

 La empresa comunicó a los empleados que la contrucción seguiría, según dijo a LANACION.com Juan Sardella, delegado gremial; la compañía no oficializó la decisión; el presidente Tabaré Vázquez ratificó que se harán las plantas
 
 
 

Mientras los trabajadres aseguran que la empresa finlandesa Botnia no parará la construcción de su planta, el presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez, salió a ratificar, sin duda, que las papeleras se construirán en el país vecino.

Juan Sardella, titular del Sindicato Unico Nacional de la Construcción y Afines de Fray Bentos, dijo esta mañana a LANACION.com que cuando llegaron, representantes de la empresa les comunicaron que las obras seguirían.

Botnia les había comunicado anteayer a los trabajadores que a partir del 7 del mes próximo se paralizaban las obras, con lo que a partir de ese día cesaban sus tareas en la empresa.

Esta mañana, al llegar a trabajar, el director de obra y el gerente de Recursos Humanos de la compañía les comunicaron la marcha atrás. LANACION.com intentó comunicarse con directivos de la empresa, pero los voceros dijeron que no tenían ninguna información al respeto.

Los trabajadores están ahora en asamblea. Sucede que ellos tenían previsto realizar una movilización por la decisión de la empresa de parar las obras.

Mientras tanto, el presidente uruguayo afirmó esta mañana que las plantas de celulosa "se van a hacer aquí, en el Uruguay, sobre el río Uruguay".

Vázquez formuló breves declaraciones al llegar a Salto, 496 kilómetros al norte de Montevideo, donde se reúne el Consejo de Ministros.

Además, en declaraciones reproducidas por el sitio digital de la radio uruguaya El Espectador, el secretario general del Sindicato Unico Nacional de la Construcción y Anexos Jorge Mesa, informó: "Recibí una llamada de que la comunicación que se nos había dicho el día anterior había sido revisada por las autoridades finlandesas y había un cambio en la situación: ya no había comunicación de paralización".

En el gobierno uruguayo. "No me comunicaron nada de eso, quiero creer que si la empresa toma una decisión de ese tenor debería comunicarla al gobierno", dijo anoche al diario montevideano El País el secretario de la Presidencia, Gonzalo Fernández.

Para entonces, prácticamente el gobierno en pleno se encontraba viajando a Salto, donde sesiona hoy el Consejo de Ministros. Ninguno de los integrantes del gabinete estaba aún al tanto de esta información.

"Esto sería muy negativo para el país", reflexionó Gonzalo Fernández en el breve contacto mantenido.

 

 
 
 

 

ENCE y Botnia no pararon las obras, pero sigue el diálogo

Dicen que no pueden frenar de golpe
 
 
MONTEVIDEO.- Las empresas Botnia y ENCE tienen todo previsto para trabajar hoy normalmente en sus respectivas plantas sobre el río Uruguay frente a Gualeguaychú, mientras esta mañana fue convocada la primera reunión con las empresas constructoras y los delegados sindicales obreros, para discutir cómo puede cumplirse con la prometida paralización de obras.

Eso ocurre aun a pesar de que Botnia había emitido una declaración el domingo último para anunciar su disposición a suspender obras y ayer la española ENCE hizo lo propio, bajo la presión política previa a la frustrada cumbre presidencial.

En Fray Bentos están convocados para trabajar a partir de las siete de la mañana los casi 1900 empleados de las constructoras que operan en Botnia y los 600 que están en el predio de ENCE. En la Ciudad Vieja de Montevideo están citados, a las 11, los sindicalistas Jorge Mesa y Fabián Gadea (Sunca, gremio de la construcción) para analizar las garantías de pago de jornales ante una interrupción.

Gadea estimó que esa detención supone un costo salarial de casi 1.400.000 dólares, sin contar los aportes de seguridad social, que en Uruguay son muy altos para la construcción (en torno del 65 por ciento del salario obrero). "Pero nos quedamos cortos [con la estimación]", dijo Gadea anoche a LA NACION. "No contamos a los 90 trabajadores de una fábrica" de Montevideo, que funciona como proveedora de Botnia de hormigón armado. "Si se paran las obras, esos compañeros quedan sin trabajo y hay que pagarles el sueldo como se aseguró", declaró respecto de ese costo adicional. Además, ENCE tiene unos 600 obreros trabajando en su predio.

El Ministerio de Trabajo convocó para mañana a una reunión de empresas constructoras y sindicatos de esta rama, para coordinar la adecuación de los consejos de salarios ante el impacto de un paro de obras.

Mucha expresión de "paro de obras", "suspensión de tareas", pero no queda claro cuándo está previsto hacer efectiva esa medida. Consultas de LA NACION en ese sentido dieron siempre con respuestas que terminan en el comunicado del anuncio de cada empresa, pero pocas señales más.

Como en el truco

Las empresas argumentan que "no se pueden suspender las obras de un día para el otro", pero no aclaran si hay un cronograma de contingencia que establezca el camino hacia esa pausa. "Como en el truco, todos están orejeando y tratando de adivinar la carta del otro …", comentó uno de los hombres que ha estado en las negociaciones de las últimas semanas.

El comunicado de la papelera española fue titulado de forma de destacar su gesto: "ENCE renueva su compromiso de apoyar el diálogo". Y dice que la empresa se propuso para ello, "en la medida de sus posibilidades, poner todos los medios a su alcance para que las autoridades uruguayas puedan ofrecer, a los ciudadanos y el gobierno argentino, las evidencias técnicas de seguridad medioambiental". Agregó que "con este objetivo ha decidido suspender los trabajos de instalación de su fábrica de celulosa […] durante un período máximo de 90 días".

Pero inmediatamente agregó una acotación que no estaba dentro de lo reclamado por los manifestantes de Entre Ríos: que esa suspensión se hace "continuando otras obras vinculadas al movimiento de tierras, trabajos de acondicionamiento ambiental y caminería del parque industrial". O sea, postergar las obras que iba a comenzar en el futuro y seguir con las que está haciendo actualmente.

ENCE agregó que con este gesto "los gobiernos argentino y uruguayo podrán […] realizar las tareas necesarias para constatar que la fábrica de celulosa se ajusta a las mejores tecnologías disponibles y cumple con todos los estándares […] en el nivel mundial en materia de impacto ambiental".

Por Nelson Fernández
Corresponsal en Uruguay

 
 
 
Cacerolazo en Gualeguaychú
 

 
Miles de manifestantes con cacerolas, campanas y sirenas repudiaron anoche a puro ruido la instalación de las papeleras. El grito de "que se vayan" fue la consigna más escuchada.
 

Por David Encina

Periodista

Ver perfil en LinkedIn / twitter.com/DavidEncina

Trabajador. Asesoría en comunicación social, comercial y política para el desarrollo de campañas. Análisis de servicios al cliente y al público. Aportes para la gestión de redes sociales con planificación estratégica.

Contacto: mencin@palermo.edu / david.encina@facebook.com / encina_david@yahoo.com.ar/ m.david.encina@gmail.com

Más información ver en David Encina V. - PRENSA.
http://cualeslanoticia.com/prensa/

Una respuesta a «Suspendieron a último momento la cumbre entre Kirchner y Tabaré»

¿Qué opinas? Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: