También anularon el indulto a Videla

La Nación
 
Es en la misma causa en la que se declaró la invalidez de los perdones que beneficiaron a Martínez de Hoz y a Harguindeguy
 
Jorge Rafael Videla volverá a ser juzgado por el secuestro extorsivo de dos empresarios, ocurrido en 1976: el juez federal Norberto Oyarbide anuló ayer el indulto con el que lo había beneficiado en 1990 el presidente Carlos Menem.

La resolución corresponde a la misma causa en la que el magistrado anuló anteayer los indultos de los ex ministro de la última dictadura José Alfredo Martínez de Hoz (Economía) y Albano Harguindeguy (Interior). También ellos volverán a ser investigados por esos hechos.

En línea con fallos previos de la Cámara Federal, el juez argumentó que la doctrina de derecho internacional a la que adhiere la Argentina impide amnistiar o perdonar delitos de lesa humanidad.

Su resolución declaró la inconstitucionalidad del decreto 2741/90. Fue uno de los diez decretos por medio de los cuales Menem dispuso, entre octubre de 1989 y diciembre de 1990, el indulto de 277 personas, entre militares, civiles y jefes guerrilleros.

Si bien el fallo de Oyarbide es el séptimo por el que se declara la inconstitucionalidad de los decretos de indulto para avanzar en el juzgamiento de militares, la de ayer es la primera resolución que habilita juzgar a Videla por un crimen por el que había sido perdonado por el Estado.

Con 81 años, el ex dictador cumple prisión domiciliaria por dos causas: la del Plan Cóndor, el programa de coordinación represiva de las dictaduras del Cono Sur, y la que indaga sobre la desaparición del concejal Emilio Abdala, en Santiago del Estero. Videla también está procesado en la causa sobre el plan sistemático de robo de bebes, pero en ese expediente quedó en libertad el año pasado por el vencimiento de su prisión preventiva.

La resolución de ayer, de todos modos, sólo tendrá incidencia en la causa que instruye Oyarbide. Allí se investiga el supuesto secuestro extorsivo del empresario textil Federico Gutheim (ya fallecido) y de su hijo, Miguel. Ambos estuvieron presos entre noviembre de 1976 y abril de 1977, por un decreto que firmaron Videla y Harguindeguy. Durante esos cinco meses fueron presionados para que cerraran un negocio de exportación con Hong Kong. La inquietud de las autoridades se había originado en una gira oficial de Martínez de Hoz por Extremo Oriente.

La delegación argentina en Hong Kong le hizo saber al ministro que había un gran malestar en ciertos sectores económicos por la frustración de una compraventa de algodón con la empresa de Gutheim, Sadeco. Entonces, Hong Kong era la puerta de entrada de una de las plazas de algodón más importantes del mundo.

Durante su cautiverio, los Gutheim fueron trasladados en cuatro oportunidades a reuniones con los representantes de las empresas de Hong Kong a fin de que llegaran a un acuerdo.

Tras el retorno de la democracia, en 1985 se inició una causa para investigar los hechos. En 1988, la Sala II de la Cámara Federal confirmó los procesamientos de Videla y Harguindeguy por secuestro extorsivo reiterado, y desprocesó a Martínez de Hoz.

Cuando Videla fue indultado, el entonces fiscal de Investigaciones Administrativas, Ricardo Molinas, ya había pedido una condena de diez años de prisión contra el ex presidente de facto. Pero, tras el perdón de Menem, llegó el sobreseimiento.

Por esa razón, el actual fiscal de Investigaciones Administrativas, Manuel Garrido, había considerado que no correspondía anular el indulto de Videla porque eso iría en contra del principio legal según el cual no se puede juzgar dos veces a una persona por el mismo hecho.

Pero, en su resolución, Oyarbide sostuvo que se trata de la continuación del mismo proceso, que había quedado interrumpido por el indulto.

El fallo de Oyarbide implica el retrotraimiento de la causa al momento previo al dictado del indulto. Es decir que si la decisión del magistrado es confirmada por los tribunales superiores, el proceso contra Videla quedará al borde de la sentencia, siempre que se siga instruyendo de acuerdo con el antiguo código procesal.

Para el magistrado, "si bien la privación ilegal de la libertad con fines extorsivos de por sí no constituye un delito de lesa humanidad, lo cierto es que en este caso el hecho se enmarca dentro del contexto del sistema clandestino de detención implementado por la dictadura militar".

Por Gabriel Sued
De la Redacción de LA NACION

 
 
 
 
 

Para Menem, es un "desacierto absoluto"

Patricia Walsh pidió juicio oral a Astiz
 
"Dejar sin efecto los indultos para un sector de la comunidad y mantenerlos para otros me parece un desacierto total, absoluto", señaló el ex presidente Carlos Menem, que fue quien firmó el perdón ahora revocado para los militares y terroristas condenados o procesados por la Justicia.

El ex mandatario consideró, así, que resulta injusto rever sólo los indultos a los militares que participaron en el Proceso. Para él, si la Justicia avanza en este camino, habría que anular también los perdones que beneficiaron a los jefes guerrilleros, según dijo a FM Libertad, de La Rioja.

De cualquier manera, Menem defendió los indultos que él firmó entre 1989 y 1990. "Yo quisiera saber en qué momento [de la historia argentina] se vivió en paz durante diez años, se llegó a calmar los espíritus", comentó, en alusión al período que va de 1989 a 1999, durante el cual él fue presidente.

La mayor parte de las repercusiones políticas del fallo del juez Norberto Oyarbide, sin embargo, no coincidieron con la opinión de Menem. La ex diputada Particia Walsh (Izquierda Unida), por ejemplo, reclamó que la Justicia avance en el caso por el asesinato de su padre, el periodista y escritor Rodolfo Walsh.

La dirigente de Izquierda Unida pidió al juez federal Sergio Torres que lleve a juicio oral a los ex marinos Alfredo Astiz y Jorge "El Tigre" Acosta, entre otros. Walsh fue secuestrado, trasladado a la ESMA y asesinado en 1977 cuando difundía su "Carta abierta de un escritor a la Junta Militar". Si hija aprovechó la anulación de los indultos para reclamar avances en el juicio que se les sigue a varios ex jefes de la Armada.

También opinaron sobre la medida de Oyarbide la titular de Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, y la integrante de Madres Línea Fundadora, Nora Cortiñas. Ambas se mostraron de acuerdo con el fallo que anuló los perdones.

"La Justicia está alcanzando a estos siniestros personajes", señaló Bonafini, que adjudicó los fallos a "la valentía" del presidente Néstor Kirchner. Bonafini también se opuso a que nuevos fallos judiciales revoquen también indultos a guerrillos. "No debería alcanzarlos", dijo a la agencia Télam. "Un guerrillero no fue ni será nunca un genocida y acá lo que se está juzgando es el genocidio".

Cortiñas, en tanto, dijo: "Esta noticia nos alienta. Estos canallas y genocidas creían que iban a estar por siempre en la impunidad".

 
 
 
 

Anuncios

Un comentario en “También anularon el indulto a Videla

  1. Pingback: #Menem #Menemismo | CELN - ¿Cuál es la noticia...?

¿Qué opinas? Deja un comentario