Tato Pavlosky y el Movimiento Proyecto Sur: “Estaremos juntos en este proyecto”

Entrevista de Alternativa Socialista al reconocido psicoanalista, dramaturgo y escritor.

«Se trata de un movimiento al que yo me acerco sin titubear por varios motivos. Uno, porque lo conozco a Pino y otro porque conozco sus ideas, su ideología, su política y también su arte; desde adentro y desde afuera. Desde adentro, porque en “La Nube” estaba inscripta una obra mía de teatro que se llamaba los “Globos rojos”. Y después filmé algunas obras cortas de él. Porque lo creo un hombre muy coherente y por las grandes denuncias que hizo en el menemato. Porque las denuncias se permiten hasta un puntito, una línea transversal en la cual el intelectual que la ejerce corre peligro. Y Pino corrió el peligro: le pegaron dos balazos, tres…

Somos amigos, pero me acerqué a él a través de muchas charlas, de muchas películas, he visto todo su cine. Y prácticamente me dí cuenta que las cosas a las que él defendía se acercaban mucho a mí, en un momento como éste. Por ejemplo las grandes denuncias de las explotaciones mineras, la forma en que se hacen los negociados, las intoxicaciones a través del agua, toda la contaminación particular que da este tipo de explotación. Más otras cosas que dice Pino que yo las adscribo totalmente: la corrupción, la búsqueda de un eje que pueda hacer creíble la corrupción. Si hay una impunidad para la corrupción y… los presidentes, la presidenta no nos esclarece al pueblo de qué manera tienen tantos hoteles en el sur. Se convierte en un juego, casi una tomada de pelo…

Yo me fui en el 78 porque me vinieron a buscar a mi casa para boletearme pero no tuve en el 76, 77 y parte del 78 (cuando vinieron a buscarme y me escapé por una azotea) una situación de persecución tan grande. No sé si algunos aceptaban vivir de esa manera porque la palabra “mártires” o “guerrilleros” era estrambótica; eran gente que se había vuelto loca, o el famoso “por algo será”. Pero no participaban de las muertes en la manera en que uno hubiera deseado. El miedo. El miedo aterrorizaba. Y el miedo tiene la particularidad de contagiar corporalmente a la gente de una manera que no se da cuenta que tiene miedo. Se vuelve mudo. A mi me llegó a tocar en un congreso. Cuando yo vine en el 82 fui a un Congreso de Psicología y nosotros en la Psicología habíamos estado muy comprometidos, habíamos firmado plataformas y documentos en contra de la infame dirección del psicoanálisis en la Argentina, ajeno a toda problemática de los derechos humanos, en fin… fue un momento muy importante. Me acuerdo que el Presidente del Congreso se acercó y me dijo: “No, no digas nada. A vos ya te conocemos. Mirá que estamos muy bien en el Congreso…” El Congreso eran 1000 trabajos. En ninguno se hacía ningún comentario soslayando el clima que se estaba viviendo. Yo no sabía como señalarlo, entonces presenté un trabajo sobre el miedo en los grupos terapéuticos. De qué manera el miedo formaba creaciones imaginarias en los grupos que parecieran ser reales, pero no conscientes, donde se repetía el conflicto de la realidad, pero a la manera de una fábula inconsciente.

Volviendo a Proyecto Sur, yo suscribo totalmente cada vez que habla Pino lo que dice, y los compañeros. Es más: si fueran cinco los votantes, cinco, yo votaría a Pino, como ejemplo ético y moral de un momento histórico donde hemos perdido la ética de una manera vergonzante. Nosotros también. Es decir, nosotros… sabemos que…como si hubiera que aprender el negocio…”Eh, bueno ¿qué querés, hermano?” No. Esto es así. No sé qué tipo atropelló a otro con un auto en La Plata. Juro que de ingenuo me enteré que alguien dice: “Me tocó tal juez, es de 25” “¿Cómo de 25?” “Claro, el juez por esta falta cobra 25.000 dólares”. Pero me lo dijo en forma natural, como si yo fuera un tonto –y lo era-. La corrupción que hay es brutal.

Yo pienso que Proyecto Sur lo puede cambiar acá y en otros puntos. No me cabe la menor duda de que no importa el número de votos: la revolución rusa necesitó cinco personas; no cinco, fue el pueblo, pero los que pensaban, sí. De tal manera que yo pienso que estaremos juntos en esta construcción con el MST y con el proyecto de Pino seguros de que en esa línea hay muchos jóvenes pensando que existe un modelo diferente de vida, que la Argentina tiene enorme cantidad de ricos, nunca tuvo tanto crimen y nunca tuvo tanta miseria. Y eso se sabe. Y cuando uno se los dice se ríen: “¿Y qué querés que haga?” Así que espero que en la elección nos vaya un poco bien. Con ese poco bien ya es mucho mejor.

Tato Pavlovsky invitado a la casa de Proyecto Sur charló con las y los militantes

Un comentario en “Tato Pavlosky y el Movimiento Proyecto Sur: “Estaremos juntos en este proyecto”

  1. Siempre pensé que si los partidos podían aunar ideas podrían conseguir ser escuchados. Llegar a «algo». No digo a todo, digo aunque sea a «algo».
    Es como en el cuento del hombre que caminaba por la playa «salvando» estrellas de mar y en su larga caminata consiguió salvar sólo a una. Alguien dijo «para qué el esfuerzo, no vale la pena si sólo salvás a una».
    Y él respondió «preguntale a la estrella salvada si no vale la pena».
    Creo que al igual que con la estrella si de todo lo que uno se propone se puede hacer que algo sea escuchado y luego tal vez solo tal vez, llevado a cabo, estaremos en buen camino. De a una cosa a la vez, paso a paso, lento, sin prisa pero sin pausa. Con ahínco. Ese es mi mejor deseo. Stella.

¿Qué opinas? Deja un comentario