Todavía hay formas en las que nos podemos cumunicar

Clarín
AMANDA CONGDON

Estrella digital

Con una camarita, una laptop, dos luces y un mapa produce y conduce el micro humorístico más popular de la web. En dos meses logró llevarlo a la televisión definiendo nuevas formas de ser popular.


Por Florencia Werchowsky. De la redacción de Clarín.com.

conexiones@claringlobal.com.ar

El último domingo, el New York Times definió: “Amanda Congdon es una gran estrella de las pantallas más pequeñas”. Cada mañana, de lunes a viernes, Amanda Congdon presenta un micro de 3 minutos con la parodia de un noticiero en Rocketboom, el sitio de video bloggin que la convirtió en la máxima figura de la televisión para Internet. Entre sus seguidores de oficina y los fans que descargan sus micros para verlos en el iPod video, Rocketboom supera las 100 mil visitas diarias haciendo que el diagnóstico del Times sobre el lugar de la galaxia que ocupa la chica sea acertado.

Amanda (actriz, 24 años, nacida y criada en New York) desarrolla los micros y el sitio junto su amigo y diseñador web Andrew Baron con una inversión promedio de 20 dólares por capítulo. La puesta consta de: una cámara digital casera, una laptop, dos luces y un mapa arrugado que funciona como única escenografía fija. Y el contenido es igual de sencillo: repaso de las novedades más absurdas de Internet y comentarios ácidos sobre la política de los noticieros. En algunas ocasiones, Amanda teclea sobre una Comodore como si ponchara las notas que presenta después de revolear unos papeles que le hacen de falsos apuntes. Posiblemente, la mayor diferencia entre los video-blogs (vlogs) comunes y Rocketboom resida en la frecuencia y la seriedad con la que ella se toma el humor. Mientras que la oferta mayoritaria de v-logs se concentra en tediosos videos caseros, el trabajo de Amanda deja un sabor parecido a las parodias de noticieros de Saturday Night Live con la ventaja de la renovación diaria de chistes siempre o casi siempre efectivos.

El vlog existe hace 14 meses pero sólo desde hace 2 lidera los rankings de popularidad, ayudado por la promoción del iPod video que lo tiene en el primer puesto de sus recomendados de bajada gratuita desde el día en que salió a la venta. Poniéndole precio a su progresiva popularidad, un experto en advertising online del NY Times estimó que ya podrían empezar a cobrar unos 8 mil dólares por aparecer al final de cada video, lo que les daría un ingreso cercano a los 2 millones de dólares al año. Posiblemente sea más impactante todavía la relación que existe entre la inversión (recordemos: 20 dólares por capítulo) y la reciente incorporación de los micros de Rocketboom a TiVo, el formato que revolucionó la manera de ver televisión en los Estados Unidos. El logro de Amanda también consiste en haber trascendido el formato y hacer un micro de Internet que simula ser televisión y se ve ¡en el televisor! además del dsiplay del video iPod y la ventanita en el monitor de la computadora.

Además de la posibilidad de sumarse a las listas del TiVo, que le dan acceso a una cartera diaria de más de 300 mil espectadores, Congdon y su socio Baron acaban de cerrar un jugoso trato por el 50% de los auspicios de su show. Esto es, aperturas y cierres de segundos para un mini programa de tres minutos. Intuyendo que el salto les demandará un esfuerzo de producción mayor, Baron coquetea con la idea de comprar su propio estudio de TV aunque, por el momento, decidió quedarse en este próspero estado amateur. Mientras el formato vlog (que después de la era de los realities le permitió al espectador convertirse en protagonista público de su vida privada, con menos repercusiones que los de la TV y salteándose el casting) se vuelve popular, Amanda se convierte en la capocómica (hot) dilecta de la web. Muy pronto, también, en rica & famosa.

Un comentario en “Todavía hay formas en las que nos podemos cumunicar

  1. Pingback: Internet. Apuntes | CELN - ¿Cuál es la noticia...?

¿Qué opinas? Deja un comentario