Tras la denuncia por espionaje en la Armada buscan detectar el destino final de los informes

Periodismo.com
 

La Justicia Federal intenta detectar si los informes que recopilan datos personales tuvieron otro destino además de la Dirección de Inteligencia Naval y el Comando de Operaciones Especiales.

El contraalmirante Pablo Rossi y vicealmirante Eduardo Avilés fueron relevados de sus cargos al descubrir que habían ordenado seguimientos de inteligencia sobre entidades sociales, organismos de derechos humanos, periodistas y funcionarios nacionales y provinciales.

El juez que sigue la causa Jorge Pfleger halló tres copias de los informes secretos, uno para Inteligencia Naval, otro para el Comando de Operaciones y otro que estaba en clave.

El Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) reclamó que se investigue el caso en todas las fuerzas militares y sospecha que algunos informes vendrían de la época de la dictadura militar.

El director ejecutivo de CELS, Gastón Chillier, dijo en declaraciones a los medios que "el mensaje que surge del caso de la Armada es fuerte porque los documentos, a pesar de las autocríticas que hicieron los altos mandos para condenar el terrorismo de Estado, sugieren que algunos miembros de las Fuerzas están comprometidos con mecanismos de la vieja usanza y que en algunos ámbitos aún se trabaja con la hipótesis del ciudadano como potencial enemigo".

 
 
 
 

¿Qué opinas? Deja un comentario