Trasplantan la cara a un joven chino accidentado

La Nación
 
Operación de 14 horas en Pekín

 
Es un cazador que hace dos años fue atacado por un oso
 
PEKIN.– Un hospital chino anunció ayer que realizó un trasplante de cara a un cazador desfigurado por el ataque de un oso, en la segunda intervención quirúrgica de este tipo luego de la que se hizo en Francia en noviembre pasado. Al paciente se le trasplantaron nuevas mejillas, la nariz, el labio superior y la piel que rodea el ojo izquierdo, todos tejidos provenientes de un solo donante.

En un comunicado difundido en su sitio de Internet, el hospital Xijing, de la ciudad de Xian, controlado por los militares, informó haber realizado la operación, que fue preparada durante dos años.

El hombre al que se le hizo el trasplante de cara se llama Li Guoxing, un cazador de la minoría étnica Lisu, de la provincia de Yunan, que había quedado desfigurado al haber sido atacado por un oso, dos años atrás.

“Desde entonces, había vivido como un recluso por su horrible desfiguración”, dijo la agencia de noticias china Xinhua. El paciente evoluciona favorablemente, pero se estima que la recuperación completa tardaría seis meses.

Según la agencia de noticias oficial china, el trasplante afecta dos tercios del rostro, lo que confirma una foto de Li tomada una vez operado, que puede verse en el sitio de Internet del hospital.

El donante era un hombre en estado de muerte cerebral, según informó la agencia china, que cita a uno de los médicos del equipo que intervino en la operación, el doctor Han Yan.

Ahora, Li será objeto de un tratamiento posoperatorio para evitar un rechazo, además de asistencia psicológica, precisó la agencia.

"Su mujer va a necesitar un poco de tiempo para habituarse al hecho de que ahora [su marido] tiene la cara de otro", aseguró el doctor Guo Shuzhong, a cargo del Instituto de Cirugía Plástica.

Una enfermera del hospital confirmó la operación y aclaró que ninguno de los médicos que participó en ella podía ser contactado por el momento.

Una cirugía más compleja

En 2005, una francesa de 38 años, Isabelle Dinoire, desfigurada por su perro, fue sometida a un trasplante parcial en el hospital de Amiens y se convirtió en el primer caso en el mundo (ver "Isabelle, la paciente número uno"). Recibió la boca, la nariz y el mentón de otra persona.

"Esta operación ha sido aún más compleja y meticulosa que la realizada por los franceses", afirma el comunicado de prensa del hospital chino.

La intervención duró 14 horas desde su inicio el jueves después del mediodía, hora local, informó el hospital en un comunicado que afirma además que el instituto que realizó el trasplante es la única unidad del Ejército Popular de Liberación (APL) especializada en cirugía estética.

El hospital Xijing, ligado a la Universidad N° 4 de Medicina Militar, comenzó a considerar la realización de trasplantes de cara en 2002. Dos años más tarde puso en funcionamiento una unidad especial que realizó con éxito experiencias con animales, especialmente en conejos.

El hospital Xijing había realizado una operación exitosa de trasplante de piel facial en un conejo en diciembre, reemplazando la mitad del tejido de la piel proveniente de un conejo neozelandés, señaló Xinhua.

"Unas dos semanas después, el conejo estaba en buenas condiciones, con el ojo del lado trasplantado parpadeando naturalmente", explicó la agencia.

El hospital indicó que el doctor Guo, de 43 años, fue invitado por universidades de los Estados Unidos, especialmente las de California del Sur y la de Virginia, entre 1995 y 1996.

El año pasado el médico afirmó que el principal problema para los trasplantes de cara no era la técnica quirúrgica, sino la falta de donantes.

 
 
 

 

Isabelle, la paciente número uno

 Fue trasplantada en noviembre
 
 
"Cuando Isabelle pueda besar, el éxito del trasplante será total, porque será una señal de que ella pueda controlar por completo la oclusión de la boca", declaró días atrás, de paso por Buenos Aires, la doctora Sylvie Testelin, cirujana que participó del primer trasplante parcial de rostro realizado el 26 de noviembre del año pasado.

Por entonces, Isabelle Dinoire, una mujer francesa de 38 años que había sido atacada por su perro en circunstancias no del todo claras, recibió la piel y los músculos de los labios, la nariz y el mentón de una donante cadavérica de su misma edad, en una compleja operación que tuvo lugar en el Centro Hospitalario Universitario de Amiens, Francia.

"Cuando terminó la operación, en el quirófano se hizo silencio, todos retrocedimos y ni siquiera nos podíamos mirar, porque era tan hermosa la cara, que nos pareció un regalo de Dios", recordó Testelin. Al día siguiente, recordó el doctor Bernard Devauchelle, uno de los jefes del equipo quirúrgico que realizó el trasplante: "La paciente vio por primera vez su rostro y nos agradeció".

"Desde que fui operada, tengo una cara como todo el mundo. Ahora puedo abrir la boca y comer. Desde hace poco tiempo, siento mis labios, mi nariz y mi boca -declaró en su primera aparición pública, a tres meses de la operación, Isabelle Dinoire-. Cuando salga del hospital, quiero reanudar mi vida familiar y mi trabajo. Quiero recuperar una vida normal."

Devauchelle, al igual que algunos cirujanos de otros países, habían sugerido la posibilidad de realizar nuevos trasplantes de rostro, pero hasta ayer el de Dinoire era el único.

¿Qué opinas? Deja un comentario