Categorías
Rel. Internacionales

Triunfó Prodi en Italia, pero Berlusconi pide el recuento

Clarín
 
Reñidas elecciones legislativas

El líder de centroizquierda ganó por el voto en el exterior
 
 
 

ROMA.– Después de la incertidumbre total y el temor a un empate, los resultados definitivos confirmaron ayer la victoria ajustadísima de Romano Prodi en las elecciones legislativas italianas, que el premier y candidato de centroderecha, Silvio Berlusconi, se negó a reconocer, al denunciar irregularidades y exigir un recuento.

Al cabo de uno de los escrutinios más caóticos que se recuerden, la coalición de centroizquierda de Prodi no sólo obtuvo la mayoría en la Cámara de Diputados, como ya se había confirmado, sino también en el Senado, gracias al crucial voto de los italianos en el exterior. De los seis nuevos senadores de la circunscripción exterior que estaban en juego, cuatro fueron para La Unión, la alianza de centroizquierda del Professore.

“Hemos ganado por un suspiro”, afirmó Prodi. “Y ahora nos toca gobernar”, añadió el candidato de centroizquierda, antes de prometer que “Europa y paz” serán las palabras que guiarán su mandato.

Si bien es definitiva la victoria de Prodi en las peleadísimas elecciones legislativas celebradas aquí el domingo y el lunes, Berlusconi, en su primera aparición después del caótico escrutinio –marcado por una danza de cifras enloquecedora–, no quiso reconocer la victoria de su rival.

“Nadie puede decir que ha ganado las elecciones”, dijo un sonriente Berlusconi en una conferencia de prensa en Palazzo Chigi –sede del gobierno–, en la que criticó a Prodi por haberse adjudicado el triunfo ayer por la madrugada y en la que llamó a una "gran coalición" al mejor estilo alemán en caso de empate, una oferta que fue inmediatamente rechazada por la oposición.

Berlusconi afirmó que sólo reconocerá "la victoria política" de su adversario después de la verificación de los votos, un veredicto que deberá dar la Corte de Casación.

En su esperada aparición ante los medios, Berlusconi denunció "muchas irregularidades", sobre todo en el voto de los italianos en el exterior, que resultó clave para la victoria de la coalición de centroizquierda (ver aparte). Según datos del Ministerio del Interior, La Unión logró 158 escaños de los 315 en juego en el Senado y 348 de los 630 de la Cámara de Diputados. La Casa de las Libertades, la coalición de centroderecha de Berlusconi, obtuvo 156 senadores y 281 diputados.

Fortalecido por el hecho de que su partido, Forza Italia, terminó siendo la fuerza más importante del país, y porque finalmente logró un resultado mejor que el que habían anticipado las encuestas, el Cavaliere hizo una jugada muy hábil. Pese a haber llamado coglioni (boludos) a la gente de la centroizquierda "comunista", no excluyó formar con ella una gran coalición, como ocurrió en Alemania.

"Con un país dividido al 50%, hace falta sentarse ante una mesa y razonar; excluir a la mitad de los ciudadanos es un cálculo errado, y hay que ver si es posible hacer como en Alemania", dijo el Cavaliere, tendiéndole así una mano a Prodi, su adversario de siempre, que ya le ganó las elecciones en 1996, y a quien denostó durante una campaña electoral extremadamente agresiva.

Pese a que los datos, que se conocieron casi 24 horas después del cierre, son definitivos, Berlusconi se manifestó convencido de que La Casa de las Libertades había logrado "la mayoría absoluta de votos en el Senado". Los resultados "presentan muchos, muchos, muchos lados oscuros", insistió, al pedir un recuento de la votación, trastornada por un nuevo y complejo sistema electoral proporcional con premio de mayoría, que su gobierno impulsó a toda costa (ver aparte).

Admisión de derrota

La extraña oferta de Berlusconi, el hombre más rico de Italia, de formar una gran coalición, fue inmediatamente rechazada por la oposición, que consideró la propuesta una virtual admisión de derrota del Cavaliere.

Desde temprano, Prodi, futuro premier si la Cámara de Casación confirma los resultados, se encargó de asegurar que, pese a lo ajustado de la victoria, su coalición estaba lista para gobernar los próximos cinco años, un desafío inmenso. "Haremos un gobierno para todos los italianos", dijo el Professore, al confirmar que su futuro ejecutivo intentará relanzar la estancada economía del país, y retirará las tropas italianas de Irak "con la prudencia necesaria".

Los analistas consideraban ayer que la de Prodi fue una victoria pírrica, ya que los Demócratas de Izquierda (ex comunistas) y la Margarita (centristas católicos), los dos partidos más grandes de su coalición, habían tenido resultados magros, lo cual abre un escenario más que preocupante.

En tanto, varios partidos de izquierda de la alianza, como por ejemplo Refundación Comunista, que obtuvo 41 diputados y 27 senadores, resultaron muy fortalecidos. Refundación Comunista es el partido que en 1998 provocó la caída del Prodi, en desacuerdo con su política económica.

Si bien en la calle la gente recordaba este hecho y no ocultaba su temor a problemas de gobernabilidad en el futuro, ayer los miembros de la alianza hicieron todo lo posible por manifestarse unidos y compactos, y hasta hablaron de la posibilidad de que se forme un único Partido Democrático.

"El resultado es una tragedia, que refleja que los italianos somos un pueblo muy contradictorio, y que nadie podrá gobernar con un país tan dividido", dijo a LA NACION Carlo Tadini, dueño de un restaurante del centro de Roma, preocupado por lo que vendrá.

"Si estuviésemos en un país sudamericano, Berlusconi ya hubiese sacado el ejército a la calle", comentó por su parte Susanna Finizi, otra votante escéptica que se manifestó alarmada por la actitud de Berlusconi, y que confesó estar "totalmente deprimida" ante el panorama de división total y futuro complejo que arrojaron las elecciones.

Por Elisabetta Piqué
Corresponsal en Italia

Por David Encina

Periodista

Ver perfil en LinkedIn / twitter.com/DavidEncina

Trabajador. Asesoría en comunicación social, comercial y política para el desarrollo de campañas. Análisis de servicios al cliente y al público. Aportes para la gestión de redes sociales con planificación estratégica.

Contacto: mencin@palermo.edu / david.encina@facebook.com / encina_david@yahoo.com.ar/ m.david.encina@gmail.com

Más información ver en David Encina V. - PRENSA.
http://cualeslanoticia.com/prensa/

¿Qué opinas? Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: