Un día de lágrimas y debates para Carrió, Bullrich y Walsh

Encuentro de mujeres de distintos partidos

Encabezaron un animado foro social de dirigentes políticas
 

Lloraron. Se rieron. Confesaron viejos dolores. Hablaron de amor, egoísmo masculino y entrega. Pidieron perdón por errores pasados y apostaron a un futuro de confluencia más allá de ideologías y colores partidarios.

En un ambiente casi intimista, la líder de ARI, Elisa Carrió, compartió con la peronista de izquierda Patricia Walsh; la líder de Unión por Todos, Patricia Bullrich; la legisladora arista María Eugenia Estensoro y la diputada kirchnerista Norma Morandini la inauguración del Foro Social de Mujeres surgido hace dos años en el Instituto Hannah Arendt e impulsado por Carrió.

En el aula magna del Colegio Nacional Buenos Aires, y ante unas doscientas intelectuales, representes políticas y militantes, desde el panel surgieron filosas críticas contra el gobierno de Néstor Kirchner, pero por sobre todo se dio un rico debate sobre la década del setenta, discusión actual que quedó, por cierto, muy lejos de saldarse.

El título de la charla fue sugestiva: "El amor como cuestión política". Carrió negó que estos encuentros tengan futuro correlato electoral. "Nos separan las ideologías, nos unen las conductas", explicó a LA NACION.

Estensoro dio el primer paso. "La ética no es de izquierda ni de derecha; hasta que no nos abracemos y nos perdonemos no salimos", afirmó. "Hablamos de la responsabilidad de Videla y Massera. Pero, ¿dónde estábamos?", se preguntó la legisladora porteña, que pidió perdón a Bullrich por haber "abandonado" su agrupación.

Con lágrimas en los ojos, Morandini recordó a sus dos hermanos desaparecidos y también habló de "abrazarnos en el dolor". Para la diputada del sector de Luis Juez, "la dictadura nos dejó el peor de los venenos: la desconfianza. La Justicia debe condenar y el perdón debe ser entre nosotros", explicó.

Bullrich sorprendió al reconocer que "en la Juventud Peronista (de los años setenta) no creíamos en la democracia, sino en tomar el poder e imponer al resto lo que pensábamos". La ex ministra de Trabajo criticó al kirchnerismo. "Cuando veo gente que estuvo conmigo en esos años y piensa lo mismo me da bronca. No reflexionaron", enfatizó.

"No venimos a estar de acuerdo. Seamos plurales de verdad", contestó Walsh. La hija del escritor desaparecido Rodolfo Walsh reivindicó "la militancia de los setenta como parte de las luchas populares", aunque admitió que "las formas de lucha pueden cambiar".

"Vinimos a hablar del amor y terminamos hablando desde el dolor", sintetizó Carrió, y reivindicó a sus colegas parafraseando a la Biblia: "Felices las mujeres que pueden llorar en público", afirmó.

"Nuestro deber histórico para con las futuras generaciones es darles un país con el pasado resuelto. No podemos heredar a nuestros hijos los traumas de nuestra generación", afirmó la diputada, vestida de llamativo cloqué color mostaza.

Al final del debate, la candidata presidencial de ARI retomó sus críticas al Gobierno. "Cuando en el alma no hay perdón, la justicia puede ser una forma de venganza", afirmó.

Por Jaime Rosemberg
De la Redacción de LA NACION

Anuncios

Un comentario en “Un día de lágrimas y debates para Carrió, Bullrich y Walsh

  1. Pingback: #Amor | CELN - ¿Cuál es la noticia...?

¿Qué opinas? Deja un comentario