Un dinosaurio en la Cuenca Neuquina

La Razón
 
PERTENECIA A LA FAMILIA DE LOS TITANOSAURIOS
Paleontólogos argentinos hallaron un ejemplar de 10 metros de largo y 71 millones de años. Estaba muy bien preservado.

POR PAOLA BRUNO. LOS ANDES, MENDOZA ESPECIAL 
Tal vez se cayó, se durmió o por alguna otra razón terminó tendido en el suelo. Sin signos aparentes de depredación, 71 millones de años después, encontraron sus restos articulados en la zona norte de la provincia de Neuquén. Los paleontólogos mendocinos y neuquinos que estudiaron el hallazgo descubrieron que los huesos pertenecían a un dinosaurio herbívoro de la familia de los titanosaurios o "saurios titantes", que fueron los animales terrestres más grandes de todos los tiempos.

Los restos hallados remiten a un ejemplar joven, que habría alcanzado 10 metros de largo y 12 toneladas de peso. Los investigadores encontraron la mitad posterior de un esqueleto articulado, que conservaba la posición del animal vivo, tal como murió hace millones de años.

Con estas características, el hallazgo cobra doble importancia. Por un lado permitirá ampliar el conocimiento anatómico de los titanosaurios y, por otra parte, se podrá estudiar el hábitat en que vivió y la causa de su muerte. "Lo extraordinario de esto es que los restos estaban articulados, como si el animal se hubiera caído o acostado y se hubiera quedado así. Es decir, no había signos de depradación. Encontramos restos de un pie con todos sus dedos y garras en un estado excepcional de preservación. Además, hallamos la extremidad posterior completa, la cola, las costillas y parte de la cintura pélvica", detalló Bernardo González Riga, geólogo, paleontólogo con orientación en dinosaurios y profesor de la Universidad Nacional de Cuyo.

El hallazgo se concretó en el norte de Neuquén, a 40 kilómetros de Rincón de los Sauces, y fue efectuado por un equipo de la Universidad Nacional del Comahue. La extracción y traslado de los restos estuvieron a cargo de dos equipos de trabajo, uno mendocino y otro neuquino.

No se observaron restos ni de la cabeza ni del cuello del ejemplar, porque probablemente el agua los degradó a través del paso del tiempo. "Toda la provincia de Neuquén, parte del oeste de La Pampa y sur de Mendoza constituyeron una gran depresión de la corteza terrestre, donde se depositaron sedimentos a lo largo de dos períodos: el Jurásico y el Cretácico. Esa depresión se llamó Cuenca Neuquina. Este dinosaurios se encontró allí, en una formación geológica que se llaman Allen, que registra sedimentos lacustres y fluviales; la cabeza y el cuello estaban en el fondo de la cárcava y el agua seguramente los erosionó", explicó González Riga.

Los titanosarios fueron los animales terrestres más grandes de todos los tiempos. Dominaron los ecosistemas de América del Sur durante gran parte del Cretácico y, en general, habitaron en ambientes fluviales. En este grupo se incluyen el "Mendozasaurus" (que vivió al sur de Mendoza), el "Saltasaurus" (en el norte argentino) y el "Argentinosaurus" (de la Patagonia).

¿Qué opinas? Deja un comentario