Categorías
POLÍTICA

Una de cada cinco denuncias se debe a la segregación por el color de la piel

La Nación
Día internacional de la lucha contra la discriminación racial: últimas estadísticas oficiales

Una proporción similar afecta a personas discapacitadas; el 16% asegura ser excluido por su ideología
En la calle, el trabajo, la cancha o el supermercado. No son pocos los que cotidianamente señalan a un integrante de la comunidad boliviana usando la palabra «bolita». Ese vocablo, afirman los expertos, esconde la raíz de la discriminación.

«El principio de la segregación aparece en el lenguaje, a través del que se sitúa al «otro» como alguien diferente del «nosotros»; se lo menoscaba y se sigue por denegarle sus derechos», explica Enrique Oteiza, titular del Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo, Inadi.

Con motivo de la celebración del Día Internacional de la Eliminación de la Discriminación Racial, el Inadi informó que la segregación étnica es la segunda causa invocada por aquellos que dicen ser discriminados: el 18% de los denunciantes, uno cada cinco. «Los reclamos son presentados por trabajadores pobres que provienen de los países vecinos», sostiene Oteiza.

Exabruptos verbales, problemas en el trabajo y exclusión del acceso a la salud y a la educación pública de hijos de inmigrantes son las causas más frecuentes que motivan las presentaciones de los afectados.

El Inadi recibe anualmente alrededor de 800 denuncias. De ese grupo, una gran mayoría son reenviadas a otros organismos, como las defensorías del Consumidor o del Pueblo.

Las estadísticas difundidas por el Inadi corresponden a 150 denuncias admitidas durante el año último como hechos discriminatorios, que motivaron la apertura de un proceso de instrucción, con presentaciones de pruebas, descargo del acusado y un dictamen que, después, fue utilizado por la víctima ante la Justicia.

Los datos se completan de la siguiente manera: discriminación a personas con algún tipo de discapacidad (21%), por causas políticas e ideológicas (16%), por padecer algún tipo de enfermedad, como sida o epilepsia (11%) y por causas religiosas (7%).

El día de lucha contra la discriminación racial fue instaurado por las Naciones Unidas en 1966 para recordar el sangriento hecho de represión ocurrido en Sudáfrica el 21 de marzo de 1960. En esa fecha, la policía de Sharpeville disparó contra un grupo de personas que pacíficamente se manifestaba por la eliminación de las leyes del apartheid, la segregación racial aplicada sistemáticamente por las minorías blancas que detentaban el poder en aquella nación.

Según Oteiza, desde la sanción en nuestro país de la nueva ley de migraciones, la cantidad de denuncias por discriminación étnica ha disminuido, pese a ser todavía muy elevada.

Sin reglamentar

El texto, que suplantó a una ley que consideraba al inmigrante casi como un «peligro para la seguridad», establece que el Estado asegurará el acceso igualitario a inmigrantes y sus familias a la «protección, amparo y derechos que gozan los nacionales, en particular, en lo referido a servicios sociales, bienes públicos, salud, educación, justicia, trabajo, empleo y seguridad social». Aún no fue reglamentada.

«Mucha gente cree que porque algunos inmigrantes no pagan impuestos y no tienen documentos no tienen derechos. Pero el IVA es la más alta de las cargas tributarias y lo paga hasta la persona más humilde», dijo Oteiza, quien recordó que este ha sido siempre un país de «puertas abiertas». Consignó: «En 1920 el 50% de los que vivían en Buenos Aires no había nacido acá».

Wilbert Espada, ex secretario general de la Federación de Asociaciones Civiles Bolivianas (Facbol), dijo que las actitudes de segregación se dan en diferentes ámbitos y en forma permanente. «Muchas mujeres que venden verduras honestamente en Liniers son atropelladas por la policía, y los términos «bolitas» o «cabecitas negras» se usan cotidianamente para menospreciar. Vinimos a trabajar y no nos dedicamos a robar. Desde la Justicia no se dan soluciones», expresó.

En boliches

Los actos de exclusión también se ejercen contra argentinos de tez oscura. «La discriminación racial está tercera en nuestro ranking de denuncias», dijo Daniel Barberis, director del Centro de Denuncias contra la Discriminación. «Todos los días, las personas que trabajan en seguridad en los boliches se manejan con actitudes casi asesinas», expresó.

Mariano Cerutti, miembro la organización SOS Discriminación, que a nivel mundial preside Nelson Mandela, dijo que en playas como Cariló se producen hechos de este tipo. «A las personas con tez oscura o de baja clase social no se les permite el acceso a muchos lugares simplemente por «portación de rostro» y sólo se los emplea para la limpieza», indicó.

Con respecto a la discriminación religiosa, el Inadi informó que los reclamos de miembros de la comunidad judía representan el 2% del total de denuncias. «Hay hechos como pintadas de cruces esvásticas y leyendas ofensivas en los cementerios y profanación de tumbas, pero los tomamos como casos aislados de gente intolerante, y eso se combate con educación», dijo a LA NACION Luis Sergio Grynwald, presidente de la AMIA.

Por María Celeste Danon
De la Redacción de LA NACION

Por David Encina

Periodista

Ver perfil en LinkedIn / twitter.com/DavidEncina

Trabajador. Asesoría en comunicación social, comercial y política para el desarrollo de campañas. Análisis de servicios al cliente y al público. Aportes para la gestión de redes sociales con planificación estratégica.

Contacto: mencin@palermo.edu / david.encina@facebook.com / encina_david@yahoo.com.ar/ m.david.encina@gmail.com

Más información ver en David Encina V. - PRENSA.
http://cualeslanoticia.com/prensa/

¿Qué opinas? Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: