Categorías
POLÍTICA

YPF: Hacía falta una propuesta alternativa.

Por Martín Torres para Alternativa Socialista, publicación del MST en Proyecto Sur.

Mientras el PRO votó en contra, un sector mayoritario de la oposición apoyó el proyecto oficial en el Congreso. La ausencia de un proyecto alternativo, por una YPF 100% estatal y con control social, lejos de acercarnos a la soberanía ayudó a un gobierno que la viene entregando.

Al asumir en un país sacudido por la rebelión popular del 2001, el kirchnerismo siempre aggiornó su discurso buscando identificarse con las demandas de millones, mientras en realidad su horizonte era recomponer el sistema imperante. Esta realidad es la única que puede explicar porqué un sector que, desde la gobernación de Santa Cruz, acompañó las principales políticas del menemismo, haga discursos criticando lo que paso en los ’90.

Los de abajo quieren.

Uno de los argumentos más repetidos por los defensores de la política oficial y su enorme aparato mediático es que ‘la gente no da para más’. Ese falso contexto es utilizado para justificar toda clase de medidas insuficientes o directamente concesiones de los gobiernos a los países imperialistas y a las multinacionales.

Pero el 2001 y todo lo que ha venido pasando hasta el día de hoy desmienten y enfrentan ese discurso. De punta a punta del país se desarrollan procesos de lucha y organización para pelear por los recursos naturales, el medioambiente, el salario y las condiciones de trabajo, la educación y la salud. Incluso en este caso, la propuesta de una YPF 100% estatal con control social tiene una aprobación muy grande en la calle, los lugares de trabajo, estudio, etc. Ha sido la incapacidad para construir una fuerte alternativa de los sectores antiimperialistas y anticapitalis-tas la que ha impedido que esto se pueda expresar con toda su fuerza. Y es este déficit el que aprovecha el kirchnerismo para insistir con su doble discurso.

Sin soluciones de fondo no hay alternativa.

El debate sobre el plan del país para el petróleo y el gas es de una importancia vital. En este sentido, la política de entrega que venimos sufriendo –y que el proyecto aprobado no modifica- es uno de los peores males. Por eso había que aprovechar el debate en el Congreso para llevar a todos los trabajadores y el pueblo una propuesta que realmente permita avanzar en recuperar lo nuestro. Por supuesto que no es defendiendo la privatización como el Pro. Tampoco negando la realidad, como hace el FIT. Para no quedar enredado en la puesta en escena K había que presentar un proyecto alternativo, que planteara una YPF 100% estatal, con control social, y un plan para terminar con la entrega a las multinacionales que hoy controlan los otros dos tercios de la producción. Ahí se podía dejar en evidencia la posición del gobierno, también dificultarle a Macri cualquier intento de colocarse como opción.

La visible profundización de los problemas económicos y la consiguiente necesidad del gobierno de buscar mantener su base social, van a plantear una y otra vez esta cuestión. Para poner en pie una alternativa que barra con este modelo de entrega y saqueo, hay que batallar por soluciones de fondo, confrontando siempre con las falsas salidas del gobierno y la oposición.

 

Por David Encina

Periodista

Ver perfil en LinkedIn / twitter.com/DavidEncina

Trabajador. Asesoría en comunicación social, comercial y política para el desarrollo de campañas. Análisis de servicios al cliente y al público. Aportes para la gestión de redes sociales con planificación estratégica.

Contacto: mencin@palermo.edu / david.encina@facebook.com / encina_david@yahoo.com.ar/ m.david.encina@gmail.com

Más información ver en David Encina V. - PRENSA.
http://cualeslanoticia.com/prensa/

¿Qué opinas? Deja un comentario