Kosteki y Santillán

Clarín
BISAGRA ENTRE LA CONVULSION SOCIAL Y ESTE PRESENTE

Dos asesinatos que precipitaron la salida de Duhalde de la Casa Rosada

La represión en el Puente Pueyrredón marcó el instante de mayor debilidad institucional en el proceso que se inició con la caída de De la Rúa. Una semana después, el entonces presidente Duhalde anunció el adelantamiento de las elecciones para marzo de 2003.

Guillermo Dos Santos Coelho. De la redacción de Clarin.com

gdossantos@claringlobal.com.ar
26 de junio de 2002. El entonces presidente Eduardo Duhalde debió haber comenzado ese día con una maraña de preocupaciones en la cabeza. Algunas recientes y otras de arrastre. Entre las novedosas estaba seguramente la renuncia de Raúl Alfonsín a su banca en el Senado, lo que auspiciaba problemas para el oficialismo por el férreo apoyo del radical a la transición. También algunas del frente económico: el dólar rozaba los cuatro pesos, mientras otro juez declaraba inconstitucionales el corralito y la pesificación y el ministro Lavagna tambaleaba a pura debilidad ante los rumores de que Mario Blejer iba a hacerse cargo de la cartera. Sin embargo, después del mediodía, dos muertes desplazaron esas ideas y se instalaron en la conciencia del peronismo en el poder para dejar secuelas decisivas.

El tiempo suele hacer que cada hecho se convierta en una isla a medida que queda postergado en el pasado. Quizás la crónica de esas horas febriles de fines de junio sirva como puente para continuar en tierra firme. La tapa de Clarín del 27 de junio les daba a las muertes de Maximiliano Kosteki y Darío Santillán, los dos piqueteros víctimas de la represión que horas antes había sacudido la estación de Avellaneda, los números 30 y 31 en la lista que se había inaugurado en el aciago diciembre de 2001. Eran con claridad parte de la crisis que había desencadenado la caída de De la Rúa. Tal vez su corolario.

No sólo eso. Los asesinatos fueron también el cruce de vías en el que el tren duhaldista comprobó que ya había quemado casi todo su combustible. Y donde se resignó ante la evidencia de que le quedaba tan poco que debía elegir el camino más corto.

Una semana después de que en las cercanías del Puente Pueyrredón se desatara la “atroz cacería” -como la definió Duhalde a las pocas horas-, el Presidente anunció en una breve salida televisiva que no iba a quedarse en la Casa Rosada hasta diciembre de 2003, como había acordado en la Asamblea Legislativa que lo invistió. Elecciones en marzo y asunción del nuevo presidente en mayo, fue el mensaje.

Es cierto que días antes Lavagna le había confirmado lo que todos sabían, a poco de haber iniciado su primera gestión fuerte ante el Fondo: que ni el organismo ni Washington veían al bonaerense con buenos ojos y que acelerar la normalización institucional podía ser un buen punto a favor en unas negociaciones espinosas.

También lo es que durante el fin de semana que medió entre los asesinatos de Kosteki y Santillán y el anuncio, Duhalde sopesó los datos fríos de un escenario político y económico complicado. Y que analizó el plan que gobernadores norteños del PJ le habían presentado poco antes de la masacre de Avellaneda para adelantar la transición.

Pero la represión en el Puente Pueyrredón fue un golpe anímico decisivo. Originó cambios en el Gabinete, sospechas sobre el oficialismo, una enésima remoción de la cúpula de Bonaerense y, sobre todo, la sensación de que la gestión de Duhalde no podía superar su debilidad congénita por errores heredados y propios. Fue su punto más bajo, y a partir de allí inició el repunte.

En aquel momento, el duhaldismo ponía sus fichas en el santafesino Carlos Reutemann para la sucesión y Néstor Kirchner -todavía lejos del acuerdo con el bonaerense que lo impulsaría a la presidencia- era un gobernador díscolo que ponía reparos al cronograma electoral: "Es una eternidad. Hay que hacer las elecciones antes", llegó a lanzar en una reunión. Además, la inflación era bastante más alta que la actual, con comodidad por encima del 3 por ciento mensual, pero generaba menos preocupación. Y Economía fracasaba en un primer esbozo de canje de bonos, al cerrar una licitación para cambiar dinero en cuentas a la vista por bonos a tres años con una aceptación de cerca del 1 por ciento.

Otros puentes serían necesarios para pasar de esas islas a las noticias de hoy. Pero en cualquier trayecto a tomar entre ese país de 2002 y este de 2006, el recorrido por los asesinatos de Kosteki y Santillán y las horas que los siguieron resultaría, en toda dirección, inevitable.

 
 
 LA REPRESION BRUTAL QUE CAUSO DOS MUERTES

Duras condenas a ex policías por la masacre de Avellaneda

El ex comisario Fanchiotti y el ex cabo Acosta fueron sentenciados a prisión perpetua por los asesinatos de Kosteki y Santillán. Otros cinco efectivos recibieron penas de dos a cuatro años por encubrimiento. Las agrupaciones piqueteras celebraron el fallo, pero reclamaron otra vez que se condene a “responsables políticos”.


La Justicia condenó esta noche a prisión perpetua a los ex policías Alfredo Fanchiotti y Alejandro Acosta, al considerarlos autores de las muertes de los piqueteros Maximiliano Kosteki y Darío Santillán, ocurridas el 26 de junio de 2002 en Avellaneda.

La lectura de la sentencia se produjo poco después de las 20:30 en los Tribunales de Lomas de Zamora, luego de tres horas de demora por la inoportuna rotura de una impresora. El veredicto fue seguido con expectativa por organizaciones piqueteras, que realizaron acampes y manifestaciones en la puerta del edificio.

El dictamen del Tribunal Oral Nº7, integrado por los jueces Elsa López Moyano, Roberto Lugones y Jorge Roldán, estuvo a tono con lo solicitado por la Fiscalía y los familiares de las víctimas, quienes habían reclamado prisión perpetua para los acusados (Archivo 09/12/2005).

Al momento de la masacre, Fanchiotti era comisario y se desempeñaba como titular del Comando de Patrullas de Avellaneda. Acosta, su chofer, tenía el grado de cabo. Ambos fueron acusados por igual de los homicidios de Kosteki y Santillán, así como otros intentos de homicidio en perjuicio de varios manifestantes heridos durante la marcha.

Kosteki y Santillán murieron el 26 de junio de 2002, durante la represión de la policía bonaerense a un intento de corte del Puente Pueyrredón (Archivo 26/06/2002).

Ese día el gobierno encabezado por Eduardo Duhalde también ordenó la actuación en el operativo de la Gendarmería, la Policía Federal y la Prefectura. Entre todas bloquearon el acceso al Puente, pero la peor parte de la represión estuvo a cargo de la Bonaerense.

Kosteki cayó baleado sobre la ex Avenida Pavón, frente al hipermercado Carrefour. Santillán, quien intentó ayudar a su compañero, fue herido mortalmente dentro de la estación de trenes de Avellaneda.

Las filmaciones y fotografías registradas por los medios de prensa, entre ellos Clarín, fueron claves para identificar a Fanchiotti y Acosta como quienes dispararon tanto en la avenida como en la estación (ver nota aparte).

Fanchiotti y Acosta no fueron los únicos policías condenados por la masacre. El Tribunal también dictó penas de cuatro años de prisión efectiva a otros tres efectivos de la Bonaerense (Félix Vega, Carlos Quevedo y Héctor De la Fuente) por el delito de encubrimiento agravado.

Otro ex policía, Gastón Sierra recibió tres años por el mismo delito, mientras que el también ex efectivo Lorenzo Colman fue condenado a dos años de prisión, por lo cual ninguno irá a la cárcel.

Asimismo, un octavo ex policía, Celestino Robledo, recibió una condena de diez meses de prisión, al ser encontrado culpable del delito de usurpación de títulos y honores, ya que participó de la represión pese a que en ese momento no formaba parte de la institución.

Un comentario en “Kosteki y Santillán

  1. Pingback: #Peronismo: #Perón #PJ #Menemismo #Kirchnerismo | CELN - ¿Cuál es la noticia...?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s