Kirchner pide el aval del Congreso luego de una protesta de Uruguay

Clarín 9/02/2006
CONFLICTO POR LAS PAPELERAS

El gobierno de Montevideo envió una nota diplomática por los cortes de ruta. Por la tarde, el Presidente pidió a los líderes parlamentarios del oficialismo que voten un apoyo claro a la decisión de ir a La Haya.

María Luisa Mac Kay.

mlmackay@clarin.com

Una carta de protesta uruguaya —anunciada públicamente —puso en guardia al Gobierno argentino que anoche respondió convocando a un debate de las dos Cámaras del Congreso para que avalen la decisión de llevar el diferendo por la construcción de las papeleras sobre el río Uruguay a la Corte Internacional de La Haya.

"Por ahora (recurrir a La Haya) es la única salida que vislumbramos. No hay motivos hoy por hoy para pensar que pueda haber otra alternativa", dijo el jefe de gabinete, quien añadió que "no está previsto ningún encuentro" entre Kirchner y el presidente uruguayo, Tabaré Vázquez.

En tanto, en la Cancillería se "se estudia cómo se responderá" la nota de protesta, señaló una fuente de la Cancillería.

La mañana discurrió con reuniones reservadas en las que el vicegobernador entrerriano, Guillermo Guastavino estuvo primero con el canciller Jorge Taiana y luego con el Presidente Néstor Kirchner y el ministro del Interior, Aníbal Fernández, mientras su equipo seguía trabajando en la cancillería.

Ya se rumoreaba de una oferta Presidencial de recibir a los asambleístas de Gualeguaychú a cambio de que éstos levantaran el corte que mantienen desde el viernes. El gesto apuntaba a aflojar la tensión con Uruguay pese a las declaraciones irritantes de Vázquez comparando a la Argentina con un guapo golpeador.

Pero la difusión de la nota entregada por la mañana al embajador argentino, Hernán Patiño Mayer, desencadenó luego una reacción adicional. El primer convocado fue el jefe de la bancada oficialista del Senado, Miguel Angel Pichetto. Hasta entonces, en la Cámara Alta no se había pronunciado sobre las papeleras.

Al anochecer ya estaba esbozado el proyecto de declaración que anunció el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, flanqueado por Piccheto y su par de Diputados, Agustín Rossi. Es un escueto texto donde se declara el apoyo al Poder Ejecutivo "en caso de resultar necesario" someter el diferendo ante La Haya.

El Presidente firmó un decreto para ordenar el tratamiento del tema en sesiones extraordinarias y según se supo, la próxima semana, el canciller Taiana y otros funcionarios comenzarían a desfilar por las comisiones para llegar a un debate 23 de febrero.

Al mediodía, el canciller Gargano había revelado en Montevideo que ante un pedido de una intendencia uruguaya "le mandamos una carta al embajador (Hernán Patiño Meyer) para que transmitiera a su gobierno una preocupación por esa situación, pero también por la de los otros 180 camiones que están parados allí".

Gargano aclaró que creía en la posibilidad de una cumbre presidencial "Estamos abiertos a seguir conversando todo lo que sea necesario para que el tema se desactive". "Los piquetes deben levantarse", advirtió de todos modos mientras dejaba entrever que su país podría recurrir al Tribunal Arbitral del Mercosur, con sede en Asunción.

Por su lado, el vicepresidente Daniel Scioli, había insistido temprano en "mantener los canales de diálogo". "Todo lo que nos acerca a conversar es bueno y lo que nos separa nos aleja de la solución. El río es un patrimonio común y, por eso, las soluciones deben ser comunes. La cuestión no es si hay o no papeleras sino si hay o no contaminación".

Más belicoso, el ministro de Medio Ambiente de Uruguay, Jaime Igorra, sentenció en cambio que "el daño más grande seguramente lo va a recibir Argentina con este tipo de actitud que se ha tomado que está a la vista de todo el mundo", dijo refiriéndose a los cortes de ruta y a la decisión del Gobierno de no frenar ese tipo de protestas.

Anoche algunos hablaban ya de cómo subsanar los daños bilaterales y no precisamente los ambientales.

 
 
 
 
Clarín 8/02/2006
ASAMBLEA AMBIENTALISTA EN GUALEGUAYCHU

"Si Kirchner nos recibe y nos escucha, nos bajamos de la ruta", decían ayer los vecinos.

Verónica Toller. GUALEGUAYCHU. ESPECIAL
gualeguaychu@clarin.com
Bajo un cielo amenazante de tormenta y cantando la consigna de "Gualeguaychú no va a aflojar", los vecinos de esta ciudad decidieron anoche, en una nueva asamblea sobre la ruta internacional 136, continuar con el bloqueo del puente sobre el río Uruguay. Numerosos ciudadanos tomaron la palabra para plantear razones tanto en un sentido como en otro: por qué sería oportuno bajarse y por qué sería necesario quedarse.

Entre las primeras, se analizó que estaban cumpliéndose cien horas de corte y que era tiempo de dar un gesto a favor del diálogo bilateral. "Ya demostramos independencia del poder político, y fuerza", sostuvo Oscar Bargas, asambleísta. Se barajó la posibilidad de que el presidente Néstor Kirchner recibiera hoy a un grupo de vecinos para escuchar sus reclamos que, pese a la promesa de acudir a la Corte de La Haya, siguen existiendo en la comunidad de Gualeguaychú.

"Queremos acciones concretas, no declamaciones de causa nacional —decían anoche—. Acciones como solicitar una medida cautelar de paralización de la construcción de las plantas, y la decisión de que se aplique el Código Aduanero a los transportes que cargan materiales para Botnia", la papelera finlandesa que se instala en Fray Bentos.

Para otros, en cambio, el corte debe seguir hasta que la reunión mentada se haga efectiva. Y Kirchner no ha dado señales, desde que comenzó este corte, de querer dialogar con los vecinos. "Si él nos recibe y nos escucha, nos bajamos de la ruta", fue la postura adoptada por la mayoría.

Al final, la votación fue contundente: seguir. Hoy a las 6 de la mañana habrá una nueva asamblea y se votará otra vez. Se decidió enviar nota formal solicitando al Presidente que los reciba hoy mismo. Idéntica gestión realizará el vicegobernador Guillermo Guastavino en persona.

Otro gesto esperado es una respuesta a la carta documento que el sábado pasado le envió la Asamblea Ambiental al Ejecutivo Nacional. Piden que aplique el Código Aduanero en el articulado donde estipula que la Aduana está, entre otras cosas, para proteger la salud de la población y el medio ambiente. Si la Cancillería argentina y los técnicos que actuaron en la Comisión Binacional declararon que las plantas pasteras van a contaminar, Argentina no tiene que dejar pasar por sus fronteras o permitir la exportación de materiales para que esas fábricas se construyan, porque es el instrumento de la futura contaminación, explicó anoche el abogado Fabián Moreno Navarro sobre la ruta.

Además del corte sobre la ruta, la Asamblea mantiene un puesto de control en un lugar por donde ingresan camiones. Allí, los asambleístas piden la documentación de la carga y su destino final. Fuentes de la Asamblea aseguraron que de ese modo lograron detectar a un camión procedente de Chile con materiales de construcción para Botnia que quería burlar ese control estableciendo en la documentación que el envío era de una entidad bancaria chilena a otra de la misma nacionalidad en el Uruguay.

"El Presidente juró cumplir con su deber, y si no, que la Patria se lo demande —dijo anoche Nelly, una ciudadana más, según se nombró—. Se lo estamos demandando, señor. Escúchenos".

 
 
 
Clarín

Vázquez se quejó de Argentina y Kirchner ratificó que irá a La Haya

Comparó al país con un guapo que le pega a una mujer por las dudas. Más tarde, Busti se reunió con Kirchner. Confirmaron que recurrirán al tribunal internacional, pero dejaron abierta la posibilidad del diálogo.

Yo diría que lo que ha pasado entre Argentina y Uruguay es casi como la letra de un tango en el que el tipo, el hombre, le pega hoy a la mujer, la lastima, la golpea, le rompe algún hueso, a cuenta de que quizás dentro de cinco años la mujer lo va a engañar con otro, sin saber si realmente lo va a engañar o no lo va a engañar".

Con esa imagen, el presidente uruguayo, Tabaré Vázquez, describió el estado de situación del diferendo que mantiene con la Argentina por la construcción de dos papeleras en la zona de Fray Bentos sobre el Río Uruguay en una reunión con su gabinete realizada ayer en Santa Teresa, partido de Rocha.

Al atardecer, el gobernador de Entre Ríos, Jorge Busti entró y salió en silencio de la Casa Rosada. En 70 minutos analizó la crisis con el Jefe de Gabinete, Alberto Fernández y al promediar el encuentro con el Presidente Néstor Kirchner.

Busti entregó "toda la documentación pertinente por la cual la provincia, solicita al Estado Nacional que demande ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya al Estado uruguayo, por no haber cumplido los pasos prescriptos en el Estatuto del Río Uruguay en lo referente a la construcción de la fábrica de pasta de celulosa que se están levantando en Fray Bentos (ROU) y que producirán contaminación en la provincia de Entre Ríos", señaló un comunicado difundido después.

Kirchner —agregó el comunicado— reafirmó la voluntad del gobierno nacional, tal cual lo peticionado por la provincia, de acudir al máximo organismo internacional de Justicia".

Pero Busti también "expresó que hubo coincidencias de dejar abierta la posibilidad de diálogo" con Uruguay "(nunca cerrado por la Argentina), siempre partiendo de la base de la realización de un estudio de impacto ambiental independiente, dato que no existe hasta el momento a pesar de los reiterados pedidos por parte de la provincia y de la Nación", lo que fue reconocido por el informe del Uruguay en la Comisión Binacional".

"Nos han inflingido un daño real a cuenta de uno hipotético, de un virtual daño que quizás pueda aparecer dentro de algunos años" se había quejado en cambio Vázquez por la mañana. "El gobierno uruguayo se compromete a controlar estrictamente, los efluentes químicos y gaseosos que salgan de estas plantas cuando estén funcionando, para que los mismos estén comprendidos dentro de los permitidos por la normativa regional, nacional, e internacional, que es muy estricta al respecto".

En la reunión de ministros realizada cerca de la frontera con Brasil, Vazquez ratificó su voluntad de realizar una gira regional por la región. "Queremos hacer conocer a los países integrantes del Mercosur, a los asociados, con la seriedad y la responsabilidad con la que hemos actuado en este y otros temas. En esta oportunidad no visitaré Argentina dentro de la gira", indicó. Y agregó que planeaba difundir "toda la información pertinente a la etapa en que nos encontramos en el levantamiento de estas industrias, en el control que estamos dispuestos a llevar adelante para preservar el medio ambiente. Uruguay es un país altamente catalogado a nivel internacional como que respeta el medio ambiente. No hay otro país en América del Sur que sea considerado como Uruguay".

El Presidente uruguayo habló ante el consejo de ministros en pleno, medio centenar de periodistas, camarógrafos, y curiosos, y unas 150 personas que llegaron en ómnibus hasta el lugar. Allí dio incluso precisiones que Argentina había reservado sin comentar. "El lunes (30 de enero) hablé con el presidente Kirchner para encontrar un camino que nos permita confirmar cómo vamos a continuar, porque la construcción de estas plantas no se detiene, el gobierno no va a dar ninguna orden para detener la construcción de estas plantas, hay que seguir con la construcción de las mismas. de cualquier manera, vamos a tratar de encontrar ese camino. Yo estoy seguro que lo vamos a lograr"

Los periodistas le pidieron a Vázquez precisiones sobre su conversación con Kirchner, pero éste respondió que no quería decir más que lo que dijo, que lo había meditado muy bien, para "evitar que la situación retroceda más aún".

En tanto, el ministro del Interior, Aníbal Fernández había sostenido temprano con cautela: "no hay una definición del impacto ambiental formal. Si no nos podemos poner de acuerdo, busquemos a la figura apta que haga de mediador y nos diga como se resuelven las cosas. En este caso, recurrir a La Haya para que sea analizado el tema. Mirémoslo con ese cuidado".

El hermetismo de la Casa Rosada coincidió con el de la Cancillería acerca de los tiempos para presentar la demanda en La Haya. "El tiempo será el más breve posible para el interés nacional. Nunca meses. Se está trabajando mucho y rápidamente" indicó ayer una alta fuente diplomática consultada por Clarín.

Por la noche, la Asamblea de Gualeguaychú prorrogó el corte de ruta.

INFORME: Zelmar Lissardy

 

 

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s