Es ley la reforma de la Magistratura

La Nación
 
Polémica reforma: abrumador triunfo del Gobierno en la Cámara de Diputados

 

Se aprobó con 19 votos más que los necesarios, gracias al apoyo de ex duhaldistas, algunos radicales y peronistas puntanos

 
 
 

De nada valieron los abrazos que organismos no gubernamentales tendieron en torno del Palacio de Justicia y del Congreso. De nada valieron las advertencias de la oposición, jueces y abogados sobre el posible avasallamiento del oficialismo sobre la Justicia ni que la Constitución nacional resultaría gravemente vulnerada.

En la medianoche de ayer, tras una lagra sesión, el oficialismo de la Cámara de Diputados logró una abrumadora mayoría para convertir en ley el proyecto mimado de la senadora y primera dama Cristina de Kirchner: la reforma del Consejo de la Magistratura, organismo creado en 1994 para la selección y remoción de jueces.

Su aprobación en general, finalmente, se consiguió con 148 votos a favor, 89 en contra y dos abstenciones, es decir, 19 más de los 129 que necesitaba como mínimo el oficialismo. Y en poco más de cinco minutos, sin debate alguno, se aprobó en particular.

Con este triunfo, el oficialismo parlamentario no sólo le ofrendó a la Casa Rosada la ley como trofeo: también demostró que la Cámara baja puede resultarle dócil cuando por medio de presiones, promesas de recursos o bien por disciplina partidaria -"el que gana gobierna, el que pierde acompaña", famoso refrán peronista- puede cooptar voluntades extrapartidarias, como la de un puñado de radicales, una quincena de ex duhaldistas, del bloque del puntano Adolfo Rodríguez Saá y de la conversa Paola Spátola (ex Pro).

El debate, tan prolongado como intenso -amenazaba con extenderse más allá de la medianoche-, transcurrió tranquilo, con algunos golpes bajos y abundante argumentación jurídica en favor y en contra del proyecto.

La oposición -la UCR, ARI, Pro, socialismo y un sector del peronismo- comulgó en un mismo argumento, que sonó a advertencia: se vulnerará la independencia judicial con el avance del oficialismo en la composición del Consejo, alterando su equilibrio actual.

La diputada Elisa Carrió (ARI-Capital) graficó el rechazo general con una mordaz ironía. "Ayer se inauguró en San Juan el barrio Presidente Kirchner; hoy se inauguró la justicia Presidente Kirchner y señora", asestó, antes del debate.

Su par cordobés Mario Negri (UCR) no le fue en zaga cuando cuestionó a los ex duhaldistas y a algunos de su partido -los que responden a gobernadores radicales- que acompañan al oficialismo.

"Durante enero el poder se convirtió en el fuero de atracción, y aquellos que fueron partisanos en diciembre hoy son tributarios del poder -exclamó-. Algunas provincias incluso cambiaron plata por calidad institucional."

El ex duhaldista José Díaz Bancalari (Buenos Aires) recogió el guante: negó presiones y cooptaciones y aseguró que su bloque mantiene su identidad como peronista. Y rechazó el argumento sobre un supuesto hegemonismo: "La oposición cae en un tremendismo, nada que ver con la realidad".

Advertencias

En líneas generales, la oposición advirtió en sus sucesivos discursos que el proyecto vulnera el equilibrio entre sectores de la Justicia y de la política que manda el artículo 114 de la Constitución para la composición del Consejo. Este es el punto medular del proyecto, el más criticado en el recinto: la reducción de sus miembros de 20 a 13, siendo la representación de la Justicia la más afectada.

El oficialismo mantiene sus cinco lugares, con lo que, para la oposición, podrán bloquear la designación y la remoción de jueces. "Nos preocupa que los jueces sepan que si tienen el beneplácito del oficialismo no los van a echar. Es el fin de la división de poderes", dijo Federico Pinedo (Pro-Capital).

El oficialismo refutó los argumentos. "Acá se ha dicho una gran falacia, que el oficialismo tendrá hegemonía sobre el Consejo -respondió Rosario Romero (FV-Entre Ríos)-. Tendrá cinco miembros, y el resto de los estamentos tendrá ocho, por lo que todas las decisiones deberán tomarse por consenso."

Y añadió: "Nosotros reivindicamos la política del pueblo, para que tengamos jueces probos y honestos".

Fue un tiro por elevación a las entidades judiciales, que cuestionan su escasa representación en el futuro Consejo. El diputado Juan Urtubey (FV-Salta) los criticó con dureza: "No vamos a permitir que aquellos que dicen defender las instituciones republicanas privaticen uno de los servicios esenciales, que es la Justicia", asestó, tras lo cual Luis Cigogna (FV-Buenos Aires) recordó que algunas de las organizaciones judiciales tuvieron participación en la dictadura. "¡Hay que tener vergüenza!", remató.

Con mayor calma, el titular del bloque oficialista, Agustín Rossi (Santa Fe), elogió distintos aspectos de la reforma, como que dotará al Consejo de mayor agilidad y transparencia.

Esa no fue la opinión de Fernando Chironi, titular del bloque radical: "Al peronismo nunca le interesó el Consejo. Lo aceptaron a regañadientes para conseguir la reelección de Menem. Ahora se lo quieren sacar de encima para consagrar impunidad".

También fueron críticos Norma Morandini y Daniel Giacomino, del Frente Nuevo, aliado al Gobierno. "Acompañamos el proyecto del Presidente y lo bancamos porque se sustenta en la defensa de las instituciones. Pero nunca nos dijeron que había una cláusula de incondicionalidad", dijo Giacomino.

Por Laura Serra
De la Redacción de LA NACION

 

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s