ESMA: piden más detenciones y nuevas medidas en la causa

La Nación
 
El juez federal Torres decidió ayer darle un fuerte impulso a la investigación
 
 
 La causa que investiga los crímenes cometidos durante el último gobierno militar en la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA), el mayor centro clandestino de detención que funcionó durante la dictadura, recibió ayer un fuerte impulso.

Dos pedidos de captura internacional, dos órdenes de detención, trece llamados a indagatoria, una solicitud de extradición y una elevación a juicio forman parte de la batería de medidas que dispuso ayer el juez federal Sergio Torres para promover este expediente.

Una de las más trascendentes es la elevación a juicio de la investigación contra el ex prefecto Héctor Febres, que se transformará en el primer efectivo que se hubiera desempeñado en la ESMA y enfrente un juicio oral por crímenes cometidos en ese centro clandestino.

Febres trabajó al servicio de la Armada y está acusado de haber participado de uno de los "grupos de tareas". Hoy cumple prisión preventiva en la base naval de Campana, provincia de Buenos Aires.

Además, el juez resolvió que -entre hoy y mañana- les tomará declaración a otros ocho acusados que están señalados como autores de graves delitos.

Siete de ellos, incluso, ya están detenidos por crímenes de lesa humanidad. Ellos son Raúl Scheller, Juan Carlos Rolón, Jorge Radice, Julio César Coronel, Ernesto Weber, Jorge Perrén y Alberto González.

El octavo de los citados es Néstor Sabio, que estaba en libertad, pero ayer el juez ordenó su detención.

Además, también con el fin de tomarles declaración, el magistrado dispuso librar una orden de captura nacional e internacional contra Juan Carlos Linares y Roberto González, ambos rebeldes de la Justicia.

Finalmente, dentro de la misma serie de medidas, Torres ordenó ayer la extradición del ex integrante de la Policía Federal Juan Carlos Fotea, que está preso en España, acusado del secuestro y el asesinato del periodista Rodolfo Walsh. Desde hace casi veinte años Fotea vivía en España. En noviembre de 2005, fue detenido por la policía española en las afueras de Madrid.

En el juzgado de Torres, esta semana será movida. A la apretada agenda de indagatorias prevista para hoy y mañana se agregará otra jornada dedicada a la causa ESMA: pasado mañana, a primera hora, serán trasladados al tribunal Alfredo Astiz y Antonio Pernías para declarar ante el juez, también como imputados.

El sumario que investiga los delitos cometidos en la ESMA es una de las denominadas "megacausas" que la Cámara Federal porteña reabrió luego de que el Congreso nacional declaró la nulidad de las leyes de obediencia debida y de punto final. La otra es la que investiga los crímenes cometidos en la jurisdicción de I Cuerpo de Ejército. Ambas causas se reactivaron con el fallo de la Corte Suprema, del 14 de junio de 2005, que declaró la inconstitucionalidad de las leyes de perdón.

Medidas de prueba

En la causa ESMA, el fiscal federal Eduardo Taiano pidió, en octubre de 2001, gran cantidad de medidas de prueba para avanzar en la investigación, además de las declaraciones indagatorias de 295 militares.

Ayer, Taiano elogió las medidas recientemente dispuestas por el juez Torres. "Son un importante avance para la marcha de la causa", sostuvo el fiscal.

Según informaron a LA NACION fuentes del juzgado, ahora la investigación se abocará a analizar lo pedido por Taiano. Por eso, se espera que las próximas semanas se ordenen nuevas indagatorias y, por ende, nuevos arrestos de miembros de las fuerzas de seguridad. Es que, como todos los acusados están imputados por delitos de lesa humanidad, se prevé que serán detenidos.

Otra de las órdenes emanadas ayer del juzgado de Torres fue la detención de Juan Lorenzo Barrionuevo, el enfermero que actuaba en la ESMA con el alias de "Jeringa".

El juez ordenó su prisión al ampliarle el auto de procesamiento por hechos que damnificaron a Carlos Gregorio Lordkipanidse.

Barrionuevo -que en 2004 fue electo legislador en Tierra del Fuego- ya había estado detenido y la Cámara Federal porteña había ordenado su liberación. Pero ayer el juez amplió el procesamiento y volvió a pedir su detención.

Otro militar que desde ayer ve más comprometida su suerte es el marino retirado Raúl Scheller.

Su situación procesal empeoró considerablemente: el juez amplió su procesamiento por presuntas torturas que tuvieron como víctimas a Carlos García, Carlos Muñoz y Daniel Oviedo, mientras estos estaban detenidos. Además, Torres aumentó el monto del embargo contra Scheller, que será de tres millones de pesos.

Por Paz Rodríguez Niell
De la Redacción de LA NACION

 
 
 
 
 
 
 
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s