Washington predijo “un buen baño de sangre”

La Nación
 

Kissinger apoyó igual la dictadura

WASHINGTON.- Henry Kissinger se mostraba impaciente. Eran las 8.12 del viernes 26 de marzo de 1976 y el secretario de Estado más poderoso de las últimas décadas tenía demasiados asuntos y algunas crisis que atender: soviéticos, el apartheid de Sudáfrica, petróleo y la Argentina.

Promediaba la reunión con sus colaboradores cuando el subsecretario para América Latina, William Rogers, planteó que aunque la Junta Militar había tenido "algunos éxitos" en sus primeras horas en el poder, la embajada en Buenos Aires y su equipo aún estaban "estimando qué está pasando allá abajo".

Kissinger fue directo en su apoyo a los militares: "Quiero alentarlos. No quiero darles la sensación de que están siendo acosados por Estados Unidos", ordenó, según consta en las transcripciones de aquella reunión en el Departamento de Estado.

Rogers dudaba de ofrecerle un respaldo rápido al general Videla. "Esperamos una cantidad considerable de represión, probablemente un buen baño de sangre en la Argentina antes de no mucho tiempo", anticipó. Pero Kissinger -que rechazó dos pedidos de entrevista solicitados por LA NACION por "razones de exclusividad" con otros medios- ordenó que se reconociera a la dictadura.

"Está claro por la reacción de Kissinger que la Argentina tenía que pagar con sangre para garantizar la seguridad en la región", planteó ayer el director del Archivo de Seguridad para el Cono Sur, Carlos Osorio.

Otra vez, Rogers advirtió ese 26 de marzo que los militares "irían muy duro no sólo contra los terroristas, sino también contra los disidentes de sindicatos y los partidos": recomendó no apurarse en "abrazar" al régimen. Kissinger siguió firme: "Necesitan un poco de aliento de nuestra parte".

 
 
 
 
30 años después
 

Kirchner reclamó una revisión histórica

 Dijo que el recuerdo del pasado se debe hacer "sin odios ni venganzas"; hoy se hará la ceremonia central en el Colegio Militar
 

  • Abogó por un día de recogimiento con "memoria, verdad y justicia"
  • En un acto, el Presidente habló sobre la necesidad de reinsertar a los militares en la sociedad

Persistente en su reclamo de justicia y memoria, aunque más reflexivo que en sus últimas referencias públicas al tema, el presidente Néstor Kirchner llamó ayer a hacer una profunda revisión histórica, "sin odios ni venganzas", de las ideas y acciones que llevaron a la Argentina a vivir su época de mayor violencia política y social durante la última dictadura militar.

"Espero que el de mañana sea un día de recogimiento, de mucho pensamiento de por qué nos pasó esto a los argentinos, por qué sufrimos lo que tuvimos que sufrir, y que podamos hacer un análisis histórico que nos permita construir el país que nos merecemos, con memoria, con justicia, con verdad, pero sin odios ni venganzas", dijo Kirchner durante un acto que encabezó en una escuela de Martínez.

"Cuando hay memoria, justicia y verdad, el odio y la venganza desaparecen, y así una sociedad puede construir rápidamente el destino por el cual muchos en esa horrible dictadura dejaron de estar con nosotros, muchos que querían y siguen queriendo, donde estén, desde el cielo, un país para todos los argentinos", agregó el jefe del Estado.

Fue un anticipo de los actos que encabezará hoy en el Colegio Militar para conmemorar los 30 años del golpe de Estado de 1976, donde prevé pronunciar un discurso y descubrir una placa recordatoria. Esa será la actividad central del Gobierno en la fecha. Según dijo a LA NACION un encumbrado miembro del gabinete, el espíritu de la alocución presidencial de hoy tenderá a la revisión histórica de los hechos que derivaron en la dictadura, con un profundo énfasis en las consecuencias directas que el Proceso tuvo tanto en la cultura como en la economía y en la institucionalidad del país.

Desde Martínez, el Presidente destacó: "Más allá de cualquier idea y de cualquier ideología, la etapa que vive la Argentina es la de la recuperación del derecho a ser ciudadano, la etapa de la ciudadanía".

Y agregó: "No importa cómo pensemos; volver a ser ciudadanos, y ser ciudadano de un país es tener acceso a los derechos mínimos e inalienables que todos los argentinos debemos tener y que entre todos tenemos que construir".

Pedido de autocrítica

Por la tarde, Kirchner encabezó otro acto relacionado con la memoria del golpe: restituyó al coronel Juan Jaime Cesio su grado militar, del que fue despojado por la dictadura por su colaboración con los organismos de derechos humanos. Además, promovió su ascenso, e hizo lo mismo con Martín Rico, un oficial del Ejército asesinado por la Triple A en los años 70.

En el discurso que preparó para esa ocasión pidió que los medios de comunicación hagan una autocrítica sobre cómo cubrieron el Proceso.

Pese a algunos indicios que deslizaron hombres de su entorno, nadie, sin embargo, conoce la letra chica del texto que el Presidente reflejará en el acto de hoy. Es que el jefe del Estado en persona le dio forma al mensaje de puño y letra, con la colaboración de su esposa, la senadora Cristina Fernández y el secretario legal y técnico, Carlos Zannini.

Kirchner asistirá a las 12 al Colegio Militar, en El Palomar. Allí, el Presidente estará acompañado por gran parte de su gabinete.

En un principio, el acto estaba previsto para realizarse en el Edificio Libertador, sede del Ministerio de Defensa y del Ejército. Sin embargo, la Casa Rosada decidió cambiar de sitio a último momento, ante la eventualidad de que pudieran registrarse incidentes (sobre lo que se informa por separado).

Originalmente, el Gobierno había pensado, para conmemorar la fecha, en un acto masivo en la Plaza de Mayo en el cual coincidieran todos los organismos de derechos humanos, pero eso no se logró como consecuencia de las divisiones internas entre las diferentes entidades.

La Casa Rosada había comenzado gestiones para reunir, sobre un escenario que se iba a montar sobre el tradicional solar, a la titular de Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, y a la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo Línea Fundadora, Estela de Carlotto.

Reunión frustrada

El jefe de Gabinete, Alberto Fernández, y el ministro del Interior, Aníbal Fernández, hicieron gestiones personales para lograr ese encuentro, que sería presentado como una reconciliación histórica, aunque esos intentos seguían siendo vanos hasta anoche.

Los organismos de derechos humanos harán actos por separado, y en los planes oficiales no está previsto reunir a las dirigentes que mantienen profundas diferencias desde hace muchos años.

Por otra parte, hoy se espera la realización de actos en todo el país para conmemorar los 30 años del golpe militar. Algunos de estos actos comenzaron en los primeros días de esta semana.

Por Lucas Colonna
De la Redacción de LA NACION

Solidaridad española

  • La colectividad española en la Argentina expresó ayer su solidaridad con los homenajes y actos que se realizarán hoy en conmemoración del 30° aniversario del último golpe militar. En un comunicado difundido por la embajada de España en Buenos Aires, esa comunidad recordó "a los que murieron víctimas de la represión y de la desaparición forzosa, al dolor de sus familiares, al recuerdo de los que tuvieron que abandonar el país, y al sentimiento de todos los ciudadanos argentinos". Además, recordó que "tantos exiliados argentinos buscaron y encontraron en España la libertad que en aquellos años les negara su país".

 

 

Indultos: nueva negativa del oficialismo en Diputados

 
Como hace una semana, la recordación del trigésimo aniversario del último golpe militar volvió a dividir opiniones en la Cámara baja.

Después de tres horas de debate, y en una tensa sesión, se logró en la madrugada de ayer la aprobación de un proyecto que declara a 2006 "año de repudio al golpe militar", propuesto por la kirchnerista Diana Conti (FV-Buenos Aires), pero debió soportar críticas opositoras tras negarse por segunda vez a tratar sobre tablas el proyecto de ARI para derogar los indultos a militares otorgados por Carlos Menem.

Cerca de las 21, se comenzó a tratar en sesión especial el proyecto de Conti. En un recinto casi vacío, la arista Elsa Quiroz (Buenos Aires) detonó el conflicto al solicitar "no pasar otro aniversario con normas que protegen a los genocidas" y reclamó tratar la derogación de los indultos. El pedido, apoyado por socialistas y radicales, fue rechazado por la vicepresidenta Patricia Vaca Narvaja (FV-Córdoba), que adujo falta de quórum. Poco antes, unos cuantos kirchneristas habían dejado sus bancas vacías.

El titular del bloque K, Agustín Rossi (FV-Santa Fe), pidió tratar el tema en comisión. Por la mañana, la Comisión de Asuntos Constitucionales, que encabeza Juan Manuel Urtubey (FV-Salta), había incluido en su temario un dictamen que establecía facultar a la Justicia a revisar indultos. "Es entendible que tengan otra posición, en vez de gritar votemos", retrucó el jefe del bloque arista, Eduardo Macaluse, ante el abucheo del oficialismo.

El titular de la Cámara, Alberto Balestrini (FV-Buenos Aires), insistió en debatir primero el proyecto de Conti y un pedido del duhaldista Eduardo Camaño (PJ-Buenos Aires), que solicitó acortar la lista de oradores. Después de resistirse durante una hora, Balestrini aceptó votar la moción de ARI. El oficialismo obtuvo 100 votos contra 50, y ocho abstenciones.

 
 

 

Vigilia por los 30 años del golpe militar

 La asociación Madres de Plaza de Mayo organizó un acto esta noche en Plaza de Mayo; Kirchner homenajeó a dos militares, previo al acto oficial, que será mañana
 
 
Comenzaron los actos para recordar el 30 aniversario del golpe militar. Esta noche, la asociación Madres de Plaza de Mayo inició una vigilia en la histórica plaza, que se desarrollará hasta las 3.

El acto es parte de toda una serie de homenajes que harán distintas organizaciones y partidos políticos en todo el país, por los muertos durante la última dictadura militar.

El presidente Néstor Kirchner aseguró esta noche que su gobierno intenta "poner las cosas en su justo lugar" al anunciar el envío al Senado de los pliegos de ascenso al grado superior de militares comprometidos por la democracia.

"No descansamos en la tarea de reconciliar a la política y a las instituciones con la sociedad, sabemos que las cosas no cambian de un día para otro sino que es una sumatoria de desafíos que se testimonia con resultados y tiene que haber ciudadanos dispuestos a participar en estos cambios", señaló Kirchner en un acto.

De la ceremonia participaron los familiares del coronel Martín Rico muerto por la Triple A y del coronel Juan Cesio. En el Salón de la Casa de Gobierno, Kirchner enfatizó: "Estamos produciendo un acto que la democracia y el pueblo debíamos tener, porque es hora de dar a las palabras su verdadero valor: estamos reparando, estamos poniendo las cosas en el estricto lugar".

Contra la prensa. En otro tramo de su discurso, el primer mandatario sostuvo que le gustaría "que los medios de prensa argentinos también hagan la autocrítica" sobre su actuación durante la última dictadura militar.

"En esta época en la que muchos sectores hacen autocrítica voy a decir algo por lo que me van a dedicar centímetros, y centímetros. Me gustaría que en algún próximo 24 de marzo o antes, los medios de prensa argentinos hagan la autocrítica", sostuvo el jefe de Estado.

Actos. Kirchner encabezará mañana el acto oficial en conmemoración del 30 aniversario del golpe militar en el Colegio Militar de la Nación, en la localidad bonaerense de El Palomar, donde inaugurará una placa en memoria de los detenidos desaparecidos durante la última dictadura.

En tanto, durante toda la jornada se sucederán actos y marchas en la Capital Federal y distintas ciudades del interior convocadas por partidos políticos y organizaciones sociales y defensoras de los derechos humanos, que culminarán a las 17 con una gran marcha desde el Congreso nacional hacia la Plaza de Mayo.

En principio, estaba previsto que el acto del Presidente sea en el edificio Libertador, sede del Estado Mayor Conjunto y del Ministerio de Defensa, pero el Gobierno descartó esa posibilidad para evitar incidentes.

Una mujer que se identificó como la hija de un militar muerto en los años de la dictadura, amenazó -en declaraciones radiales esta mañana- con "encadenarse" en la Plaza de Armas si concurría el Presidente, tras lo cual, fue recibida por autoridades del Ministerio de Defensa que decidieron cambiar el lugar del acto, para no generar polémicas.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s