Bielorrusia: crece la violencia por las protestas contra el fraude electoral

Clarín
 
AUMENTA LA TENSION POR EL PEDIDO OPOSITOR DE UN NUEVO LLAMADO A ELECCIONES

 
Miles de personas desafiaron al presidente Lukashenko y salieron a reclamar por el supuesto fraude electoral. Respondieron con piedras y botellas a la represión policial. Hubo cientos de opositores detenidos.
 

MINSK. AP, DPA Y EFE
Unos 7.000 manifestantes volvieron ayer a desafiar al gobierno de Bielorrusia, acusado de fraude electoral, y sufrieron una fuerte represión además de la detención de cientos de dirigentes. Los gobiernos de Austria, que preside en este turno la Unión Europea, y de EE.UU. repudiaron los hechos y volvieron a exigir garantías al presidente Aleksander Lukashenko, quien fue reelecto para un tercer período hace una semana, en un proceso no reconocido por la oposición local ni por observadores internacionales.

"No hay prisión para todos", "Abajo el fascismo", gritaban ayer los manifestantes que esta vez no pudieron concentrarse en la céntrica plaza Octubre y debieron conformarse con reunirse en un parque vecino y en los alrededores de la Opera de Minsk. Ya en los días previos habían sido reprimidos por la policía de la capital. A la cabeza de los rebeldes estaba Aleksander Milinkevich, el líder opositor que fue derrotado, según el conteo oficial, por Lukashenko quien oficialmente ganó con 84% de los votos.

Con fuerzas antimotines, la policía cargó contra ellos, que respondieron lanzando piedras y botellas. Se escucharon varias explosiones. En la estampida quedaron varios cuerpos tirados, aunque no se supo de víctimas fatales, sí que quedaron 8 policías heridos. Entre los detenidos figura otro líder de la movilización, Aleksander Kozulin.

En medio de la tensión que ya lleva varios días, Milinkevich y Kozulin polemizaron ayer porque el primero dijo que Kozulin "provocó" a la policía y quiso forzar una toma de comisaría para liberar a detenidos de protestas de los días previos. El intento de toma existió y fue repelido, informaron varios corresponsales extranjeros. "La presidencia de la UE está escandalizada por la violencia ejercida contra los manifestantes por parte de las autoridades bielorrusas", afirmó un comunicado emitido en Viena. La UE ya anunció sanciones contra Bielorrusia, igual que EE.UU..

En Washington, el presidente George W. Bush expresó su condena a la disolución del campamento de opositores ordenada por Lukashenko, quien está en el poder desde 1994 y hoy se ve aislado internacionalmente ya que cuenta sólo con el apoyo del gobierno ruso. "Estimo a quienes trabajan en las sombras por el regreso de la democracia en Bielorrusia", dijo Bush.

También se pronunció, entre otros, el ministro de Relaciones Exteriores de Alemania, Frank Walter Steinmeier, quien reclamó que "el derecho básico a la libre expresión y a la libre reunión debe incluir a Bielorrusia".

El gobierno de Bielorrusia había prohibido nuevas manifestaciones, pero la oposición la convocó para exigir elecciones "limpias" y conmemorar el 88ø aniversario de la proclamación de la República Popular bielorrusa, primer Estado que quiso independizarse de la antigua URSS en un movimiento que fue aplastado por el Ejército Rojo.

Ayer Milinkevich dijo: "Nuestros lemas son Libertad, Verdad y Justicia" y exhortó a "no esperar 5 años más (de mandato) para construir una Bielorrusia libre". También pidió a la policía que renuncie a la violencia. "Espero que el poder muestre buen juicio y que no se vuelvan a producir detenciones masivas", reclamó.

Pero la marcha terminó en caos y con decenas de detenidos (unos 200, dijo la agencia de noticias EFE) y varios heridos, tanto opositores como periodistas extranjeros. Igual ocurrió el viernes cuando la policía antimotines desalojó con violencia un campamento en la Plaza de Octubre, en el centro de la ciudad, donde se congregaban los opositores.

 
 
 
 
Otras revueltas populares en la ex URSS

  • Georgia (2003). La "revolución de las rosas" logró sacar del poder al presidente Eduard Schevarnadze luego de tres semanas de intensas protestas callejeras y denuncias de fraude electoral. Schevarnadze renunció para evitar un "derramamiento de sangre". En enero de 2004, fue elegido presidente Mijail Saakasvili, opositor y líder del levantamiento.
  • Ucrania (2004). También el fraude fue lo que fogoneó a la llamada "revolución naranja", que tomó las calles de Kiev donde permanecieron por varios días, a pesar de las bajas temperaturas. El clamor tuvo efecto y el presidente pro ruso Leonid Kutchma llamó a nuevas elecciones que ganó el opositor Viktor Yuschenko.
  • Kirguisztán (2005). El régimen del presidente Askar Akayev se derrumbó en pocas horas por la presión de miles de manifestantes que asaltaron la sede de la presidencia y el gobierno. El Parlamento designó presidente a Kurmanbek Ba kiev. Akayev huyó a Rusia.
  • Azerbaiján (2005). En noviembre pasado, la oposición tomó las calles por 20 días pidiendo la anulación de las legislativas. No consiguieron derrocar al presidente Ilham Aliev.
  • Responder

    Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

    Logo de WordPress.com

    Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

    Google photo

    Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

    Imagen de Twitter

    Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

    Foto de Facebook

    Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

    Conectando a %s