Abbas Kiarostami, el sabor del cine iraní

La Nación
Sus fotos, poemas y películas, en el Malba
 
A quienes su nombre estimula la fascinación por el cine y a quienes su particular búsqueda de sentido a través del cine les produce tedio, hay una noticia por tener en cuenta ante la catarata de películas que se vienen con el Bafici: el realizador iraní Abbas Kiarostami estará nuevamente entre nosotros. No se trata de su visita a la Argentina, sino de la presencia de una retrospectiva integral que comenzará a exhibirse a partir de mañana, en el Malba, y hasta el 30 de este mes.

Se trata de 28 películas, desde sus cortometrajes de los años setenta en donde los protagonistas son los niños y los punitivos ámbitos de enseñanza, pasando por largometrajes que en los noventa hicieron que Kiarostami llevara su prohibitiva Irán a la escena festivalera mundial con las películas "Primer plano", "Y la vida continúa", "A través de los olivos", hasta la ganadora de la Palma de Oro en Cannes que despertó en 1997 la fiebre por el cine iraní, "El sabor de la cereza". También se verán sus últimas realizaciones: "El viento nos llevará", "ABC Africa", "Five", "Ten" y su clase de cine a bordo de su auto en "Ten on Ten".

La poesía y el documental para traducir la realidad, el cine dentro del cine, el auto como locación, su relación con actores no profesionales, el dejar que el fuera de campo complete lo esencial de una escena, el crear por omisión y no por adición hasta su progresiva llegada a un cine cada vez más despojado, podrían enumerarse como los principales rasgos de carácter de Kiarostami como realizador.

Valores que justamente han dividido a los públicos por considerárselo muchas veces críptico (el sorpresivo final de "El sabor de la cereza") o inasible argumentalmente y a su vez autocrítico ("Y el viento nos llevará"), como un ovillo por desenrollar (la trilogía "¿Dónde está la casa del amigo?", "Y la vida continúa" y "A través de los olivos"), o como un director que se impone límites ("Ten") o juega con los objetos y la luz ("Five").

El utilizó una frase persa. Fue la única herramienta que les dio a sus espectadores de un cine cada vez menos interesado en contar historias y más en generar preguntas. "Ver con ojos prestados". "Ya lo dije repetidas veces: hago una película como realizador, pero la audiencia hace cien películas en sus mentes. Yo quiero que mis películas funcionen como base para que ellos hagan sus propias películas." Aun así, Kiarostami vive en busca de un cine poético como una forma expresión que ayude a transformar el pensamiento. "Y el cine no ha tenido estadíos de evolución como la pintura o la música -comentó-. La única evolución por ahora la está dando el cine digital, que a mí me ha ayudado mucho. Pero he perdido un poco el entusiasmo en los últimos años. Tal vez porque los estudiantes de cine que usan el video en estos días no han producido nada más allá de lo superficial. Me parece que aquellos que lo usan tienen que entender primero sobre sensibilidades para el mejor uso de ese medio."

Hace seis años, Jean Luc Godard dijo que "el cine comenzaba con D.W. Griffith y terminaba con Abbas Kiarostami". El iraní no se apega al elogio. Es más: dice haber leído que Godard se arrepintió de haberlo dicho. Más allá de las flores o los dardos, Kiarostami sigue siendo de esos pocos cineastas contemporáneos que sigue cuestionándose sobre el cine y su intervención en él.

Lorena García

Fotos y poemas

  • Del 14 del actual al 12 de junio también se exhibirá en el Malba una muestra de fotografías de Kiarostami de su serie "Los caminos", de árboles solos en medio del desierto iraní. "Saqué muchas fotos en mi vida. Pero nunca las hice pensando en exhibirlas sino como una excusa para pasar tiempo en la naturaleza", dijo el iraní.

También en la sala 3 del museo Malba se podrá visitar la videoinstalación "Ten Minutes Older", y se pondrá a la venta un libro de poemas de su autoría.

 
 
VIII Festival Internacional de Cine Independiente

 

Los días de la independencia

 El martes comenzará la muestra porteña que presentará 450 films de todo el mundo en 18 salas
 
 
En su última edición, el Festival de Cine de Mar del Plata dio muestras de hacer equilibrio entre la producción latinoamericana y la independiente del resto del mundo, un perfil que le dio mayores satisfacciones en los diez primeros años de su vuelta. La VIII edición del Buenos Aires Festival Internacional de Cine Independiente -Bafici-, que comenzará el martes próximo, se propone iniciar un camino incluso más independiente del hasta ahora recorrido.

En vez de bajar la cantidad de propuestas a la mitad de las 414 (292 largos y 122 cortos) que se vieron en 2005, tal como había anticipado Fernando Martín Peña al asumir la dirección artística en coincidencia con esa edición, la que mañana se anunciará en conferencia de prensa, presentará 450 títulos. A la muestra oficial internacional, compuesta por 18 largometrajes, se suma la oficial argentina (ex Lo nuevo de lo nuevo) con 11, en ambos casos, en competencia.

Tras el pase de "Sofacama", la nueva película de Ulises Rosell elegida para la inauguración, se verán muchas producciones locales que difícilmente accedan a circuitos comerciales, como viene ocurriendo hace ya varias ediciones con algunas de las participantes, incluso con premiadas. Esta edición de la muestra, que en 2005 sumó 185 mil entradas, tendrá nuevamente como sede el Hoyts-Abasto, además de la sala Leopoldo Lugones, el Centro Rojas, la Alianza Francesa y el Malba, a las que se suman los Atlas Santa Fe y el de Recoleta.

En la oficial internacional -y en la nacional también- abundan los directores debutantes. En la primera se agrupan nombres como los del chileno Sebastián Campos, autor de "La sagrada familia", el ruso Alexei Fedorchenko (responsable del relato de ciencia ficción "Primero en la Luna"), el irlandés Perry Ogden ("Pavee Lackeen: Una mujer viajera"), el francés Thierry Jousse ("Los invisibles") y el taiwanés Yao Hung-i ("Reflejos"), el cingalés Vimukthi Jayasuadara ("La tierra perdida"), el húngaro Roland Vranik ("Cepillo negro") y la argentina Lorena Muñoz ("Los próximos pasados", ganador del Fondo de Cultura B.A.); autores de cuño independiente, como el catalán Isaki Lacuesta ("La leyenda del tiempo", un documental acerca del cantante flamenco Camarón de la Isla), la alemana Valeska Grisebach ("Deseo", programada como "Longing"), el mexicano Juan Carlos Rulfo ("En el hoyo", que ganó el Gran Premio del Jurado en Sundance) o la argentina Verónica Chen ("Agua"). Fuera de competencia irá la uruguaya "Alma mater", de Alvaro Buela, ganadora del premio Casa de América en San Sebastián de 2004, donde un año después fue programada en la paralela Zabaltegui.

Nombres importantes

En el bloque exclusivamente argentino se verán la última obra de Raúl Perrone ("Tarde de verano"), un cineasta del que además se programaron varias obras de su taller de cine; el segundo largometraje del también crítico Juan Villegas ("Los suicidas", con Daniel Hendler, proyectado en San Sebastián), la opera prima del cortometrajista Gustavo Fontán ("El árbol"), la esperada coproducción argentino-británica de Alexis dos Santos ("Glue-Historia adolescente en medio de la nada") y una experimental por cierto audaz de Homero Cirelli ("Porno"), vista en Vitrina Argentina de Mar del Plata, entre otras.

Sin embargo, y más allá de las competitivas, el Bafici ofrece al menos media docena de secciones que abundan en propuestas que pueden ser el plato fuerte de los cinéfilos más exigentes.

Así, en "Trayectorias", compuesta por 28 largometrajes, irán "Los héroes y el tiempo", en la que el mexicano Arturo Ripstein incursiona en el género documental, con eje en cuatro antiguos prisioneros políticos que pertenecían a diferentes grupos de la guerrilla de la década del 70; "Una carta de Greenpoint", de Jonas Mekas; la proustiana "El dominio perdido", de Raoul Ruiz, con François Cluzet; la interesante propuesta de "Quédate conmigo", del singapurés Eric Khoo, ya vista en la competencia de Mar del Plata como también lo fue la fantástica "La salvaje y azul lejanía", de Werner Herzog; "Sombra", de la japonesa Naomi Kawase; "Manderlay", del danés Lars von Trier, con Isaach de Bankolé, Danny Glover, Willem Dafoe y Lauren Bacall, y "El niño", drama de marginados con la firma de los hermanos Jean-Pierre y Luc Dardenne (ya visto en Pantalla Pinamar). También de este importante bloque son "Mon Jules Verne", el más reciente trabajo del chileno Patricio Guzmán; "Circo extraño", del japonés Shion Sono, la historia de una joven violada en forma salvaje por su padre que más tarde se dedica a escribir historias que mezclan realismo y fantasía, y como cierre "Tres tiempos", con dos actores protagonizando tres historias ambientadas en 1911, 1966 y 2005, de la mano del chino Hou Hsiao-hsien, obra con la que concursó en el último Festival de Cannes.

En "Cine del futuro" irá una treintena de obras, a las que se sumarán las de "Paraísos perdidos", "Revoluciones", "Ecos globales", "Métodos" (que incluye el documental "William Eggleston in the Real World", de Michael Almereyda con foco en el fotógrafo epónimo), "Música", con el pase de "Ultimos días", de Gus van Sant, que (sin acreditarlo) repasa la historia de Kurt Cobain, encarnado por Michael Pitt, y el documental "Argentina Beat", de Hernán Gaffet. Otra de las secciones con abonados permanentes es "Nocturna", que este año incluirá obras de los orientales Kiyoshi Kurosawa, Johnnie To, Takeshi Kitano y hasta del norteamericano Tod Browning, el célebre autor de "Fenómenos" y "Drácula" (con Bela Lugosi), de quien se verá "Al este de Zanzíbar", rodada en 1927.

Pasado y presente

Para los amantes del viejo (y no tan viejo) cine, en "Rescates", el Bafici propone una docena de propuestas para tener en cuenta. Incluirá "Chang: A Drama of the Wilderness" (1927), de Merian C. Cooper y Ernest B. Schoedsack (los autores del auténtico "King Kong" de 1933), una historia de siameses y elefantes ("chang" en lengua siamesa significa "elefante") rodada en Tailandia, y "I´m King Kong: The Exploits of Merian C. Cooper", de Kevin Bronlow y Christopher Bird, documental para TV acerca del cineasta aventurero, con relatos de Alec Baldwin. El programa, que también incluye obras tan disímiles como "El conde Drácula", de Jess Franco, con Christopher Lee y Klaus Kinski; la argentina "La herencia", de Ricardo Alventosa, con Juan Verdaguer, y el documental cubano "Abril de Vietnam en el año del gato", del recordado Santiago Alvarez, propone dos proyecciones muy especiales -el jueves 13 y el viernes 14, a las 20.30 y en el Teatro Colón- de "El acorazado Potemkim" (1925), clásico mudo de Sergei Eisenstein, con música de Edmund Meisel, en copia restaurada por el Fondo Federal de Cultura de Berlín con el apoyo de Budersarchiv-Filmarchiv y el British Film Institute, del Filmmuseum de Munich y el Gosfilmfond de Moscú. También con el auspicio del Goethe Institut se verá en copia restaurada "Historias siniestras" (1919), que adapta cuentos de Edgar Allan Poe dirigidos por el austríaco Richard Oswald.

En materia de retrospectivas, el bloque "En foco" propone 18 nombres, algunos muy prolíficos. La lista abarca un grupo, por suerte, heterogéneo. Serán de la partida el argentino Ricardo Becher (de quien se verá su clásico "Tiro de gracia" y finalmente su muchas veces anunciada "El gauchito Gil"), el lituano Sharunas Bartas, el iraní Abbas Kiarostami (ver aparte), el holandés Paul Driessen, el italiano Roberto Rossellini (de quien el Centro Rojas presentará una retrospectiva con entrada libre, de una veintena de trabajos cortos, entre ellos "La forza e la ragione", una entrevista a Salvador Allende), el checo Jan Svankmajer y el animador inglés Barry Purves.

En funciones especiales irán el documental "Bialet Massé", de Sergio Iglesias, acerca del médico, abogado y agrónomo español que a finales del siglo XIX impulsó la construcción del dique San Roque, en Córdoba, y "El destino", con la que Miguel Pereira (actual presidente del festival marplatense) vuelve al cine, con una adaptación de un relato de Héctor Tizón, que tiene como figura central al francés Tristán Ulloa.

El programa y la grilla del Bafici estarán disponibles desde mañana, en la página web www.bafici.gov.ar , al tiempo que comenzará la venta de entradas anticipadas.

Por Claudio D. Minghetti
De la Redacción de LA NACION

Un comentario en “Abbas Kiarostami, el sabor del cine iraní

  1. Pingback: #AntonioGil / #GauchitoGil / #GauchoGil / #GraciasGauchito | CELN - ¿Cuál es la noticia...?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s