Corrientes decidió reformar su Constitución

La Nación
 
Habrá reelección

 
CORRIENTES.- La Cámara de Diputados de Corrientes aprobó ayer, tras tortuosas negociaciones y varios intentos fallidos, la declaración de necesidad de la reforma constitucional que habilitará la inclusión de distintos institutos y la reelección del gobernador.

La ley fue sancionada por unanimidad y mereció el calificativo de "histórica" tras la sesión que se extendió hasta pasado el mediodía como consecuencia de la amplísima lista de oradores que se confeccionó al momento de la votación nominal.

Entre quienes apoyaron la reforma figuran los diputados opositores que hasta el año pasado se negaron sistemáticamente a acompañar la iniciativa, pero que esta vez accedieron a votar favorablemente.

Las 26 voluntades que apoyaron la reforma en un cuerpo heterogéneo como la Cámara baja, donde el choque de intereses divide aguas incluso en las bancadas oficialistas, fueron el corolario de una negociación piloteada en persona por el gobernador Arturo Colombi.

El actual mandatario provincial logró en cuatro meses de gestión lo que su primo y antecesor, Ricardo Colombi, no pudo en cuatro años.

La iniciativa fue sancionada tal como vino del Senado, donde recibió la sanción en 2005, en el marco de una estrategia que evitó las modificaciones propuestas por algunos legisladores de la bancada kirchnerista, interpretadas como un intento dilatorio tendiente a entorpecer los planes de la actual administración de abrir el debate para una nueva Constitución en el cortísimo plazo.

Con su apertura dialoguista, el gobernador radical se hizo fuerte para resistir los embates de sus adversarios internos apoyado en aliados extrapartidarios que, unidos en el interbloque conducido por la presidenta de Diputados, Josefina Meabe (Partido Liberal), salió a respaldar a la actual gestión.

"Vamos a garantizar la gobernabilidad y no permitiremos que los intereses sectoriales se interpongan a los generales", había advertido la titular de la Cámara baja.

Un triunfo de Colombi

Si bien pertenece a la misma alianza Frente de Todos que gobernó hasta 2005, la administración de Arturo Colombi mantiene tensas relaciones con los sectores que, sin éxito, bregaron por la reelección del anterior mandatario.

En esos bolsones de nostalgiosos se mezclan radicales y peronistas que hasta último momento fogonearon la idea de frenar la avanzada reformista con la esperanza de que al actual mandatario le sucediera lo mismo que a su primo.

La oposición aspiraba a que el tiempo transcurriera sin definiciones hasta que el entusiasmo que demostraron los legisladores frente a la actitud perceptiva del nuevo gobierno se diluyera en medio de la rutina parlamentaria.

Sin embargo, la fuerte presencia del interbloque conformado por viejos adversarios agrupados en derredor de la presidenta de Diputados, así como la necesidad radical de mostrar a sus diputados disciplinados frente a un proyecto que fue el leit-motiv de la alianza gobernante, hizo que las maniobras para abortar el proyecto reformista naufragaran definitivamente la semana pasada, cuando todos los diputados convinieron lo que se votó ayer.

Ahora, el gobernador deberá promulgar la norma y comenzará otra discusión aún más complicada que la desarrollada en el nivel legislativo, en torno de la elección de convencionales y del texto constitucional propiamente dicho, en el que la cláusula reeleccionista dará más de un dolor de cabeza al oficialismo.

Por José Luis Zampa
Para LA NACION

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s