ETA pone condiciones al cese del fuego

La Nación
 
El proceso de paz en España: se debilitan las expectativas sobre el desarme

 
En su primera aparición desde que el grupo anunció el fin de sus actividades, sus líderes dijeron que la tregua no es irreversible
 
 
MADRID.- Casi dos meses después de anunciar un "alto el fuego permanente", dos presuntos líderes de la banda terrorista ETA desecharon la expectativa de un pronto desarme, porque "lo nuestro ya lo hicimos y ahora es el turno" de los gobiernos, dijeron.

Reclamaron, además, la independencia del País Vasco, con inclusión expresa de la provincia de Navarra, y la amnistía de los etarras presos, como condición de la negociación por la tregua.

En una entrevista con el diario vasco Gara -convertido en su medio habitual de comunicación- dos encapuchados, de los que se ignora nombre y género, reconocieron sin ambages la persistencia del chantaje económico de la banda. Con la llamativa peculiaridad de definirlo como "una oferta" de los ciudadanos vascos" para financiar "las necesidades de la lucha".

De paso negaron toda responsabilidad en los ataques registrados días atrás en Getxo y Barañain -escenarios habituales de la ira de jóvenes cachorros de la banda- y los explicaron como "una manifestación de enfado y de respuesta popular" sobre los que ETA "no tiene paternidad alguna".

La primera comparecencia de miembros de la banda, desde que el 22 de marzo último anunció el cese del fuego, incluyó reclamos y reproches a los gobiernos de España y de Francia. Y restó perspectiva a eventuales nuevos pasos al afirmar que la banda "ya hizo el principal aporte".

Formularon, también, una críptica advertencia en el sentido de que el alto el fuego será o no permanente "en función del desarrollo del proceso", la certeza de que no piensan en la paz "de modo irreversible" y que tal pretensión es "irresponsable". Y de paso, extendieron el argumento a que su decisión de tregua "no parte de una situación de debilidad" sino -por el contrario- de "recoger los frutos de la lucha".

Pese a esa dura prédica, los casi dos meses de declaración formal de cese del fuego parecen haber tenido ya algún efecto en tierra vasca (ver aparte).

Para endurecer posiciones

El otro dato fue que el discurso terrorista se produjo apenas 48 horas después de que el gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero evaluara de forma positiva "el cumplimiento efectivo" del cese del fuego. Así, hubo quien explicó la inesperada presentación como un intento por endurecer posiciones puertas hacia adentro.

Más allá de conjeturas, la entrevista -que, pese a las preguntas, en el caso de los terroristas pareció ceñirse a un guión estudiado- dejó claro que la banda no abandona su plan de independencia para el País Vasco, que quiere que eso incluya a Navarra y que, por el momento, no piensa disolverse ni reciclarse. Y que en su discurso no figura la idea reclamada de dejar las armas.

De los tres grandes diarios, El País, El Mundo y ABC, sólo este último incluyó el pronunciamiento de ETA en su página editorial. Y lo hizo en tono muy crítico, al advertir que "la sospecha de que el proceso, de que ese «inicio del principio del fin» [como lo definió Zapatero] de ETA sea un fracaso, se perfila cada día como una hipótesis, por desgracia, cada vez más verosímil".

Fue un pronunciamiento llamativo en un diario que, en todas estas semanas, mantuvo un tono de prudente esperanza y acompañamiento en el llamado proceso de paz.

Uno de los habituales socios del gobierno, la minoritaria Izquierda Unida (IU), tampoco pudo ocultar indignación. "Es todo cinismo que ETA justifique la violencia callejera como hartazgo popular", dijo Gaspar Llamazares, que se mostró preocupado por el hecho de que "no se le haya dicho a ETA cuáles son sus límites". El dirigente se abstuvo de precisar a quién cabía esa tarea o involucrarse en ella.

Los dos partidos mayoritarios, el Socialista Obrero Español (PSOE) en el gobierno y el derechista Popular (PP), en la oposición, reaccionaron con su prédica habitual. El primero restó importancia al discurso etarra al afirmar que "es más de lo mismo", con el añadido habitual de que "el único pronunciamiento que se espera de ETA es el que anuncie el abandono de las armas", según dijo su secretario, José Blanco.

El PP, en tanto, replicó cargando contra el gobierno, al que reclamó que responda "desarticulando la banda", ya que esta "no tiene intención de disolverse", sino que busca "imponerse a la sociedad democrática", según dijo su vocero en el País Vasco, Leopoldo Barreda.

De paso, la acusó de "dar cobertura al terrorismo callejero" y de mantener inalterables "sus extorsiones y su apetencia sobre Navarra".

El texto publicado por Gara incluye reclamos de la banda para que los gobiernos español y francés "respeten sus compromisos" y le exigió al de Rodríguez Zapatero que "cese la persecución judicial" -en alusión a la detención de allegados a la banda encontrados culpables de delito- porque, de lo contrario "será muy difícil seguir adelante".

Por Silvia Pisani
Corresponsal en España

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s