Fuerte apoyo de radicales a Kirchner

La Nación
 
La mira en 2007: respuesta a la convocatoria del Gobierno

 
Los principales gobernadores e intendentes de la UCR aceptaron el llamado a la concertación, pero pidieron garantías
 

 
Por primera vez desde que el presidente Néstor Kirchner convocó formalmente a una "concertación plural", los gobernadores e intendentes con mayor peso del radicalismo se reunieron ayer para aceptar el convite oficial.

Formalmente, en la reunión se redactó un documento que invitó a "acuerdos programáticos amplios y plurales que representen cabalmente las nuevas demandas de una ciudadanía emergente y esperanzada de haber dejado atrás los ciclos de estancamiento y decadencia".

Detrás de escena, la sola presencia de los gobernadores e intendentes más importantes del radicalismo mostró una movilización interna que podría trasladar la mayor parte de los votos de la UCR al kirchnerismo. También marcó el camino hacia una previsible fractura partidaria, ya que ni el alfonsinismo ni la conducción del comité nacional, actualmente en manos del diputado mendocino Roberto Iglesias, comparten la idea de aliarse con el oficialismo.

De todos modos, en la reunión de ayer pesó la opinión de los radicales más moderados, que le pusieron algunas condiciones al eventual acuerdo con Kirchner. Entre otras cosas, quieren que el Gobierno les haga un espacio para hablar de coincidencias en políticas públicas y se niegan a formalizar una definición antes de fines de año, a pesar de que la decisión de la mayoría ya está tomada.

En la reunión, que duró más de cuatro horas y que se realizó en el Hotel Savoy, estuvieron cuatro de los seis gobernadores radicales: Julio Cobos (Mendoza), Arturo Colombi (Corrientes), Miguel Saiz (Río Negro) y Gerardo Zamora (Santiago del Estero). Y el catamarqueño Eduardo Brizuela del Moral (ausente con aviso por un viaje a Chile) mandó en su lugar al diputado Genaro Collantes, presidente de la UCR provincial.

En cambio, Roy Nikisch (Chaco) no envío representantes, por el tono oficialista que se preveía para el encuentro, según dijeron a LA NACION fuentes del partido.

Además de mostrar que cinco de las seis provincias gobernadas por la UCR apoyarían un acuerdo con Kirchner, la reunión de ayer congregó a más de una veintena de intendentes radicales. El número pasa inadvertido si se considera que el partido gobierna más de 400 municipios de todo el país. Sin embargo, por los salones del Hotel Savoy pasaron cinco intendentes bonaerenses de peso, como el marplatense Daniel Katz (líder de la ciudad más grande que gobierna la UCR), además del neuquino Horacio Quiroga (la capital patagónica más grande en manos de un radical) y varios jefes comunales llegados desde Mendoza, Córdoba y Salta. "El Presidente convoca y estamos dispuestos a dialogar", dijo a LA NACION Saiz, vocero de la reunión junto con Cobos.

Por su parte, la Juventud Radical se acercó al lugar de las deliberaciones, pero con otras intenciones: con un marcado perfil opositor, pidieron que el partido rechace la invitación oficialista.

La pregunta

"¿Por qué Kirchner no y Lavagna y Duhalde sí?", les contestó Saiz. Así, ensayó la respuesta que habrá en adelante ante eventuales cuestionamientos de las autoridades partidarias.

No obstante, Saiz, como varios de los presentes, puso la pelota en la cancha del Presidente. "El [por Kirchner] mandó un mensaje el 25 de mayo. Hay que ver si lo cumple", expresó. Es que el rionegrino responde al grupo de los que creen que el sí definitivo debe esperar hasta fines de año, para estar seguros de que Kirchner aceptará discutir políticas de Estado como la nueva ley de coparticipación, políticas educativas y futuras reformas provisionales y tributarias.

Los representantes de las cinco provincias radicales discutieron cómo instalar en el partido la discusión de la convocatoria del Presidente, según confiaron a LA NACION varios participantes del encuentro. La intención de máxima de los radicales kirchneristas es que la convención nacional de la UCR (y no sólo el comité nacional) se exprese sobre el tema.

Pasadas las 15, los intendentes que alteraban la tranquilidad de la confitería del hotel, fueron invitados a sumarse a la reunión. "El radicalismo se juntó por primera vez para pedir una discusión descarnada en el partido", precisó Katz a LA NACION. El intendente de Mar del Plata había pedido que el Gobierno diera garantías de pluralidad y participación antes de acordar. "Si hay concepción republicana un radical puede acompañar; si no, no", sostuvo. Sin embargo, Katz también consideró que "al final del camino va a haber ruptura" en el partido.

"Ya se está hablando de la Concertación, muy despacio, pero se avanza", explicó el intendente de San Isidro, Gustavo Posse, uno de los que esperan que se aceleren los tiempos de la concertación, junto a Enrique García de Vicente López.

Por Laura Capriata
De la Redacción de LA NACION

 

 

 

 

 

Polino medita el ofrecimiento

 Divergencias en el socialismo sobre la respuesta al Gobierno
 
 
Aseguran que ni por asomo habrá un cisma como el de mediados de los años cincuenta y que tampoco habrá contrapuntos públicos entre nacionalistas e internacionalistas, como los protagonizados por Juan B. Justo y Alfredo Palacios en la segunda década del siglo.

Pero lo cierto es que en el socialismo hay hoy opiniones divergentes sobre un tema menos filosófico y más concreto: el ofrecimiento que sectores del Gobierno hicieron días atrás al ex diputado Héctor Polino para que pasara a presidir la Secretaría de Medio Ambiente.

En la dirección del partido están conformes con la actitud tomada por el veterano ex diputado, que avisó a sus camaradas no bien recibió el ofrecimiento y puso su aceptación "a consideración" del órgano partidario.

Desde la sede central del partido afirmaron que, si bien la mayoría de los integrantes del Comité Ejecutivo es proclive a rechazar el ofrecimiento, nadie sancionará a Polino si éste decide aceptar el convite. "Queremos una democracia de partidos, ellos quieren la democracia del manoteo", afirmó un ex legislador contrario a cualquier acuerdo con el Gobierno.

Es éste, y no otro, el tema principal en debate. Si bien la máxima figura partidaria, Hermes Binner, no tomó postura pública con respecto al tema, su apoyo a distintos proyectos impulsados por el Ejecutivo en la Cámara baja despertó el enojo de una parte de la dirigencia, que desea un socialismo más enrolado en la oposición.

Para el secretario general partidario, Oscar González, "el Gobierno no hizo ningún ofrecimiento al PS, por lo tanto no nos sentimos obligados a dar una respuesta", afirmó a LA NACION. De todos modos, es muy probable que el viernes, en la reunión del nuevo Comité Ejecutivo, se debata este tema.

Diputado por la Capital durante tres períodos y funcionario de Raúl Alfonsín durante la década del ochenta, Polino medita por estas horas su respuesta al Gobierno.

A pesar de algún desplante sufrido -el también socialista Norberto La Porta lo derrotó en la interna para volver a ser candidato en octubre último y él lo denunció por fraude-, el veterano dirigente cooperativo puso su decisión a consideración de sus compañeros, que pronto se expedirán orgánicamente sobre el asunto.

Un comentario en “Fuerte apoyo de radicales a Kirchner

  1. Pingback: #Kircherismo / #FrenteParaLaVictoria / #FPV | CELN - ¿Cuál es la noticia...?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s