Israel aisló el Líbano y atacó Beirut

La Nación
 
Alarma mundial por la violencia en Medio Oriente: temen que estalle una nueva guerra regional

 
Intensificó ayer su ofensiva militar en todo el país en respuesta a un ataque de Hezbollah; ya hay por lo menos 57 muertos
 
 
 

BEIRUT.- La escalada bélica en Medio Oriente alcanzó un nuevo pico ayer, después de que Israel lanzara su mayor ofensiva aérea de los últimos 24 años, que incluyó el bombardeo de un sector de Beirut y del sur del Líbano, e impusiera un bloqueo total del país en respuesta al secuestro de dos soldados por parte del grupo integrista H-ezbollah.

Poco antes de los ataques, en los que murieron unos 57 civiles, misiles lanzados desde el sur del Líbano habían caído sobre varias ciudades israelíes cerca de la frontera, entre ellas Haifa, la tercera ciudad del país, y Nahariya, donde murió una argentina.

La comunidad internacional reaccionó dividida y alarmada ante esta nueva escalada en Medio Oriente: mientras Estados Unidos, incondicional aliado de Israel, vetó una resolución de la ONU que condenaba las incursiones israelíes, la Unión Europea (UE) expresó "gran preocupación por el uso desproporcionado de la fuerza por parte de Israel" .

En el peor bombardeo en una década contra Israel, militantes de Hezbollah lanzaron por lo menos 70 cohetes Katyusha que impactaron en el norte del país, en Haifa, Nahariya y Safad, y mataron a dos personas.

Las autoridades israelíes, que ordenaron a los habitantes de la zona acudir a los refugios de guerra, consideraron el bombardeo de Haifa, situada unos 50 kilómetros al sur de la frontera con el Líbano, un verdadero giro en el conflicto. Se trata del ataque más profundo perpetrado por la guerrilla libanesa, cuyos misiles normalmente no penetran más de 20 kilómetros en territorio israelí.

Aunque Hezbollah desmintió haber sido el responsable, el ministro de Defensa israelí, Amir Peretz, fue enfático al definir la represalia: "Sabíamos que Hezbollah rompería las reglas del juego. Tenemos la intención de destrozar esta organización", declaró.

Poco después, aviones y helicópteros israelíes atacaron el aeropuerto internacional de Beirut por segunda vez -ya lo habían hecho en la madrugada- y los suburbios del sur de la capital, controlados por Hezbollah. Otros ataques aéreos fueron dirigidos contra objetivos en el sur del Líbano, donde Hezbollah almacena "grandes cantidades de armas y municiones", según Israel.

La aviación israelí también bombardeó dos bases del ejército libanés, lo que podría provocar la intervención de las tropas libanesas en el enfrentamiento entre Israel y Hezbollah. Por el momento, el gobierno libanés, al que Israel acusa de amparar al grupo terrorista, se ha limitado a pedir la intervención de la ONU.

Ayer, barcos de la marina israelí penetraron en las aguas territoriales libanesas e impidieron el acceso a los puertos, utilizados, según alega, para "la entrada de armas y terroristas".

Fuentes de seguridad libanesas indicaron que 57 personas murieron en los bombardeos israelíes, que destruyeron además unos 20 puentes en diversos puntos del país. Entre las víctimas hay cuatro brasileños que vivían en una aldea del sur del país.

Actualmente, el Líbano está dividido en dos y bloqueado por tierra, aire y mar. En el país se viven horas de gran inquietud, lo que quedó reflejado en la fuga apresurada de turistas extranjeros hacia Siria, hasta que la aviación israelí bombardeó la ruta que une Beirut con Damasco.

El otro frente en Gaza

Al cierre de esta edición, Israel lanzó un nuevo ataque contra el Líbano, el tercero desde que anteayer Hezbollah capturó a los soldados israelíes Ehud Golwaser y Eldad Reguev, y mató a otros ocho. La violencia en el Líbano ocurre en momentos en que Israel está envuelto en otra ofensiva en Gaza, desencadenada también por el secuestro, hace casi tres semanas, de un soldado por parte de terroristas palestinos.

El presidente palestino, Mahmoud Abbas, advirtió que la ofensiva israelí "está incrementando los temores a una nueva guerra regional" e instó a las potencias mundiales a intervenir.

Por su parte, el presidente iraní, Mahmoud Ahmadinejad, enemigo público de Israel, dijo que un bombardeo israelí contra Siria -que tiene fuertes vínculos con Hezbollah y con el grupo palestino Hamas- sería considerado un ataque contra todo el mundo islámico, que ocasionaría una "respuesta feroz".

La caótica situación en la región provocó gran alarma en la comunidad internacional, y el Consejo de Seguridad de la ONU se reunirá hoy para analizar la situación.

Agencias AP, AFP, EFE y Reuters

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s