Atacaron la embajada de EE.UU. en Siria

La Nación
Violencia en Medio Oriente: audaz golpe terrorista en la zona diplomática

Damasco acusó a un grupo ligado con Al-Qaeda; tres de los terroristas fueron abatidos por fuerzas de seguridad sirias
 
 Cuatro personas murieron y 14 resultaron heridas ayer en un fallido intento de un grupo terrorista islámico de volar la embajada de Estados Unidos en Siria, cuando aún no habían transcurrido 24 horas de las conmemoraciones en todo el mundo de los atentados del 11 de septiembre de 2001.

El ataque ocurrió, además, en momentos en que Washington y Damasco mantienen muy tensas relaciones por el papel de Siria en la reciente guerra entre Israel y Hezbollah en el Líbano, y su cercanía a Irán.

Ningún grupo se había adjudicado hasta anoche el atentado, que causó sorpresa, ya que no es habitual un ataque terrorista de envergadura en Siria, un Estado policial gobernado con mano de hierro desde hace décadas por la dinastía Al-Assad y considerado una especie de oasis en el violento Medio Oriente. Sin embargo, todos los ojos, en especial los del gobierno sirio, apuntan al Jund al-Sham, una agrupación integrista ligada a Al-Qaeda, que "excomulga" a cualquier rama del islam que no siga su corriente. La organización, acusada de varios ataques en Siria en los últimos años, fue señalada como la principal sospechosa del atentado de ayer por el embajador de Siria en Estados Unidos, Imad Mustafá.

Según los testigos, los atacantes estacionaron dos vehículos cargados con explosivos frente a la embajada norteamericana y lograron detonar uno de ellos. El otro fue desactivado luego por la policía siria. Segundos antes de la explosión, cuatro hombres armados intentaron franquear la guardia al grito de "¡Alá akbar!" (Dios es grande), armados con granadas y armas automáticas, pero fueron repelidos rápidamente por fuerzas antiterroristas sirias.

En el tiroteo, que se produjo en una zona de embajadas y a 150 metros del palacio presidencial, murieron tres de los atacantes y uno de los integrantes de las fuerzas sirias. Algunos disparos alcanzaron a la sede diplomática de la Argentina (ver aparte). En el momento del atentado había unos 40 diplomáticos norteamericanos en la embajada.

En la embajada norteamericana, una guardia local patrulla el exterior del complejo, mientras los marines estadounidenses son los principales responsables de la protección de documentos y de repeler a los atacantes dentro del complejo.

La secretaria de Estado norteamericana, Condoleezza Rice, elogió y agradeció a los agentes de seguridad sirios por repeler el ataque y sostuvo que aún era demasiado temprano para saber qué organización actuó en el sangriento incidente. "Estoy muy contenta de que el ataque no haya tenido éxito", dijo.

El ministro del Interior sirio, Bassam Abdel Majidun, calificó el hecho como una "operación terrorista" e informó que el atacante herido durante el tiroteo había sido detenido y estaba en poder de la policía.

La embajada de Estados Unidos en Siria, en tanto, expresó en un comunicado que todo el personal estaba sano y salvo, aunque un guardia sirio de la embajada había sido herido por armas de fuego y se encontraba internado en un hospital local.

Según algunos analistas, el incidente y, especialmente, la reacción del gobierno sirio, que ordenó repeler el ataque de los integristas islámicos de inmediato, podrían abrir una nueva etapa en las relaciones entre Washington y Damasco.

Sin embargo, esto no parecía demasiado probable ayer, ya que la embajada siria en Washington acusó a Estados Unidos de promover el sentimiento antinorteamericano en Medio Oriente. "Es lamentable que las políticas de Estados Unidos en Medio Oriente hayan promovido el extremismo, el terrorismo y el sentimiento antiestadounidense", dijo la embajada en un comunicado.

En los últimos años, en especial tras la invasión de Irak, Siria fue acusada repetidamente por Estados Unidos de albergar a grupos terroristas y fomentar la violencia. Además, fue incluida por la administración Bush en el llamado "eje del mal", junto con Irán y Corea del Norte, entre otros.

En febrero de 2005, Estados Unidos retiró su embajador de Damasco tras el asesinato del entonces premier libanés -antisirio-, Rafik Hariri, y dejó su representación diplomática en manos de un encargado de negocios.

En los últimos días, Washington acusó reiteradamente a Siria, junto con Irán, de financiar y apoyar a Hezbollah en su guerra contra Israel, lo que elevó aún más la tensión entre los dos gobiernos.

Ayer, sin embargo, el encargado de negocios de la embajada norteamericana en Damasco, Michael Corbin, se reunió con Maguid, el ministro del Interior sirio, y dijo luego que el régimen del presidente sirio, Bashar al-Assad, le había prometido completa cooperación en asuntos de seguridad.

Agencias AP, Reuters, AFP y EFE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s