Hallan restos fósiles infantiles de 3.300.000 años de antigüedad

La Nación
Impactante descubrimiento en Etiopía

Es la primera vez que se encuentra un esqueleto tan completo y tan primitivo
Hace 3.300.000 años, en lo que hoy es Dikika, Etiopía, una pequeña niña moría en un árido valle cercano a la desembocadura del río Awash, en un inmenso lago salobre.

Un equipo internacional liderado por Zeresenay Alemseged, del Instituto Max Planck, de Leipzig, Alemania, anuncia hoy en Nature que encontró sus restos, ocultos en una roca de arenisca de esas tierras yermas. Por la antigüedad, grado de completitud y edad de la niña, el hallazgo no tendría precedente en la historia de la paleoantropología.

"Selam" ("paz" en etíope), como ya se llama oficialmente al fósil, sería miembro de la especie Australopithecus afarensis (homínidos que antecedieron al género Homo), cuyo primer y más famoso exponente fue descubierto en 1974 y bautizado "Lucy". Por eso, aunque Selam sería unos 150.000 años anterior, la revista científica difundió el descubrimiento con el título "Encontraron a la hija de Lucy"…

"Lo que hace único a este hallazgo es que el esqueleto está prácticamente intacto -dijo a LA NACION, desde la Universidad de Florida del Sur, Estados Unidos, la paleogeóloga Diana Roman, integrante del equipo que firma el trabajo-. Lo que sucede usualmente con fósiles de esta antigüedad es que uno encuentra los huesos desparramados por el terreno porque los animales los separan, pero los de esta niña estaban en la posición en que murió. La razón por la que suponemos que ocurrió esto es que debe de haber sido enterrada inmediatamente después de morir, tal vez por una inundación."

"El significado de este descubrimiento es múltiple -afirmó, desde Addis Abeba, Zeresenay-. Nos ayudará a entender la morfología, el plan corporal, el comportamiento, el movimiento y los patrones de desarrollo de nuestros lejanos ancestros. Después de que finalicemos la limpieza y la preparación del fósil, por primera vez podremos reconstruir el cuerpo casi completo de un Australopithecus afarensis de tres años."

"Es una verdadera mina de información", se entusiasma Bernard Wood, antropólogo de la Universidad George Washington que no participó del trabajo, en un comentario que publica la misma revista.

El primer vestigio de la niña se descubrió el 10 de diciembre de 2000. Fueron necesarios cinco años y miles de horas de trabajo para remover cuidadosamente la matriz que rodeaba los huesos. El balance de los restos recuperados arroja un cráneo completo -con una impresión del cerebro-, un torso entero y trozos importantes de los miembros superiores e inferiores. Esto incluye partes del esqueleto hasta ahora desconocidas para ese período, como el hueso hioides, ubicado en la base de la lengua y relacionado con el habla en los seres humanos. En el caso del fósil de Dikika, se parece más al de los simios, lo que sugiere que los A. afarensis no habían desarrollado el lenguaje.

El conjunto muestra una combinación de sutiles similitudes y diferencias con los rasgos anatómicos de monos y humanos, como si se tratara de un organismo a mitad de camino. Por ejemplo, el ritmo de desarrollo dental de A. afarensis era exactamente igual al de los modernos chimpancés, dice Wood; la escápula del hombro, parecida a la de los gorilas modernos; mientras los huesos del dedo curvado y los canales semicirculares del oído interno, a los de los chimpancés.

Según Zeresenay, el patrón anatómico de las manos hace pensar que los australopitecinos todavía las usaban para treparse a los árboles, pero "el fémur, la tibia y el pie de la niña preservan evidencia de que esta antigua especie caminaba erguida eficientemente ya a los tres años".

"Se trata sin duda de un hallazgo importante -dice Mónica Berón, del Museo Etnográfico de la UBA-. Piezas clave como los fragmentos de las extremidades inferiores aportarán mucho a la discusión sobre la locomoción bípeda de los australopitecinos, mientras que la escápula permite aclarar dudas sobre el grado de compromiso de la porción superior del esqueleto en el andar de estos homínidos. Pero sobre todo me parece que la posibilidad de analizar un individuo juvenil, en el que se pueden observar los grados de erupción dentaria y la capacidad craneana en crecimiento, y compararla con otros individuos de la misma especie o de otras permite aclarar muchos datos sobre pautas evolutivas del proceso de hominización."

Por Nora Bär
De la Redacción de LA NACION

Un comentario en “Hallan restos fósiles infantiles de 3.300.000 años de antigüedad

  1. Pingback: Historia de la Cultura y la Civilización | CELN – ¿Cuál es la noticia…?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s