Irak: más de 100 muertos por ataques

La Nación
 
 
Un día después del arribo de las nuevas tropas de EE.UU.

 
En el atentado más mortífero en Bagdad en dos meses, 88 personas perdieron la vida tras la explosión de dos coches bomba
 
 
 

BAGDAD.- Más de 100 personas murieron ayer en distintos ataques contra blancos chiitas en Bagdad y sus alrededores, en un nuevo capítulo de la ola de violencia sectaria que ha convertido a la capital iraquí en un verdadero campo de batalla.

La nueva serie de ataques transformó la jornada de ayer en una de las más sangrientas de los últimos meses y ocurrió un día después de que empezaran a llegar a Bagdad las tropas adicionales con las que Estados Unidos pretende detener la escalada de violencia.

Supone además un duro revés para el presidente George W. Bush, que hoy tiene previsto defender su nueva estrategia para Irak, durante el discurso anual sobre el "Estado de la Unión" (ver aparte).

El premier iraquí, Nouri al-Maliki, culpó por los ataques de ayer a los seguidores del ex dictador Saddam Hussein, cuya ejecución, el mes pasado, enfureció a la comunidad sunnita. Las explosiones parecen ser un nuevo indicador de una renovada campaña de violencia de la insurgencia sunnita.

En el peor atentado del día, una doble explosión en un mercado usado principalmente por chiitas dejó por lo menos 88 muertos y más de 160 heridos, lo que lo convirtió en el ataque más mortífero en Bagdad en dos meses.

Un auto estacionado entre los puestos del mercado Bab al-Sharqi, en el que se venden desde DVD hasta ropa usada, estalló, después del mediodía, y destruyó todo a su alrededor. Segundos después, un atacante suicida estrelló otro auto contra la multitud.

Cada uno de los vehículos estaba cargado con unos 100 kilogramos de explosivos. Los ataques dejaron charcos de sangre y partes de cuerpos dispersos por los alrededores. El mes pasado, un suicida provocó la muerte de 63 personas en el mismo lugar.

El de ayer fue el peor atentado en Bagdad desde el 23 de noviembre pasado, cuando militantes sunnitas realizaron una serie de ataques en Sadr City, un barrio chiita de la capital, donde mataron a 215 personas.

Algunas horas después del doble atentado de ayer, el estallido de una bomba seguido por el impacto de un proyectil de mortero dejó 12 muertos en la ciudad chiita de Khalis, a unos 80 kilómetros al norte de la capital.

Por lo menos otras siete personas fallecieron ayer en distintos incidentes en la capital, donde también fueron hallados los cuerpos de otras 27 víctimas de la violencia sectaria.

Por otro lado, el ejército estadounidense informó que 93 insurgentes vinculados con Al-Qaeda murieron durante una operación de 10 días en el norte de Bagdad.

Los devastadores atentados de ayer parecen ser un anticipo de los desafíos que enfrentarán las tropas norteamericanas al tratar de detener la violencia sectaria en Irak, que sólo en 2006 dejó 34.000 civiles muertos, según las Naciones Unidas.

 

Dudas en la capital

Ahora fuerzas iraquíes y norteamericanas se preparan para una nueva ofensiva a gran escala contra los militantes sunnitas y chiitas de Bagdad y sus alrededores.

De hecho, esta escalada de violencia coincidió con la llegada a Irak, anteayer, de unos 3200 soldados norteamericanos, en el marco de la nueva y polémica estrategia de Bush.

La mayor parte de los refuerzos (unos 17.500) serán desplegados en la capital. La misión de las nuevas tropas será apoyar a las fuerzas iraquíes a poner en marcha el plan de seguridad para Bagdad anunciado por Al-Maliki a inicios de este mes.

Sin embargo, muchos en la capital se preguntan si las fuerzas iraquíes y las tropas que llegarán de Estados Unidos serán suficientes para estabilizar una ciudad de más de 6 millones de habitantes. Otros dicen que la presencia de más soldados norteamericanos simplemente provocará más violencia en este país, hundido en una encarnizada lucha sectaria.

El nuevo plan de Bush, que prevé el envío de otros 21.500 soldados a Irak -que se sumarán a los 132.000 ya desplegados allí-, ha recibido también críticas de la oposición demócrata y de gran parte de la opinión pública norteamericana, y ayer fue blanco de la burla del segundo de la red terrorista Al-Qaeda, Ayman al-Zawahiri.

En un nuevo video, el líder terrorista afirmó que el plan de Bush estaba destinado a fallar y desafió al mandatario norteamericano a que envíe a "todo el ejército, para que sea aniquilado por los combatientes" en Irak.

El mensaje fue la primera reacción de Al-Qaeda a la estrategia anunciada por Bush el 9 de este mes.

El ejército norteamericano informó también de la muerte de otros dos soldados estadounidenses, anteayer, lo que elevó a 27 el número de militares que perdieron la vida en sólo dos días, en un fin de semana particularmente sangriento para Estados Unidos.

Ayer falleció otro soldado de ese país, lo que eleva a 3055 el número de norteamericanos muertos en Irak desde el inicio de la guerra, en marzo de 2003.

 

Agencias AP, Reuters y AFP

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s