Depresión otoñal, un trastorno que llega con los días más cortos

La Nación
 
 
Es más frecuente en el sur del país
 
Se debe a una mayor producción de melatonina, por el menor tiempo de luz solar
 
Los primeros fríos, los días que se acortan, la vuelta al deber y el fin de las promesas veraniegas desaniman y ponen melancólicos a muchos. A otros, la llegada del otoño los sumerge en una verdadera y absoluta depresión estacional.

"La depresión otoñal no es pasajera, sino que es periódica, y tiene que ver con la disminución de la luz", dice la psicóloga Graciela Moreschi. Y explica que este trastorno, también llamado afectivo-estacional, TAE o SAD (por las siglas en inglés de season affective disorder ), puede variar de leve a depresión mayor e incluso ser expresión de un trastorno bipolar.

El cronobiólogo Diego Golombek precisa que el TAE tiene síntomas muy parecidos a los de la depresión, y que si bien pueden aparecer en otoño, sus manifestaciones son más comunes en invierno -cuando las horas de luz se reducen- y en latitudes más bien extremas. Como en los países nórdicos, donde suele asociarse este trastorno con altas tasas de suicidios."En la Argentina, el TAE es bastante frecuente en el Sur", agrega Golombek.

Para la psicóloga Evangelina Grapsas, de la asociación Psicólogos y Psiquiatras de Buenos Aires, el desánimo que algunos sentimos durante esta estación tiene que ver, además de con cuestiones fisiológicas, con una sensación de pérdida y de culminación de una etapa. "Lo mismo pasa cuando termina el fin de semana. Nos bajoneamos porque algo llega su fin, y tendemos a enfocarnos en lo que perdemos, en lugar de hacerlo en lo que ganaremos", afirma.

"Para muchos, la depresión está siempre al acecho, y bastan pequeños cambios externos o alguna decepción para que todo parezca gris y la vida se convierta en un escenario donde no hay soluciones", dice Hugo Litvinoff, didacta de la Asociación Psicoanalítica Argentina. El especialista señala, no obstante, que el abatimiento estacional no es una patología específica, sino un fenómeno frecuente en personas depresivas.

Moreschi explica que la falta de luz propia del otoño genera un aumento en la producción de la melatonina, hormona segregada por la glándula pineal -que se conoce como hormona del sueño-, relacionada con varios trastornos psiquiátricos, como la depresión no estacional o el trastorno bipolar. "Su influencia se estudia también en las alteraciones del sueño y en el jet lag ", agrega.

El TAE podría ser, en palabras de Golombek, un resabio de hibernación, de un pasado en el que éramos "bichos más estacionales en nuestro comportamiento y en nuestra fisiología". Y explica que, a lo largo del año, los ritmos biológicos cambian, sobre todo el sueño-vigilia, y que en este tipo de depresión, ese cambio es mucho más marcado.

Según los expertos, las variaciones en esta hormona pueden producir sueño -quizá la más común de las manifestaciones-, disminuir el interés por el trabajo u otras actividades, y aumentar el apetito. De hecho, es habitual subir de peso durante los meses de otoño porque, como sostiene Moreschi, "existe un deseo incontrolable de comer carbohidratos, sobre todo dulces".

La doctora Grapsas coincide al declarar que las personas que sufren este tipo de depresión quieren recuperar lo perdido a través de los alimentos.

Los psicólogos indican que las mujeres son las más propensas a padecer este trastorno estacional. La doctora Moreschi precisa que su incidencia es cuatro veces mayor en las personas del sexo femenino, y añade que también es común en personas con piel sensible a la luz.

Cómo combatirla

Más allá de motivos fisiológicos, lo cierto es que, como sostiene Litvinoff, la llegada del otoño supone para muchos el fin de todas las expectativas de cambio depositadas en los alegres y luminosos días de verano. "Se suele trabajar menos; por eso, muchos llenan sus valijas de ilusiones y parten de vacaciones a un lugar sin responsabilidades, sin horarios, y con el único afán de disfrutar", dice el psicoanalista.

"Pero por bueno que resulte el verano -continúa-, es inevitable sentir una sensación de frustración por no haber disfrutado todo lo que hubiéramos querido, y porque una vez comenzado el otoño, nos espera un año difícil sin haber tenido tiempo suficiente para recuperar las energías."

Para el tratamiento de la depresión otoñal, además de los tradicionales tratamientos farmacológicos, existe también lo que se conoce como fototerapia o luminoterapia, que consiste en exponer al paciente a los rayos de luz artificial un par de horas al día, ya que está comprobado que su exposición ayuda a suprimir la secreción de la melatonina.

El cerebro, según dice Moreschi, reconoce la luz a partir de 1800 o 2000 lux (unidad de medida de la intensidad lumínica). Por debajo, aclara la especialista, no se activa la serotonina, otro de los neurotransmisores implicados en la depresión.

"No se sabe muy bien por qué, aunque quizá tenga que ver con la sincronización de los ritmos circadianos, pero los síntomas de este trastorno remiten con la exposición a la luz brillante", concluye Golombek.

Paloma Gil Estrada

 
 
 
 
 
Hallazgo

 

Los aromas activan la memoria

 
NUEVA YORK ( The New York Times ).- Científicos que estudian cómo el sueño afecta la memoria descubrieron que un aroma familiar puede ayudar a un cerebro adormilado a recordar mejor cosas que había aprendido la tarde anterior. El perfume de una rosa -enviado a la nariz de personas mientras estaban estudiando y, luego, mientras dormían- mejoró alrededor de un 15 por ciento su rendimiento en una prueba de memoria.

El estudio, que se publica hoy en Science , es el primer test riguroso del efecto de los olores en la memoria humana durante el sueño. Los resultados echan luz sobre lo que hace el cerebro dormido con los conocimientos recientemente adquiridos y lo que necesita para que este proceso se complete con éxito.

Los investigadores saben desde hace mucho que el sueño es crucial para formar nuevos recuerdos. Estudios de los años ochenta y noventa mostraron que si se expone al cerebro a estímulos asociados con el aprendizaje, ese proceso se puede acentuar. Pero sólo en años recientes los científicos han empezado a comprender cómo es esto posible. Según el doctor Robert Stickgold, psiquiatra de Harvard que no participó en la investigación, el nuevo estudio "muestra no sólo que el sueño es importante para la memoria declarativa, sino que también permite ver cuándo y cómo este proceso puede ocurrir."

2 comentarios en “Depresión otoñal, un trastorno que llega con los días más cortos

  1. Pingback: #Energía | CELN - ¿Cuál es la noticia...?

  2. Pingback: #Aromaterapia #Aroma #Olfato | CELN - ¿Cuál es la noticia...?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s