LO QUE PASA en el Mundo

La Nación
 
La guerra contra el terrorismo: después de una semana de sitio

Paquistán: 59 muertos en la mezquita

Las fuerzas de seguridad continuaban ayer con el asalto al lugar; entre las víctimas mortales está el líder de los rebeldes

ISLAMABAD.- En medio de fuertes medidas de seguridad en todo el país por el temor a violentas represalias de extremistas islámicos, el ejército paquistaní continuó ayer con su feroz asalto contra los militantes atrincherados en la Mezquita Roja de Islamabad. El operativo ya dejó por lo menos 59 muertos, entre ellos el líder de los rebeldes, y continuaba al cierre de esta edición.

El violento asalto, que convirtió el lugar en un verdadero campo de batalla, fue lanzado por el ejército ayer a la madrugada, después de una semana de un sitio que tuvo en vilo al país. En medio de versiones contradictorias sobre la cantidad de víctimas, las autoridades informaron que 51 militantes y ocho soldados habían perdido la vida, aunque datos no confirmados hablaban de más de 150 muertos.

Medios locales, por su parte, informaron que las autoridades habían pedido 800 bolsas para cadáveres. Los soldados rodearon los hospitales adonde fueron llevados los muertos y heridos, lo que despertó sospechas de que se quiere ocultar la cifra de víctimas.

El operativo militar permitió a 87 rehenes -entre mujeres y niños- escapar del lugar, aunque se cree que otros cientos podrían seguir allí.

Después de más de 20 horas de combates, en los que los soldados pelearon habitación por habitación, las tropas habían tomado anoche el control del 90% del complejo, que incluye una mezquita y una madraza (escuela coránica) de mujeres.

Anoche continuaban los enfrentamientos en el lugar, donde militantes armados presentaban una encarnizada resistencia a los soldados.

En medio de los combates, el ejército anunció la muerte del líder de los rebeldes, Abdul Rashid Ghazi, un partidario de los talibanes y declarado admirador de la red terrorista Al-Qaeda. Según las fuerzas de seguridad, su cuerpo fue encontrado en el sótano de la escuela de mujeres, después de duros enfrentamientos en el lugar. Algunas versiones señalaban que los propios militantes lo habían matado, para evitar que se rindiera.

No obstante, en una entrevista, ayer a la mañana, Ghazi había reiterado su decisión de no entregarse. "Lucharé hasta la última gota de mi sangre (…) Nosotros moriremos, pero el pueblo se vengará de los gobernantes", dijo.

El audaz operativo es una fuerte apuesta del presidente Pervez Musharraf, que se arriesga a enfrentar una reacción violenta de parte de los grupos extremistas en su país. Musharraf, que la semana pasada sobrevivió a un atentado en su contra, se ha granjeado el odio de estas organizaciones con su apoyo a Estados Unidos en la guerra contra el terrorismo.

La actual crisis comenzó el martes de la semana pasada, cuando las fuerzas de seguridad rodearon la mezquita, después de que sus estudiantes atacaran un puesto policial. Los extremistas habían lanzado hacía meses una violenta campaña para imponer por la fuerza un régimen islámico al estilo talibán en Paquistán. Los combates durante los siete días que duró el sitio dejaron 86 muertos.

El asalto comenzó pasadas las 4 de ayer (hora local), después de que fracasara un último intento del gobierno de negociar con los militantes una salida pacífica a la crisis. El vocero militar Waheed Arshad dijo que los soldados estaban enfrentando "una encarnizada resistencia" y que se estaban moviendo con cuidado entre las 75 habitaciones del complejo, para evitar herir a las mujeres y los niños.

Violentas protestas

Musharraf defendió ayer su decisión de ordenar el asalto y dijo que el uso de la fuerza había sido inevitable. "Mostramos máxima paciencia y contención. No quedó otra opción", dijo.

El asalto, sin embargo, desató fuertes protestas contra Musharraf, en las que participaron miles de personas en todo el país, en medio de llamados de grupos extremistas a vengar la acción militar. Extremistas detonaron tres bombas en distintos lugares y mataron a un policía. Manifestantes enfurecidos también bloquearon partes de la antigua Ruta de la Seda, que conduce a China, e incendiaron edificios de organizaciones occidentales como Care International y la Cruz Roja.

Esta situación llevó al gobierno a reforzar las medidas de seguridad y declarar la alerta máxima en el país.

En medio de las críticas internas, Estados Unidos respaldó la decisión de Musharraf. "El gobierno de Paquistán actuó de manera responsable", dijo el vocero del Departamento de Estado, Tom Casey.

Agencias AP, DPA, Reuters, AFP y EFE

 
 
Ambicioso plan de Lula contra el delito
El proyecto destinará US$ 500 millones anuales a reducir el crimen en 11 ciudades
 
 
PEKIN.- En una sentencia con la que el gobierno intenta acallar la presión internacional ante la alarma sanitaria creada por los productos fabricados en China, el ex director de la autoridad estatal para el Control de Alimentos y Medicinas Zheng Xiaoyu fue ejecutado ayer, en cumplimiento de una condena por corrupción y negligencia, informó la agencia Xinhua.

Zheng, de 63 años, fue condenado por autorizar nuevos medicamentos que no habían sido probados y que causaron la muerte de por lo menos 10 personas. El tribunal que lo juzgó lo encontró culpable de aceptar sobornos de empresas farmacéuticas por valor de 6,49 millones de yuanes (unos 884.500 dólares).

El funcionario, que se había convertido en un símbolo de los serios problemas en el control de calidad de diversos productos en China, fue ejecutado después de que el Tribunal Supremo de Pekín ratificara la sentencia, dictada en mayo. La medida busca servir como intimidación y mostrar a los consumidores que el Estado actúa de forma implacable para garantizar la seguridad de los alimentos y los remedios, comentaron los medios estatales.

Durante la gestión de Zheng, entre 1998 y 2005, su agencia aprobó el uso de seis remedios que, según se demostró, no servían para nada o causaban daños a la salud.

Su ejecución, que pareció obedecer a motivos políticos, coincidió con la fuerte presión ejercida por la comunidad internacional para que Pekín garantizara la seguridad de sus exportaciones de productos alimentarios y de farmacia.

El caso se enmarca en toda una serie de escándalos sobre sustancias peligrosas en alimentos, remedios, comida para animales, neumáticos y otros productos, que han generado preocupación en todo el mundo. Los funcionarios chinos han sido enfáticos al asegurar que están decididos a controlar y eliminar las irregularidades en alimentos y medicamentos.

El hecho más reciente se dio en España, que debió retirar 100.000 tubos de pasta dental procedentes de China contaminados con dietilenglicol, una sustancia tóxica empleada en la fabricación de anticongelantes y disolventes. El dentífrico, que se vendía a precios más baratos y sin el etiquetado correspondiente, fue entregado incluso en neceseres que regalaban los hospitales a sus pacientes.

La agencia de control de calidad china colocó ayer a 14 empresas en una lista negra y les retiró el permiso de exportación. Se trata de productos como pescado en escabeche y fruta. Los alimentos iban destinados a Japón, Canadá, Estados Unidos y Europa; algunos de ellos contenían cantidades prohibidas de dióxido de azufre o bacterias.

Las autoridades estadounidenses acusan a China de la muerte de perros y gatos en su territorio por comida contaminada con sustancias tóxicas procedentes del gigante asiático.

Estados Unidos limitó también la importación de mariscos, y en Panamá se estableció que remedios que contenían dietilenglicol procedentes de China son responsables de la muerte de casi 100 personas.

En Pekín, la vocera de la Agencia de Control de Alimentos y Medicinas, Yan Jiangying, reconoció: "Como país en desarrollo, China empezó tarde con la supervisión de los alimentos y remedios, de modo de que ésta es aún débil".

En el escándalo hay otros 30 altos funcionarios implicados, incluido uno de los subordinados de Zheng, Cao Wenzhuang, ex responsable de registro de medicamentos, quien fue también condenado a muerte, aunque con posibilidad de conmutación de pena.

Es la primera vez en los últimos tres años que se aplica la pena capital a altos funcionarios.

Agencias DPA, AP y EFE

 

PERU
Alan García recurre a las fuerzas armadas

  • LIMA (ANSA).- En una muestra del creciente clima de agitación que se vive en Perú, una niña de 12 años murió ayer de una pedrada en la ciudad andina de Abancay, durante una protesta de maestros públicos en contra de un proyecto de reforma educativa. La sucesión de huelgas obligó al presidente, Alan García, a dictar ayer un decreto que ordena la intervención de las fuerzas armadas para preservar el orden interno durante 30 días.

CUBA
Raúl Castro convocó a elecciones para octubre

  • LA HABANA (AP).- El Consejo de Estado de Cuba convocó a elecciones el 21 de octubre próximo para renovar los delegados a las asambleas municipales y provinciales, así como los diputados al Parlamento nacional. La convocatoria, firmada por el gobernante interino de la isla, Raúl Castro, inicia un proceso que decidirá en un máximo de cinco meses si Fidel Castro retoma o entrega definitivamente las riendas del país.
 
 
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s