LO QUE PASA en el Mundo

 
 

 

Muerte del francés  Marcel Marceau, el mimo más conocido del mundo, se lo considera como el artista que revivió la pantomima

 

 

Las monjas se suman por primera vez a las protestas en Myanmar

YANGON (Reuters) – Monjas budistas se sumaron el domingo a las protestas contra la junta militar que gobierna Myanmar, un día después de una dramática aparición de la líder opositora e ícono de la democracia Aung San Suu Kyi, quien se unió al rezo de los monjes que lideran las manifestaciones.
Un centenar de religiosas se unieron a más de 2.000 monjes para orar en la pagoda Shwedagon de Yangon, el principal santuario para los budistas de Myanmar, para luego marchar hacia el centro de la capital.
Se trató de una de las cinco protestas que los monjes han realizado en Yangon y en Mandalay, la segunda ciudad más grande de Myanmar, se registraron otras dos manifestaciones.
La marcha del sábado reunió a aproximadamente 5.000 monjes, el número más elevado desde que el 18 de agosto comenzaron las protestas.
Sin embargo, no se produjeron disturbios. Agentes policiales no uniformados se mantuvieron atentos, pero no habían soldados a la vista y los transeúntes en las calles aplaudían a los manifestantes.
El ambiente era alegre y muchos habitantes de Yangon observaron la aparición de Suu Kyi, quien está detenida en su casa junto a un lago, en una muestra de que los militares que llevan 45 años gobernando la antigua Birmania, parecen algo más flexibles.
Esta fue la primera vez que Suu Kyi fue vista en público desde su última detención en mayo del 2003. Para muchos de los presentes, ya sorprendidos de que la policía permitiera la marcha de los monjes, la escena del rezo de la líder política fue sobrecogedora.
"Algunos de nosotros no podíamos controlar las lágrimas," dijo un testigo a Reuters después de que unos 1.000 religiosos celebraran una oración de 15 minutos en la casa de Suu Kyi, quien vive sin teléfono y debe pedir permiso oficial para recibir visitas.
Con una blusa naranja y la falda tradicional enrollada en las piernas, Suu Kyi salió con las palmas unidas por una puerta pequeña de la casa, en un respetuoso gesto de plegaria budista.
Soldados con escudos metálicos permanecieron tras la laureada Premio Nobel de la Paz y los monjes que rezaban.
Sin embargo, la barricada de alambradas a la entrada de su calle estaba reforzada el domingo por cuatro camiones de bomberos, varias camionetas policiales y docenas de policías con escudos antidisturbios, que impidieron entrar a un grupo de 200 monjes.
Las protestas, que comenzaron por el alza de los combustibles, parecen lejos de acabar.
El domingo, un grupo de monjes, uno de ellos con un megáfono, coreó un nuevo eslogan: "Nuestro alzamiento debe alcanzar el éxito."
Un grupo llamado Alianza de Todos los Monjes de Birmamia instó al pueblo por primera vez a "luchar pacíficamente contra la malvada dictadura militar" hasta su caída.

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s