Entre 400 y 500 detenidos en Pakistán

 
 

 

Por Simon Gardner

ISLAMABAD (Reuters) – El primer ministro de Pakistán afirmó el domingo que entre 400 y 500 personas fueron detenidas tras la declaración de un estado de emergencia en el país y dijo que el Gobierno está comprometido con la realización de elecciones, aunque no precisó cuándo se llevarán a cabo.

El anuncio ocurre un día después de que el presidente Pervez Musharraf impuso un estado de emergencia para enfrentar la creciente militancia islámica y un poder judicial hostil.

El primer ministro Aziz señaló que entre 400 y 500 personas se encuentran bajo detención preventiva, después de que el Gobierno llevó a cabo redadas contra opositores políticos y abogados.

El Gobierno también arrestó a un líder del partido del ex primer ministro exiliado Nawaz Sharif y la policía puso bajo detención domiciliaria al político Imran Khan, pero él escapó más tarde.

Pakistán debía realizar elecciones generales en enero, pero la decisión de Musharraf de imponer un estado de emergencia y suspender la constitución dejó al país en el limbo y provocó críticas de la comunidad internacional.

"Estamos comprometidos con la realización de la elecciones y con el florecimiento del proceso democrático en Pakistán," dijo Aziz en una conferencia de prensa.

"Como resultado de lo ocurrido podría haber algunas diferencias de calendario pero ninguna decisión ha sido tomada," agregó.

Aziz indicó que el estado de emergencia, impuesto mientras Musharraf esperaba por una decisión de la Corte Suprema sobre su reelección en octubre pasado, durará lo menos posible y tanto como sea necesario.

(Reporte adicional de Augustine Anthony)

 

Líder islámico de Pakistán insta a protestas contra Musharraf

 

LAHORE, Pakistán (Reuters) – Un líder islámico de la oposición de Pakistán instó el domingo a toda la nación a que se realicen protestas en contra del presidente Pervez Musharraf, y llamó a los pakistaníes a acudir a las calles para sacar del poder al gobernante militar.

Qazi Hussain Ahmed, líder de una alianza de partidos islámicos y crítico acérrimo de Musharraf, hizo el llamado ante un mitin de 20.000 personas cerca de la ciudad de Lahore, al este del país, un día después de que el presidente declaró un estado de emergencia en Pakistán debido al aumento de la violencia.

"Las personas deberían ir a las calles y sacar del poder al dictador militar," sostuvo Ahmed, quien encabeza la alianza Muttahida Majlis-e-Amal (MMA, por su sigla original).

Musharraf proclamó el estado de emergencia tras los actos de violencia provocados por insurgentes islámicos y además adujo a la interferencia de los jueces.

Ahmed, cuyo partido Jamaat-i-Islami tiene estrechas relaciones con la Hermandad Musulmana de Egipto, dijo que la campaña contra el Gobierno sería lanzada con la ayuda de académicos religiosos y abogados.

Abogados pakistaníes también han anunciado una huelga en toda la nación para el lunes, dado que el Gobierno censuró a los canales de televisión privados durante varias horas y los activistas políticos expresaron su irritación por el estado de emergencia y la suspensión de la constitución.

"Condeno la censura de los canales de televisión y el arresto de trabajadores políticos. Condeno el estado de emergencia y la proclamación de un orden constitucional provisorio," afirmó Ahmed.

 

 

Aliados occidentales condenan estado de emergencia en Pakistán

 

Por Matthew Jones

LONDRES (Reuters) – La decisión del presidente de Pakistán, Pervez Musharraf, de imponer un estado de emergencia en su país generó el sábado condena internacional, mientras su principal aliado, Estados Unidos, dijo que estaba "profundamente perturbado" por la medida.

Musharraf desplegó tropas, clausuró estaciones de televisión privadas y destituyó a un alto juez de la Corte Suprema, diciendo que la acción era necesaria para contrarrestar la militancia y un poder judicial hostil.

En un discurso transmitido por televisión, Musharraf, quien llegó al poder en 1999 en un golpe de estado, solicitó la comprensión de la comunidad internacional.

Sin embargo, la secretaria de Estado de Estados Unidos, Condoleezza Rice, calificó las medidas de "muy lamentables" e instó a que se lleven a cabo las elecciones parlamentarias planeadas para enero.

"Estados Unidos dejó bien en claro que no apoya medidas extra constitucionales, ya que desviarían a Pakistán del camino de la democracia y del Gobierno civil," dijo Rice.

Gran Bretaña, la ex potencia colonial que rigió a Pakistán y que posee una extensa comunidad anglo pakistaní, reflejó la postura de Estados Unidos.

"Es vital que el Gobierno actúe de acuerdo a la constitución y cumpla con el compromiso de llevar a cabo elecciones libres y justas de acuerdo a lo fijado," dijo el ministro de Relaciones Exteriores británico, David Miliband.

"Esperamos que las fuertes comunidades de origen pakistaní en Gran Bretaña también usen sus contactos a través de sus familias y negocios para defender la democracia y el imperio de la ley," agregó Miliband.

La violencia en Pakistán, visto como una bastión en la "Guerra Contra el Terrorismo" impulsada por Estados Unidos después de los ataques del 11 de septiembre del 2001, ha aumentado fuertemente en los meses recientes con una oleada de ataques suicidas de militantes inspirados por al Qaeda.

La ex primera ministra pakistaní Benazir Bhutto, cuyo regreso el mes pasado de un autoimpuesto exilio motivó un ataque suicida donde murieron 139 personas, acusó a Musharraf de declarar una "mini ley marcial" y se comprometió a que su partido buscará revocar la medida.

El estado de emergencia fue diseñado para posponer las elecciones parlamentarias por "al menos dos años," indicó Bhutto a la cadena Sky News.

Musharraf fue elegido presidente el mes pasado por el Parlamento pero no había podido aceptar el nombramiento mientras la Corte Suprema decidía si podía ser nombrado legalmente mientras seguía al mando de las Fuerzas Armadas.

(Reporte adicional de Adrian Croft en Londres y Mark Felsenthal en Washington)

 

 

Partido de Bangladesh pide liberación de líder antes de elección

Por Nizam Ahmed
DACCA (Reuters) – El partido del ex primer ministro de Bangladesh, Sheikh Hasina, exigió el domingo el fin de un estado de emergencia y la liberación de su líder para asegurar elecciones nacionales justas, que deberían llevarse a cabo el año próximo.
Hasina es uno entre una veintena de políticos arrestados durante una protesta iniciada por el Gobierno interino, que tiene el apoyo del Ejército, como parte de su campaña en contra de la corrupción.
"No creemos que una elección libre y justa sea posible si nuestro líder, Sheikh Hasina, presidente del principal partido del país, está tras las rejas," dijo el presidente provisional de la facción Liga Awami, Zillur Rahman, tras reunirse con la comisión electoral.
El partido también buscó levantar el estado de emergencia impuesto por el Gobierno interino, después de que llegó al poder en enero y se comprometió a realizar elecciones parlamentarias para finales del próximo año.
La Liga Awami solicitó a la comisión electoral prohibir la participación en la elección de los partidos políticos no seculares y a aquellos que actuaron en contra de la lucha independentista del país en 1971.
Con ello, el principal blanco de la Liga Awami era el partido Jamaat-e-Islami, que se opuso a la independencia de Bangladesh de Pakistán.
La comisión electoral ha sostenido reuniones con varios partidos políticos como parte de las preparaciones para los comicios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s