Los obreros de Terrabusi, acampe del Chaco y lucha agraria

 El camino para enfrentar la crisis.

 

Por Ricardo Fierro.

 

1. Terrabusi, el acampe y la lucha agraria

La lucha heroica de las trabajadoras y los trabajadores de Terrabusi Kraft, el acampe multisectorial del Chaco con gran protagonismo de campesinos pobres, pequeños productores y originarios, y el reinicio de la lucha agraria, muestran el avance de la lucha obrera, campesina y popular para enfrentar la crisis y la política kirchnerista que la descarga sobre el pueblo; y reafirma que las luchas obreras están en el centro de la política nacional.

La patronal imperialista Kraft Food se burla de las leyes y las intimaciones del gobierno argentino. Hizo de Terrabusi un campo de concentración con alambres de púa y patotas. Kraft y los demás monopolios imperialistas buscan descargar la crisis que ellos provocaron, sobre los trabajadores y el pueblo argentino. La crisis se profundiza con la oleada de despidos y cierres decididos en los centros imperialistas, profundizando la crisis con más hambre y desocupación, más superexplotación, represión en las fábricas y entrega del patrimonio nacional.

El resultado de la lucha de Terrabusi, el acampe y la lucha agraria teñirá toda la situación política, y será de fundamental importancia en la lucha para que la crisis la paguen los que se llenaron los bolsillos a costa del pueblo. La confluencia y solidaridad con esos combates es tarea de todo el movimiento obrero y popular, patriótico y democrático.

 

2. El campo: un polvorín

¿Qué hay en el campo? Bronca, muchísima bronca. Mala situación y bronca: un polvorín.

Grandes protagonistas del acampe del Chaco, los campesinos pobres, pequeños productores y originarios, en su larga marcha hacia Resistencia caminaron varios días al costado de las tierras que le robó a los Qom Eurnekian, socio y testaferro de los Kirchner.

Los obreros rurales y los productores de Río Negro llevan adelante sus luchas, golpeados por una política que beneficia a un puñado de pulpos de la fruta.

La situación en la zona agrícola ganadera es peor que cuando la rebelión agraria. La cosecha cayó 34 millones de toneladas en relación a la anterior. Campos sin sembrar, tierras secas, obreros en la calle, fábricas que no trabajan, comercios cerrados. Pueblos y ciudades de provincia castigados. Las provincias mendigan en la Casa Rosada para el pago de los salarios. Al gobierno no le preocupa: los declaró enemigos.

En el rebrote del conflicto agrario hay desconfianza en una dirección que bombeó la lucha apostando a marcarle la cancha al gobierno desde el Congreso. Fracasó. Volvió a la lucha cuando desde abajo comenzaban a desbordarla. El paro agrario fue total. La discusión es cómo seguir. Las asambleas se multiplican. Se debate: un nuevo paro, tractorazos, volver a los cortes que ya empezaron en algunos lugares, un plan de lucha.

 

3. Colombia

La instalación de las bases yanquis en Colombia es un avance de su ofensiva en América Latina. Empantanados en Irak y Afganistán, Bush reinstaló la 4° Flota que amenaza a las naciones del Caribe y el Atlántico Sur. Luego de la decisión soberana de Ecuador de poner fin a la presencia de tropas yanquis en la base de Manta, tropas colombianas, con inteligencia yanqui, atacaron territorio ecuatoriano asesinando a dirigentes de las FARC y a pobladores del país agredido. La disputa interimperialista se agravó con la visita de aviones y una flota rusa a Venezuela (y declaraciones sobre la posible instalación de una base rusa en la región).

Obama fue golpeado por el rápido fracaso y la impopularidad de sus “nuevas políticas” en Irak y Afganistán. El pueblo iraquí demostró que su resistencia sigue siendo imbatible para al agresor imperialista y sus títeres: la retirada de tropas yanquis de ese país sinceró la derrota estratégica que han sufrido. El traslado de esas tropas a Afganistán se revela insuficiente para evitar otra derrota estratégica: los generales yanquis piden 60.000 soldados más, con urgencia.

Empantanados en esas guerras, los yanquis avanzan sobre su “patio trasero” con el golpe en Honduras y las bases en Colombia.

Las posiciones negociadoras de Lula y Cristina Kirchner en la cumbre del Unasur en Bariloche, le permitieron a los yanquis y su títere Uribe avanzar en su dispositivo para el control de la droga en Colombia por la DEA y la CIA (y los cárteles que se subordinan a esas fuerzas). El otro objetivo de los yanquis con esas bases es consolidar su posición en Panamá, amenazar a Venezuela y Ecuador, y poner un límite a las aspiraciones de la burguesía brasileña (y sus alianzas con China, Francia, etc.) de disputar América del Sur. Sobre esto tratará la negociación sobre “observadores” a concretarse en una próxima reunión de ministros de Defensa. Como señaló con razón la ministra argentina, Nilda Garré, el C-17 que llevarán los yanquis a Colombia es un avión de carga militar capaz de realizar un despliegue rápido de tropas estratégicas, que no se justifica para el enfrentamiento al “terrorismo (…) el narcotráfico (…) o los grupos armados al margen de la ley” que Obama dice que sus subordinados van a atacar y la declaración de la Unasur avala.

 

4. NK: vamos por todo

Cuando el gobierno quedó al borde del nocáut por la derrota electoral, la oposición burguesa y reformista le dio tiempo. El kirchnerismo aprovechó la situación, se colocó en el centro del ring y contraatacó.

1) Disparó tres misiles Exocet contra el grupo Clarín: lo sacó del negocio del fútbol, llevó al Congreso su proyecto de ley de medios audiovisuales que descuartiza al holding, y abrió el camino para que los Werthein (asociados con Kirchner y Eurnekian) se queden con Telecom, desestimando la oferta del grupo Clarín.

2) Provocó a los chacareros permitiendo que se aprobara una ley con bajas en las retenciones en algunos distritos de Buenos Aires, para luego vetarla. Además dejó sentado que seguirá gobernando, cuando asuman los nuevos legisladores, con vetos y decretos de necesidad y urgencia. Además, “borocotizó” a la dirigente agraria Alarcón, que decidió sumarse al kirchnerismo durante la Conferencia Mundial de la soja en Pekín: ¿quién la habrá convencido allí?

3) Puso muy nervioso a Reutemann, la principal figura del peronismo no K, comprando a su histórica ladera, Roxana Latorre, quién tenía importantes negocios con el kirchnerismo desde la época en que Lole mantenía un prudente silencio.

Ahora, el kirchnerismo aspira a más que a llegar al 2011. Considera que con los intendentes del Conurbano Bonaerense y los gobernadores mendigando para pagar los salarios, podrá unificar el aparato del PJ para ganarle a Cobos en la segunda vuelta. “Vamos por todo”, dicen.

 

5. Hora de tormentas

Los Kirchner, debilitados, sacan fuerza de una oposición dividida, derechizada o conciliadora. Una oposición en especial, débil, como se vio en las elecciones; y ahora más débil aún, ante la impotencia para producir mínimos cambios desde el Congreso, lo que ya muchos advierten que fue una gran estafa. Así, gran parte del “voto castigo” del 28 de junio se va uniendo al “voto bronca” en los polvorines que brotan y se van resecando.

A la hora de la verdad, lo que queda en evidencia es la crisis de “gobernabilidad”, es decir, la crisis de hegemonía. Hay un gobierno, débil, que juega con todo. Hay una oposición que quiere negociar algo con un gobierno que no quiere negociar nada. Solo ha negociado para recomponer las fisuras dentro del grupo hegemónico en el poder (en el bloque dominante), como hizo con las petroleras (aumento del gas y el petróleo), con los feedloteros y frigoríficos (a los que les aumentó la cuota para exportación), etc. Mientras que a los grupos rivales como Clarín le contestan con Exocet.

Así, el gobierno va por todo, y sus opositores dentro del sistema oligárquico-imperialista, hacen pasos de baile, todos en la cubierta de un Titanic que chocó contra el iceberg de la crisis: el hambre, la oleada de cierres y despidos que viene de afuera, y la bronca agraria.

La Kraft va con todo y obliga a los trabajadores a ir por todo. Y hoy todos los de abajo tenemos que estar con Terrabusi.

Hay triunfos que tonifican la lucha, como el de los petroleros de Santa Cruz, que impusieron sus decisiones desde las asambleas y delegados, mantuvieron los piquetes, le cortaron el gas a Calafate y amenazaron con hacerlo a todo el país.

Los desocupados van contra el hambre, y marchan a Tandil a enfrentar el juicio-farsa a Jorge Lezica, dirigente de la CCC.

Los campesinos pobres, originarios y pequeños productores mantienen el acampe en el Chaco, unidos en la multisectorial a trabajadores y otros sectores. Con amplia solidaridad. Los piquetes vuelven a sembrar las rutas en el paro agrario y federal. También con sus multisectoriales.

En Bariloche, también una multisectorial movilizó a ATE, la CTA, la CCC y otros sectores repudiando a Uribe, las bases yanquis en Colombia y el golpe en Honduras. Más de 3.000 se movilizaron defendiendo la dignidad nacional y la unidad antiimperialista latinoamericana.

Las luchas obreras están en el centro de la política. Estalló la bronca de los campesinos pobres, medios y chacareros, y otros sectores. Las multisectoriales coordinan a las fuerzas en lucha. Son tiempos de tormentas. Aprovechando las feroces disputas entre los de arriba, es posible terciar, por el camino del Argentinazo y la rebelión agraria, para imponer un gobierno de unidad popular, patriótico y democrático, capaz de resolver las urgencias del pueblo y de la patria y abrir el camino a una revolución de liberación nacional y social.

 

www.pcr.org.ar

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s