Hoy, En Argentina te pueden matar por cualquier cosa: Tiroteo a comunidad peruana

 

Clarín.com 30/10/05

BALEADOS EN EL BAJO FLORES

Violento ataque a una procesión en una villa: 4 muertos; uno era un bebé

Nahuel tenía 8 meses: una bala le dio de lleno en el pecho y lo mató. Su madre, Gladys (29 años, boliviana) que lo llevaba alzado terminó herida en un brazo. Ellos fueron sólo dos de las víctimas de un violento ataque —presunto ajuste de cuentas— en una villa de Bajo Flores que terminó con cuatro muertos y nueve heridos, uno de ellos de extrema gravedad.

El episodio, ocurrió ayer, pasadas las 17, en una zona de confluencia de tres barrios calificados como "pesados" por la Policía: la villa 1-11-14, el barrio FONAVI y el barrio Rivadavia.

Los detalles del ataque son de un alto grado de violencia. Los muertos recibieron balazos en la cabeza y el pecho y una de las mujeres que quedó herida (ayer seguía en el Hospital Piñero), tenía 12 tiros en las piernas.

A esta mujer las balas la alcanzaron cuando bajaba de un remís. A uno de los muertos, cuando limpiaba los vidrios de los autos que pasaban por la calle. Habrían sido víctimas casuales igual que Nahuel y su mamá: "La señora estaba con el bebé haciendo compras en un almacén cuando comenzó el ataque", confiaron fuentes del caso a Clarín.

Anoche se informó que por el caso se detuvo a una persona de nacionalidad peruana que iba armado con una pistola Glock.

Aunque no estaba del todo claro el motivo del ataque, la principal hipótesis apuntaba a un enfrentamiento entre colectividades. Ayer, sobre la calle Castañares se estaba realizando una procesión religiosa organizada por los vecinos de nacionalidad peruana. Estos, en principio, habrían sido el objetivo de quienes dispararon.

Hasta donde pudo chequear Clarín, ayer la colectividad peruana de la zona honraba a El Señor del los Milagros, una imagen de Cristo venerada en Perú.

La versión más firme indicaba que un grupo de encapuchados se acercó al grupo y disparó directamente sobre ellos. Sin embargo los investigadores calificaban lo sucedido de confuso y no descartan un enfrentamiento entre bandas de la villa y que la procesión haya quedado en medio.

"Lo que nos contaron fue que estaban caminando en la procesión, apareció un auto y desde adentro comenzaron a disparar", le dijo a Clarín un médico del Hospital Piñero, donde fueron trasladados los muertos y heridos: todos ellos recibieron balazos de gruesos calibres, que salieron de armas de guerra, dos en la cabeza y dos en el pecho.

Graciela Rivarola, jefa de Guardia detalló que "de los nueve heridos, uno fue trasladado al Hospital Durand para ser operado, a tres le dieron el alta y el resto quedó internado en el Piñero".

"En esa zona siempre hay lío entre los distintos grupos: peruanos, argentinos, chilenos, paraguayos, bolivianos. No hay fin de semana en que un partido de fútbol no termine con dos o tres heridos de arma blanca o con la cabeza rota a botellazos", agregaron las fuentes consultadas.

Ayer también las víctimas fueron de distintas nacionalidades. Dos de los muertos, Luis Hugo Rojas Baldrón (21) y Luz Mayorga (36) eran peruanos, Gabriel Magarzo (20) era argentino y la mamá del bebé de 8 meses (Nahuel) es boliviana.

Entre los heridos también hubo variedad de nacionalidades lo que hasta ayer hacía aun más confusa la investigación. Avisada por policías de la comisaría 38ª el SAME atendió a 4 argentinos, dos bolivianos y tres peruanos.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s