Séptimo día de protestas en Francia

Clarín.com 3/11/05
TENSION EN FRANCIA: POBREZA Y MARGINACION EN UNA DE LAS PRINCIPALES ECONOMIAS DE EUROPA
En Clichy sous Bois nunca vieron llegar al ministro del Interior, pero su figura es detestada. "Nosotros no somos rateros, como él dice, ni asesinos. Aquí no hay que usar Kaercher: se deben crear trabajos, hay que sacar a los jóvenes de la droga y no discriminar", se angustia Iman, una malí con seis hijos, dos de los cuales participaron activamente en los  violentos disturbios de  estos días.

La Policía ya no está en el barrio en la mañana del miércoles. La calma es completa si no fuera por los vestigios de una madrugada violenta. Los vecinos dialogan al salir a hacer las compras, un poco en francés y otro en árabe, del miedo de la noche anterior, de las balas de goma, del rol de los líderes musulmanes en conseguir la calma. La mayoría de sus habitantes son inmigrantes de Africa del Norte, que llegaron a Francia en la década del 60.

Los protagonistas de los violentos incidentes son sus nietos o sus hijos, que reaccionaron después de que dos jóvenes del barrio murieran electrocutados cuando treparon las paredes de un generador eléctrico.

Los edificios parecen palomares de varios pisos, con ventanas pequeñas, paredes húmedas y docenas de antenas satelitales. Allí viven hacinadas familias completas, incluidos abuelos, hijos casados y sus propios hijos, mayoritariamente sin trabajo y especialmente, alienados ante un futuro sin perspectivas.

Cuando la Policía llega a Clichy es para hacer controles de identidad. Los habitantes se quejan que su objetivo siempre son los negros, a los que requisan inevitablemente, aún en su propia casa. "Por eso los menores murieron electrocutados", explica el dueño de un mercadito. "Le tienen terror a la Policía".

Los imanes del barrio son las nuevas figuras de autoridad. Ante la fuerza de la violencia, ellos han salido a la calle a frenar a los jóvenes y forzarlos a regresar a sus casas.

Ana, una negra de 24 años nacida en Cabo Verde, pero francesa nacionalizada, explica el estigma de ser negro en la búsqueda laboral y tener como domicilio una "cite", como llaman en Francia a los ghetos de inmigrantes.

"Yo terminé mi bachillerato en Francia. Hablo fluidamente inglés, francés, portugués y español y nunca logré conseguir un trabajo de secretaria. Soy mucama por horas. La última vez que fui a un lugar a dejar mi currículum, me di vuelta y vi que la recepcionista lo tiraba a la basura. Ya me resigné pero me siento frustrada porque es injusto. Esas cosas son la raíz de esta furia", se lamenta, mientras espera un colectivo en Clichy, que no llega por los disturbios.

Sarkozy suspendió su visita a Afganistán y Pakistán, países en los que pensaba iniciar negociaciones para repatriar inmigrantes ilegales, a causa de la violencia. Pero no se arrepiente de su lenguaje. "Es hora que la clase política hable con las palabras que comprenden los franceses. Yo no empleo palabras crudas, soy alguien bien educado, y menos palabras violentas", aseguró.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s