Uruguay empieza a recuperar la memoria

Clarín.com
DERECHOS HUMANOS

“Encontramos una parte mínima de la verdad”

Lo dijo Luisa Cuesta, madre de uno de los desaparecidos, tras recorrer el campo en el que hallaron restos de huesos humanos. Tabaré Vázquez dijo que el hallazgo hará que su país "recupere el respeto internacional".

Familiares de desaparecidos uruguayos dijeron hoy que encontraron "una parte mínima de la verdad, uno de más de 200", al visitar la chacra de Pando, cercana a Montevideo, donde vieron por primera vez los restos de una víctima de la represión en Uruguay. Tabaré Vázquez dijo que el hallazgo hará que su país "recupere el respeto internacional".

Luisa Cuesta, integrante de asociación de Familiares de Detenidos Desaparecidos (Famidesa) uruguayos, participó de una visita a la chacra de Pando, 23 kilómetros al este de Montevideo. "Encontramos uno de más de 200 desaparecidos que buscamos: una parte mínima de la verdad" de la represión lanzada por la dictadura militar, entre 1973 y 1985, afirmó Cuesta.

Allí, equipos de antropólogos de Argentina y Uruguay ultiman las tareas de desenterramiento del esqueleto perteneciente al obrero de la construcción y militante comunista José Arpino Vega, torturado y asesinado a golpes en 1974, durante la dictadura (1973-1985).

Además, a la chacra asistieron tres nietos y la nuera de Vega, a quienes el equipo de antropólogos encabezados por José López Mass brindó un relato de la búsqueda de los restos. "Nosotros queremos darle a la juventud toda la verdad para que sepan hacer valer el derecho de que pensar diferente no implica ser delincuente, como nos quisieron hacer creer", afirmó Cuesta, madre de Nebio Melo, desaparecido en 1978 en Argentina.

"Arpino Vega era un obrero con ideas comunistas que fue detenido por dar amparo a alguien que era perseguido, que estaba sindicado como lo estábamos todos los que no apoyamos la dictadura y la represión que había empezado mucho antes de 1973", contó Cuesta. "Célica no era integrante de ninguna organización y cayó por recibir el correo de su hermano desde París, y hacércelo llegar al Partido Comunista Revolucionario (PCR) de Uruguay, al que él pertenecía", continuó.

El caso de Célica Gómez está registrado un libro de 600 páginas publicado recientemente por Famidesa, que recopila datos de los desaparecidos uruguayos.

"Fue secuestrada el 3 de enero de 1978 en Florida y Corrientes, cuando caminaba con dos compañeras a la salida del trabajo, por un hombre que la llamó por su nombre y la introdujo en un automóvil Ford Falcon cuando Célica se acercó" a constatar si lo conocía, relata el texto.

Cuesta reafirmó que todos los casos de desapariciones de los "sindicados por resistir la dictadura" deben encontrar su verdad y la justicia, razón por la que Famidesa plantea que se sigan las excavaciones no sólo en los predios de los batallones de Infantería Blindada 13, en Montevideo, y de Paracaidistas 14, en Toledo, a 25 kilómetros de la capital, sino también en otros lugares señalados por testimonios.

"Lo nuestro es seguir luchando, sea con la Ley de Caducidad, sea con la ley interpretativa… vamos a ver cómo sigue la acción el gobierno uruguayo" de Tabaré Vázquez, que ordenó hace 8 meses las excavaciones, sostuvo Cuesta.

En la chacra de Pando se buscan restos de otro militante comunista, el metalúrgico Ubagesner Chávez Sosa, desaparecido 1976 tras ser asesinado en sesiones de tortura en la base Capitán Boisso Lanza de la aeronáutica.

En tanto, Tabaré Vázquez aseguró que el hallazgo de restos de supuestos desaparecidos en un ex centro de detención ilegal durante la dictadura (1973-1985) hará que su país "recupere el respeto internacional", informó hoy la prensa uruguaya.

“Es importante también, porque creemos que Uruguay va afianzando cada vez más su institucionalidad democrática y la posibilidad de recuperar el respeto por la comunidad internacional", aseguró el mandatario.

La chacra es un pequeño predio rural que era propiedad de un matrimonio perteneciente al Movimiento de Liberación Nacional-Tupamaros, que fue detenido y al que la Fuerza Aérea le confiscó su campo durante la dictadura.

Si bien se esperan pruebas de ADN que confirmen definitivamente la identidad de los restos encontrados el martes, el responsable de los antropólogos informó ayer al secretario de la Presidencia, Gonzalo Fernández, que los restos hallados en Pando corresponden a Vega, por lo que sus parientes directos concurrieron hoy al lugar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s