Según el Gobierno, el desempleo ya habría bajado al 10,2 por ciento

Clarín

LA SITUACION LABORAL: SE MANTIENE LA TENDENCIA DESCENDENTE DE LA DESOCUPACION

Así lo indican las mediciones del último trimestre de 2005. De confirmarse, el índice habría caído casi un punto respecto de la medición anterior. Los datos no incluyen a desocupados que reciben planes sociales.

Las primeras mediciones que maneja el Gobierno señalan que, al cierre de 2005, la desocupación habría llegado al 10,2 por ciento. De ocurrir finalmente así, se registraría una baja de casi un punto con respecto al índice anterior (11,1%).

Los datos fueron anticipados a Clarín por fuentes oficiales y serán anunciados oficialmente por el INDEC recién dentro de un mes. Según estas cifras, habría alrededor de 1,6 millones de desocupados. Para el cálculo del Gobierno, los 1,9 millones de beneficiarios de planes sociales son considerados en cambio como ocupados.

Los números del Gobierno confirman la tendencia descendente del desempleo formal que se observa en la Argentina en los últimos dos años. Los hombres del Ministerio de Trabajo estiman que —después de una leve suba esperada para los meses de verano— en el segundo semestre de este año el índice de desocupación sería de un dígito.

Tres días antes de las elecciones legislativas del 23 de octubre, la entonces candidata a senadora bonaerense, Cristina Fernández de Kirchner, aseguró que el presidente Néstor Kirchner le acababa de informar que el desempleo había bajado en septiembre al 10,3 %. "Es el índice de desocupación más bajo de los últimos 15 años", se entusiasmó la primera dama en su acto de cierre.

Durante esa misma campaña electoral, el Presidente repitió en cada acto del que participó en todo el país que al finalizar su mandato en 2007 el desempleo será de sólo un dígito.

El cuadro de 2005 muestra que, trimestre a trimestre, el desempleo pasó de 13,1 a 12,1, después a 11,1, para terminar el año, en principio, en este 10,2.

En el crecimiento sostenido de la economía —más de un 9 por ciento durante el año pasado— está la clave principal de la baja en la desocupación. Al mismo tiempo, cabría preguntarse cuánto más debería seguir creciendo —si eso es posible— para solucionar los problemas de quienes no logran encontrar trabajo.

En el Gobierno reconocen que una de las mayores dificultades que tienen está en la pelea contra el empleo en negro. Según los últimos datos de la Encuesta Permanente de Hogares difundidos por el INDEC, el 46,1 por ciento de la población económicamente activa está en negro. Esto quiere decir que no recibe beneficios ni aporta a la jubilación.

De hecho, las fuentes oficiales señalan que entre un 35 y un 40 por ciento de quienes reciben alguno de los planes sociales tienen, al mismo tiempo, otro tipo de ingreso de la economía no formal. No es para menos, cualquier changa parece imprescindible para poder vivir para alguien que cobra solamente 150 pesos mensuales.

En ese sentido, fuentes de la Casa Rosada reiteraron también que se está llevando adelante un trabajo de reconversión de los planes sociales. Y, de acuerdo a los cálculos oficiales, unas 600 mil mujeres podrían pasar próximamente del programa Jefes y Jefas de Hogar al Plan Familia, lo que les permitiría incrementar en algo sus ingresos. Para eso, el Gobierno ya obtuvo un crédito del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) por 700 millones de dólares.

En el Plan Familia el subsidio lo cobra la mujer y el monto varía según el número de hijos que tiene: con tres chicos la ayuda es de 150 pesos, con cuatro de 175 y con cinco o más de 200 pesos mensuales. En este caso, las beneficiarias no deben realizar una contraprestación laboral como en el Plan Jefes pero, en cambio, deben demostrar que cumplen con el programa de vacunación de sus hijos y que los mandan a la escuela.

Otro de los cambios que se registraron en torno a los planes sociales fue que a fines de 2003 y 2004 se pagó un aguinaldo social a los desocupados —primero de 50 y después de 75 pesos— pero en 2005 no hubo un desembolso de ese tipo.

La recuperación del poder adquisitivo de los salarios es otra de las prioridades que dice haberse fijado el Gobierno. Pese a que a lo largo de 2005 los salarios formales crecieron más que la inflación, no ocurrió lo mismo con los sueldos considerados informales. En ambos casos, los salarios siguen por debajo de los niveles previos a la devaluación del peso.

La amenaza de una suba inflacionaria también podría tener como consecuencia un aumento de los conflictos gremiales. Pese a la buena relación que tiene la CGT de Hugo Moyano con el Gobierno, varios gremios ya mostraron en el último tiempo su independencia para encarar por su cuenta los reclamos.

Un comentario en “Según el Gobierno, el desempleo ya habría bajado al 10,2 por ciento

  1. Pingback: Economía. Fundamentos de economía y finanzas (Apuntes) | CELN - ¿Cuál es la noticia...?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s