Tributos y emociones con tonada correntina en Cosquín

Diario Época

Uno de los momentos más emotivos de la séptima luna coscoína tuvo lugar gracias al acordeonista curuzucuateño. En el escenario Atahualpa Yupanqui homenajeó a San Baltasar y al Gauchito Gil.

Por M. del C. Ruiz Díaz
Enviada especial de “época”

Todo parecía presagiar de que iba a ser una luna coscoína excelente. El clima era ideal y las estrellas aportaban la cuota necesaria de brillo. La séptima noche del 46° Festival Nacional de Folklore tuvo como principales animadores al Dúo Salteño, quienes tuvieron a su cargo la apertura y a Antonio Tarragó Ros y León Gieco.
Sin lugar a dudas, el gran espectáculo en cuanto al despliegue sobre el escenario, fue obra y responsabilidad del heredero de don Antonio Tarragó Ros, quien para rendir homenaje a su padre inició la presentación musical con el tema “Tarragoseando”. Después “Antonito” tuvo la feliz idea de hacer desembarcar sobre el escenario Atahualpa Yupanqui una especie de embajada correntina. Así, “La Novia del Paraná”, Ramona Galarza cantó “Soy el Chamamé”.
Después fue el tiempo de compartir con el público de la plaza Prospero Molina un documental en el que se registra el concepto y el sentido de la fiesta en honor a San Baltasar. Esas imágenes sólo fueron la introducción para que nuevamente Ramona le pusiera el corazón a “Cambá Cuá”, melodía y letra de don Osvaldo Sosa Cordero. Mientras esos acordes inundaban el festival, los cuarenta bailarines del Ballet Estable de la Fiesta Nacional del Chamamé le pusieron coreografía.
Tal como lo dijera Antonio al inicio de su tiempo sobre el escenario, en la oportunidad pretendía dejar mensajes concretos y contundentes al público del festival y al interpretar “Río Herido” no hacía más que demostrar su coherencia de pensamiento, porque esa chamarrita constituye un canto de protesta a la instalación de las papeleras sobre las márgenes del río Uruguay.
Tras el llamado a la reflexión, el músico curuzucuateño afirmó su necesidad de agradecer al Gauchito Gil el haber concedido algunas de sus súplicas. Y para hacer más sentido el agradecimiento pidió al padre Julián Zini que lo acompañara con algunas prosas que contaran de la devoción del correntino por el santo guacho. Mientras el sacerdote contaba de qué manera los fieles a Antonio Gil lo honraban, un río de banderas coloradas tomó por asalto el escenario.
Quienes las portaban eran los bailarines provenientes de Corrientes, que después de dejarlas en imaginarios santuarios, encendían velas rojas, las mismas que parte del público también tenía en su poder. Y como todo homenaje que se precie de tal para el Gauchito, no podía faltar un chamamecito bailado. Cuando sonó el acorde final, el público de la plaza se puso de pie y estalló en aplausos. La emoción de quienes protagonizaban el espectáculo era similar al del público que seguía aplaudiendo.
Tarragó Ros se despidió con el Himno del Chamamé, Kilómetro 11, tema que fue cantado por “La Novia” y coreado por miles de voces mientras lo acompañaban con las palmas.
Tanto la presentación como la despedida fue muy emotiva y por esta razón la plaza toda se puso de pie como gesto de aprobación

 

Un comentario en “Tributos y emociones con tonada correntina en Cosquín

  1. Pingback: #AntonioGil / #GauchitoGil / #GauchoGil / #GraciasGauchito | CELN - ¿Cuál es la noticia...?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s