TRADICIONES URBANAS : EL DESFILE MAS EMBLEMATICO DE LOS CARNAVALES PORTEÑOS HABIA SIDO SUSPENDIDO POR INCIDENTES EN 1998

Clarín
Después de ocho años, vuelve el corso a la Avenida de Mayo

Se realizará los días 18, 19, 25 y 26 de febrero, entre la Plaza de Mayo y la Avenida 9 de Julio. Si bien antes desfilaban comparsas de todo el país, este año estará reservado sólo para murgas de la Ciudad.

Horacio Aizpeolea.

haizpeolea@clarin.com

Después de ocho años, este febrero marcará el regreso del corso porteño que alguna vez supiera ganarse el título de "el más tradicional": durante los fines de semana del 18 y 19, y el 25 y 26, la Avenida de Mayo será de nuevo un escenario de festejo para los carnavales. Los organizadores decidieron que el retorno del corso sea "sólo por cuatro cuadras".

Hay que mirar algunas fotos, por ejemplo, del verano de 1969 para medir las multitudes que convocaba el corso de la Avenida de Mayo: la concentración popular en el cruce con la 9 de Julio solo permite comparación con los festejos de la obtención de un Mundial de fútbol. Así fueron los corsos en la emblemática aveni da, salvo algunas interrupciones —entre ellas la prohibición de festejar el Carnaval durante la Dictadura—, hasta el corte que parecía definitivo, en 1998.

"Decidimos que estaban dadas las condiciones para retomar los festejos", le dijo a Clarín, Manuel Pérez Amigo, el presidente de la Asociación de Amigos de la Avenida de Mayo, grupo de comerciantes que tendrán a su cargo la organización del corso.

Estas "condiciones", explicó Pérez Amigo, están dadas por la muestras de "orden y organización" que han demostrado los diferentes corsos que vienen llevando adelante en la Ciudad, en los últimos años, casi todos coordinados por el Gobierno porteño.

"Este año sólo lo haremos en cuatro cuadras, desde la Plaza de Mayo a la 9 de Julio", agregó el organizador. Los sábados 18 y 25 el corso se extenderá desde las 20 hasta las 2 de la mañana; los domingos 19 y 26, terminará a la 1. Si bien aún no se dieron a conocer las murgas que participarán, se sabe que los sábados actuarán siete y los domingos, cinco. El escenario central se ubicará en Bolívar, de espaldas a la plaza.

El regreso del corso es festejado por la gran mayoría de los bares y maxiquioscos de la Avenida de Mayo, pero también por los comercios ubicados, en las calles que la cortan. De todos modos, en otros —sobre todo restoranes de primera categoría— existen desconfianza y dudas sobre los alcances de la concentración popular. "La Comuna nos ha dado garantías, por lo que creemos que se respetará la prohibición de vender bebidas alcohólicas en la calle", dijo Pérez Amigo.

La Asociación se hizo cargo de la organización del corso en 1980. Pero vale la pena echar mano a los archivos para ir más atrás en el tiempo. El escritor y letrista de tango, Francisco García Jiménez, recordaba en la edición de Clarín del 6 de febrero de 1975, que el primer corso porteño se realizó en 1869, "siete cuadras al oeste de la Plaza de Mayo (por entonces ‘de la Victoria’)". El Presidente Sarmiento pasó en un coche descubierto, dicen que de poncho y chambergo, y fue empapado por los pomos de los presentes. Algunos historiadores afirman que Sarmiento contraatacó con un par de pomos "con agua perfumada". La comparsa "Los Habitantes de la Luna" le regaló una medalla con la inscripción "Emperador de las Máscaras".

Ya en los años veinte, los coches que iban a los bailes de Carnaval, improvisaron caravanas por la Avenida de Mayo, tirando serpentinas al público que los miraba desde las veredas. La Municipalidad lo oficializó colocando palcos.

Los corsos regresaron a la Avenida de Mayo a mediados de los 80. "La idea fue organizar un desfile que reprodujera las expresiones de carnaval de distintas partes del país", recordó Pérez Amigo. Fue así que desfilaron, entre otros, la mítica comparsa correntina Ará-Berá, una delegación toba del Chaco, y hasta "la Diablada de Oruro", de Bolivia. Los desfiles recorrían la Avenida, desde la Plaza de Mayo hasta la de los Dos Congresos.

En 1997, la administración comunal de Fernando de la Rúa hizo un intento, por sugerencia del entonces Secretario de Cultura, Darío Lopérfido, de quedarse con la organización del corso. "Resistimos el embate, y el propio De la Rúa, al recorrer el desfile de Carnaval admitió que estaba bien organizado", recordó Pérez Amigo. Al año siguiente, a partir de una serie de incidentes callejeros, el corso quedó suspendido por decisión de sus organizadores.

"La gran novedad de estos carnavales —dijo Ana Villa, funcionaria del área de Cultura del Gobierno porteño— es el regreso la recuperación del corso para la Avenida de Mayo".

Para esta edición, los organizadores cambiaron el rumbo que había tomado el corso de la Avenida de Mayo durante los 80 y los 90: ya no volverá a ser una mezcla de comparsas de todo el país, sino que las murgas serán "ciento por ciento porteñas".

Un comentario en “TRADICIONES URBANAS : EL DESFILE MAS EMBLEMATICO DE LOS CARNAVALES PORTEÑOS HABIA SIDO SUSPENDIDO POR INCIDENTES EN 1998

  1. Pingback: Cultura | CELN - ¿Cuál es la noticia...?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s