Los docentes aprobaron la oferta de Solá

La Nación

Habrá clases en las escuelas bonaerenses

LA PLATA.- El Frente Gremial Docente aceptó formalmente la oferta salarial propuesta por el gobierno bonaerense y, así, los maestros iniciarán con normalidad las clases pasado mañana.

Con el respaldo del 90% de los casi 90.000 docentes consultados, la Federación de Educadores Bonaerense (FEB) y el Sindicato Unico de Trabajadores de la Educación (Suteba) aceptaron la oferta oficial, que fija el ingreso mínimo para los maestros en $ 840 más $ 100 remunerativos -$ 80 de bolsillo- y el pase al salario básico de $ 50 que actualmente perciben por presentismo.

Tras conocer la decisión gremial, la directora general de Educación bonaerense, Adriana Puiggrós, dijo a LA NACION que "la negociación terminó bien porque pudimos sostener el salario en blanco para todos los docentes y porque acordamos la paritaria con el sector, algo que no se hizo nunca en la historia de la provincia".

"Vamos a empezar el año con tranquilidad y con toda la fuerza para afianzar los niveles inicial y primario, poner en marcha la nueva secundaria y articular mejor con las universidades", indicó la funcionaria.

Puiggrós garantizó, además, la continuidad de la capacitación y el mantenimiento escolar a lo largo de todo el año.

Negociaciones colectivas

El titular de Suteba, Roberto Baradel, expresó su satisfacción por la propuesta del gobierno de Felipe Solá, ya que "permite abrir una perspectiva hacia una recomposición salarial".

Tras sostener que "el gobernador tomó la decisión política correcta", el dirigente gremial destacó la convocatoria a las convenciones colectivas de trabajo.

"Hay que seguir discutiendo tres cuestiones: la recomposición del salario básico, la capacitación docente y las políticas educativas, que también deben ser discutidas en los colegios con los padres", indicó.

Opinó que los resultados de la encuesta "constituyen un respaldo absoluto a la unidad que representa el Frente Gremial Docente y que es la unidad de todos los maestros de la provincia". El mensaje del dirigente apuntó a cinco seccionales distritales del Suteba -La Plata, Lomas de Zamora, General Sarmiento, Marcos Paz y General Las Heras- que no apoyan su conducción y rechazaron el acuerdo salarial.

 
 
 
 
El comienzo del año lectivo: crítica realidad escolar

 

Seguirán las clases en los contenedores

 

El gobierno porteño postergó por siete días el inicio del ciclo lectivo en una escuela de Barracas; colocarán otras tres aulas similares

 

  • La Escuela N° 12 de Barracas mantiene cuatro instalaciones improvisadas desde 2003
  • La Defensoría del Pueblo denunció que hay problemas de infraestructura en 55 establecimientos

 
 
 

 

La escuela primaria N° 12 de Barracas no podrá empezar las clases pasado mañana, como el resto de los colegios porteños, por falta de aulas y la directora espera aún recibir en los próximos días tres contenedores transformados en aulas, que se sumarán a los cuatro ya existentes. Son 460 los alumnos que deberán esperar una semana más para empezar a estudiar.

La situación de la escuela no es nueva. "El colegio se creó en 2003 y todas las aulas eran modulares. Desde entonces dicen que van a terminar de construir todas las aulas que la escuela necesita -se edificaron sólo cinco-. En septiembre tuvimos una reunión con el área de Infraestructura y prometieron dos aulas para fines de febrero, pero llegamos este año y no estaban", dijo a LA NACION la directora del establecimiento, Susana Mata.

El gobierno de la ciudad de Buenos Aires prometió sólo ayer comenzar el 13 de marzo las obras para construir cuatro aulas de material, que estarían listas en junio. "Por supuesto que las aulas modulares son soluciones de emergencia. Hicimos dos licitaciones abiertas para la escuela de Barracas, pero nadie se presentó y tuvimos que pedir autorización a la Procuración para contratar directamente, lo que lleva un tiempo", respondió el vocero de la Secretaría de Educación porteña, Daniel Santa Cruz.

Cada contenedor cuesta 1500 pesos por mes de alquiler, informó la Secretaría de Educación porteña. Según la Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia (ACIJ), el gobierno de la ciudad lleva gastados 596.923 pesos en el alquiler de contenedores desde 2003. En la escuela de Barracas, según la ACIJ, se desembolsaron 412.973 pesos hasta ahora. En tanto, la obra que comenzará el gobierno porteño en los próximos días prevé cuatro nuevas aulas, baños y una escalera, todo lo cual costará 175.000 pesos, precisó la Secretaría de Educación.

 

Difícil adaptación

La directora de la escuela N° 12 contó que el primer año fue difícil porque "cuando calienta la chapa es terrible". Para el año siguiente, una solución del gobierno de la ciudad fue colocar equipos de aire acondicionado.

Al problema de las aulas, en la escuela de Barracas (Iriarte y Montesquieu, a pocos metros de la Villa 21-24) se suma la falta de agua desde hace 15 días, que está en vías de solución. Y no todos los baños son de material: algunos tienen las mismas características que las aulas contenedores. La directora Mata dijo que durante la próxima semana, a pesar de que no habrá clases, se prestará el servicio de comedor y se prevé recuperar los días la semana pendiente en diciembre.

"Hay escuelas que siguen funcionando con contenedores y esta situación supone que hay ciudadanos de segunda. No hay una preocupación igualitaria hacia los chicos que viven en barrios carenciados, como sucede en la escuela de Barracas o en una del Bajo Flores", consideró Gustavo Maurino, codirector de la ACIJ.

La semana pasada, la Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires presentó un pedido de informes a la Secretaría de Educación porteña para conocer las condiciones de infraestructura, seguridad y habitabilidad de 51 establecimientos educativos. En el mismo pedido se solicitaba información sobre las cuatro escuelas que cuentan con instalaciones precarias conocidas como aulas contenedores.

Esas cuatro escuelas son la N° 12 de Barracas, la N° 22 del Bajo Flores, la N° 25 de Retiro y el Centro de Formación Profesional N° 4 de Mataderos.

El gobierno porteño explicó que en la escuela del Bajo Flores "quedaron dos aulas modulares, pero una se utiliza como oficina de docentes y otra como depósito" y agregó que en Mataderos ya no hay ninguna en esas condiciones. En cuanto a Retiro, esta semana se retiraron las aulas contenedores que había.

La escuela de Retiro sin embargo está a la espera de una solución definitiva, ya que los alumnos que estaban en las aulas improvisadas se reubicarán durante este año en dos aulas prestadas por el colegio secundario que funciona al lado.

"La Secretaría hoy [por ayer] nos contestó el pedido. Se nota un mayor compromiso desde el año pasado por la infraestructura de las escuelas, pero venimos de años de arrastre. La Secretaría de Educación dice que en tres de las cuatro escuelas ya no hay más aulas contenedores, pero tenemos que inspeccionar en cada escuela lo que nos responden en el informe", dijo a LA NACION Gustavo Lesbegueris, defensor adjunto del Pueblo de la Ciudad .

En el anuncio de ayer sobre el incremento de los salarios docentes se informó sobre la creación de un servicio de emergencias edilicias, que funcionará de 7 a 24, para todas las escuelas públicas de la ciudad. Se habilitará una línea telefónica a la que podrán recurrir los directores de los establecimientos educativos.

 

La secretaria de Educación, Roxana Perazza, señaló que del plan de obras durante el verano, que abarcó a 293 escuelas, se concluyó en un 70% de los establecimientos. "El resto llevó más tiempo del previsto y finalizarán las obras en abril", dijo Perazza. El presupuesto para este año en Infraestructura es de 72 millones de pesos.

Por Laura Casanovas
De la Redacción de LA NACION

 

 

 

 

Llegaron los bancos, tras una protesta

Padres hicieron un reclamo a Kirchner
 
RIO GALLEGOS (De nuestra corresponsal).- Al aprovechar la permanencia del presidente Néstor Kirchner en El Calafate, unos 30 padres de alumnos de la Escuela N° 80 de El Calafate protestaron anteayer frente a la residencia del primer mandatario porque sus hijos tuvieron que comenzar las clases en el establecimiento sentados en el suelo.

Allí explicaron a los guardias de seguridad que querían entregarle un petitorio al Presidente, que había llegado a esta ciudad el jueves. Al reclamo por las clases recibidas sentados en el piso sumaron otras quejas por fallas edilicias.

Los padres fueron atendidos por dos secretarios del Presidente, quienes les explicaron que los problemas de las escuelas eran de la órbita provincial y que Kirchner no podía interceder.

Disconformes con la explicación, los padres se quedaron en la puerta de la residencia, ubicada a seis cuadras de la citada escuela. Allí estuvieron un largo rato hasta que un periodista local se comunicó telefónicamente con la presidenta del Consejo Provincial de Educación (CPE) para consultarle sobre el reclamo de los padres.

Minutos más tarde, Ingrid Bordoni, titular del CPE, llamó al periodista desde Río Gallegos y le aseguró que los bancos estarían el sábado en El Calafate. Y accedió a hablar con una de las madres presentes, a quien le formuló la misma promesa.

Ayer, a las seis de la tarde, los padres y la directora de la escuela recibieron en la escuela 40 pupitres dobles con 80 sillas enviados por el CPE, además de un escritorio de computadoras, un radiograbador y ficheros para la escuela. Los padres suspendieron una nueva protesta prevista en la casa del Presidente y ayudaron a armar y ordenar los bancos.

 

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s