Irak, en la antesala de una guerra civil

La Nación
 
A tres años del inicio de la invasión: crecen las marchas y las críticas
El ex premier iraquí dijo que ya había estallado y que el país se acercaba a "un punto de no retorno"; Rumsfeld descartó una retirada
 
 
 

BAGDAD.- A exactamente tres años del inicio de la ofensiva norteamericana en Irak, el fantasma de una guerra civil sobrevuela cada vez más de cerca el país, que hoy se encuentra sumido en la violencia y la pobreza, y donde, según el ex primer ministro interino iraquí Iyad Allawi, la situación está por llegar a "un punto de no retorno".

En tanto, mientras miles de personas en varios países salieron ayer a las calles para protestar contra la guerra, la plana mayor de la Casa Blanca defendió la política de Estados Unidos en Irak y afirmó que un repliegue de sus tropas sería como entregarles "la Alemania de posguerra de nuevo a los nazis".

En el marco de otra jornada violenta en Irak, donde ayer murieron más de 35 personas en diferentes atentados, la nota más alarmante la dio el ex primer ministro iraquí Allawi, quien estimó que su país vive una verdadera guerra civil, cuyas consecuencias afectarán a Europa y a Estados Unidos.

"Estamos desgraciadamente en una guerra civil", declaró Allawi a la cadena BBC. "Tal vez no hemos alcanzado el punto de no retorno, pero nos vamos acercando", agregó. "Tenemos un promedio de entre 50 y 60 muertos por día. Si esto no es una guerra civil, entonces sólo Dios sabe qué es una guerra civil", apuntó.

Sin embargo, los principales miembros del gobierno norteamericano, con el presidente George W. Bush a la cabeza, se movilizaron ayer para defender el trabajo de Washington en Irak.

En una breve declaración en la Casa Blanca destinada a celebrar "el tercer aniversario del inicio de la liberación de Irak", Bush manifestó su entusiasmo por los avances alcanzados y rindió homenaje al sacrificio de los más de 2300 soldados estadounidenses que murieron en combate desde el 20 de marzo de 2003. "Estamos poniendo en práctica una estrategia que conduzca a la victoria en Irak. Sentamos las bases para una paz por generaciones", afirmó Bush, en momentos en que, desgastado por el conflicto iraquí, su índice de aprobación cayó al 34 por ciento.

En la misma línea, el vicepresidente de Estados Unidos, Dick Cheney, descartó que la violencia sectaria que se desató en Irak en las últimas semanas suponga el estallido de una guerra civil. "Los terroristas de Al-Qaeda, liderados por [Abu Mussab] al-Zarqawi están haciendo todo lo posible para fomentar la guerra civil, pero yo no creo que tengan éxito", señaló.

Por su parte, el secretario de Defensa norteamericano, Donald Rumsfeld, comparó la situación actual con la de Alemania después de la Segunda Guerra Mundial. "Darle la espalda al Irak de posguerra sería el equivalente moderno de entregar la Alemania de posguerra de nuevo a los nazis", afirmó en una columna publicada ayer en el diario The Washington Post.

En Irak, en medio de una intensificación de la violencia entre chiitas y sunnitas, creció ayer aún más la tensión por una peregrinación a Kerbala con motivo de una importante celebración religiosa chiita. Miles de soldados fueron desplegados en la zona.

Contra la guerra

En tanto, decenas de miles de manifestantes salieron a las calles en las principales ciudades del mundo para protestar contra la guerra en Irak. Desde Tokio hasta Nueva York, pasando por Sydney, Londres y San Pablo, las manifestaciones en rechazo a la política norteamericana en Irak se multiplicaron durante el fin de semana.

Alrededor de 3000 personas protestaron ayer y anteayer en la capital japonesa, mientras que más de 1000 manifestantes acudieron a Times Square en Nueva York para repudiar la guerra. Sin embargo, las marchas no fueron tan concurridas como habían pronosticado los organizadores, sobre todo en comparación con los millones de personas que salieron a protestar contra la invasión norteamericana en marzo de 2003. En ese momento, con el argumento de que el dictador iraquí Saddam Hussein poseía armas de destrucción masiva -nunca halladas-, Washington encabezó la ofensiva contra Irak. Hoy, más de 130.000 militares estadounidenses permanecen en Irak junto a otros 20.000 soldados provenientes de unos 25 países aliados a Washington.

Sin embargo, las fuerzas extranjeras no logran garantizar el control del territorio iraquí, que desde el ataque contra la mezquita de Samarra perpetrado el 22 del mes pasado se ha convertido en el escenario de un violento enfrentamiento entre chiitas y sunnitas, que ya dejó cientos de muertos y que puso al país al borde del peor de los escenarios: la guerra civil.

 

 

 

Un "cuarto negro" para torturar

WASHINGTON.- Miembros de una unidad del ejército de Estados Unidos transformaron una de las cámaras de tortura de Saddam Hussein en su propia sala secreta de interrogatorios, donde golpeaban a prisioneros con la culata de sus fusiles y lanzaban balines de pintura contra los detenidos, según reveló ayer el diario The New York Times.

El llamado "cuarto negro" formó parte de un centro de detención provisional en Camp Nama, la sede secreta de la unidad conocida como Fuerza de Tareas 6-26, dijo el diario. El campamento, ubicado en el aeropuerto internacional de Bagdad, fue la primera escala para muchos presuntos insurgentes que eran conducidos a la prisión de Abu Ghraib.

"Allí no había leyes", comentó un empleado del Pentágono a The New York Times. "Si los prisioneros no sangran, nadie te puede acusar", era el lema de la Fuerza de Tareas, que incluso estaba escrito en varios letreros.

Las celdas eran tan estrechas que los prisioneros sólo podían estar en cuclillas. Eran aturdidos con música rap a todo volumen y algunos, desnudos, eran rociados con agua y colocados frente a ventiladores. La CIA denunció ya en agosto de 2003 los maltratos en esa prisión y prohibió participar a sus agentes por la agresividad de los métodos que se utilizaban.

The New York Times dijo que los maltratos en Camp Nama comenzaron al intensificarse la insurgencia iraquí a comienzos de 2004 y continuaron incluso luego del escándalo por los maltratos en Abu Ghraib. Esto parece desmentir la aseveración del Pentágono de que los maltratos estuvieron limitados a un pequeño grupo de soldados de la reserva en la polémica prisión en Bagdad.

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s