RECLAMOS GREMIALES : ARRANCARON LAS PARITARIAS ENTRE GREMIOS IMPORTANTES Y EMPRESARIOS

Clarín

Varios sindicatos presionan y piden aumentos desde el 30%

En medio de conflictos que crecen, los camioneros reclaman una suba salarial del 28%, los bancarios el 35% y los porteros el 40%. El Gobierno busca acotar la negociación en el 20% por temor a la inflación.
Contra las expresas pretensiones del Gobierno y los argumentos de los empresarios, la serie de negociaciones paritarias que implican a varios de los principales gremios del país se inicia, en estos días, con exigencias de aumentos salaria les de no menos del 30 por ciento y varias medidas de fuerza, en las que hizo punta el sindicato de los camioneros que lidera el titular de la CGT, Hugo Moyano.

Las medidas directas tienen como telón de fondo más agudo los paros de pilotos y técnicos de Aerolíneas, un conflicto todavía no resuelto. Pero, por el peso específico que tienen hoy los camioneros en el movimiento sindical, el tono instalado el viernes y ayer por el gremio con la suspensión del transporte de caudales en la empresa OCA, y la amenaza de trasladar la actitud a otros sectores del servicio, se propone como un modelo de presión al que podrían recurrir otros gremios en las paritarias.

La decisión de los camioneros fue la respuesta a la postura con la que concurrieron los empresarios del sector a la primera reunión de paritarias, el miércoles pasado, en la que en principio se negaron a considerar el pedido de aumento salarial del 28 por ciento hecho por el sindicato.

Las partes fueron convocadas para el jueves a un nuevo encuentro, que estará enmarcado en las medidas implementadas por Moyano y su gente.

El árbitro en las negociaciones, el Ministerio de Trabajo, se viene mostrando poco receptivo para dar información sobre la marcha de las distintas paritarias.

Esa parquedad parece responder a la distancia entre las exigencias sindicales y la pretensión actual del Gobierno de que, en promedio, los aumentos salariales pactados en las paritarias no superen el 20 por ciento de suba, un techo que se considera manejable en relación con la incidencia que pueda tener el costo laboral en la marcha de la inflación.

Pero la actitud, el porcentaje pedido por los camioneros y el planteo de que se eleve también el salario mínimo de convenio, son ejes que ya están teniendo en cuenta los otros sindicatos en situación de paritarias, entre los que se encuentran organizaciones de gran peso como los metalúrgicos, los trabajadores del transporte nucleados en la UTA, los bancarios, los textiles, los obreros de la alimentación, los de obras sanitarias, los porteros, los de la carne y varios más.

Dirigentes de corrientes sindicales distintas a la de Moyano, como su ex antecesor en la CGT durante el menemismo y jefe del gremio de la alimentación Rodolfo Daer, o como el bancario Juan José Zanola, también preparan movilizaciones de presión para conseguir aumentos de salarios que los empresarios respectivos rechazan con contundencia.

Daer ya convocó para el martes a una movilización de su gremio hacia las sedes de las cámaras empresarias, con concentración inicial frente al Obelisco. Y advirtió que el gremio no aceptará que los acuerdos firmados por los empresarios con el Gobierno para contener aumentos de precios se traduzcan en el congelamiento de los salarios de los trabajadores. Por eso ya amenazó con eventuales paros parciales.

Zanola hizo una advertencia parecida, también con el martes como fecha clave, porque entonces tendrá lugar un nuevo encuentro de la paritaria con las patronales financieras. Los bancarios quieren un aumento general de salarios del 35 por ciento.

Las paritarias de los trabajadores de la UTA —uno de los sindicatos con mayor nivel de alianza con Moyano desde hace varios años— tienen como antecedente los acuerdos de aumentos salariales que su conducción arregló hace poco más de una semana para los trabajadores del subte, de entre un 30 y 39 por ciento.

Los porteros de la Capital, el sindicato que conduce otro firme aliado del kirchnerismo, Víctor Santa María, exigen un aumento general del 40 por ciento.

Otra paritaria que parece complicarse es la que importa a los trabajadores del Sindicato de Empleados Textiles, SETIA. La entidad patronal que participa de la discusión, la Federación de Industrias de la Indumentaria, no sólo cuestiona en este caso las exigencias salariales, sino que se muestra reticente a considerar modificaciones de las condiciones de trabajo de convenio según lo plantean los trabajadores.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
RECLAMOS GREMIALES : EL 20 DE ABRIL

La CTA hará una jornada de protesta

Guillermo Villarreal. MAR DEL PLATA. CORRESPONSAL
mardelplata@clarin.com


Sin desavenencias, por unanimidad, ocho mil delegados de la CTA aprobaron ayer llevar adelante una jornada de protesta para el próximo 20 de abril, con movilizaciones en todo el país y encauzada por reclamos diversos: por la recuperación del salario, la libertad y la democracia sindical, contra la pobreza y la desocupación.

Hubo algunos indicios en medio de los debates sobre el alejamiento de la conducción de la CTA de Víctor De Gennaro, como la frase que lanzó desde el palco al referirse al perfil que tendrá esa definición: "Jamás, esta central sindical estará subordinada a un partido, a una empresa o a un gobierno". Aunque aclaró que recién a fin de año se pondrá en discusión si es éste su último mandato.

Para De Gennaro, no se trata de generar "un movimiento político cualquiera", sino "de liberación, para cambiar este sistema perverso que oprime al país".

Fue durante el séptimo Congreso Nacional de la Central de Trabajadores Argentinos que se desarrolló durante dos días en Mar del Plata, y que concluyó con un llamado a "construir consensos sobre los ejes de más democracia, más distribución y una autonomía nacional para disputar la hegemonía política".

Para esto —según se apuntó en la declaración final que leyó el titular de CTERA, Hugo Yasky— "necesitamos imperiosamente fortalecer a la CTA y articular con aquellos sectores de la sociedad que sí pueden contribuir al cambio del modelo económico impuesto por el neoliberalismo".

Hoy, a diez años de su lanzamiento, la central cuenta con cerca de 1.200.000 afiliados, y el proyecto es seguir creciendo.

 

 

 

 

 RECLAMOS GREMIALES : LA PROTESTA DE LOS CHOFERES DE CAMIONES DE CAUDALES

Camioneros: sigue el paro y hay dudas por los cajeros

Son los que están en shoppings y estaciones de servicios. La huelga continuaría mañana.

Natalia Muscatelli
nmuscatelli@clarin.com


El paro de choferes de transporte de caudales que se extendió durante el fin de semana y que —según el gremio de los camioneros— amenaza con prolongarse mañana, podría dejar sin plata a algunos cajeros automáticos, especialmente, aquellos ubicados en shoppings y estaciones de servicio.

Estos serían los primeros cajeros afectados de extenderse el conflicto, ya que —a diferencia de los que están en los bancos— no son provistos por las entidades financieras, sino que dependen exclusivamente de las empresas que los abastecen como Juncadella o Prosegur, entre otras. Los choferes de éstas y otras grandes empresas decidieron hacer un paro durante el fin de semana en reclamo de un aumento salarial del 28% y otras mejoras laborales.

Pablo Moyano, hijo del líder del gremio de los camioneros dijo a Clarin que "no se descarta que la medida de fuerza se amplíe más allá del lunes porque tenemos indicios de que las empresas están dispuestas a no dar ni un peso de aumento", dijo. También advirtió que mañana, habrá movilizaciones a las zonas donde se concentran las empresas de transporte, como Pompeya.

Fuentes de distintas entidades bancarias señalaron ayer a este diario que van a estar atentas a la evolución del conflicto pero aseguraron que "no va a faltar" dinero para sus clientes ya que previeron el abastecimiento máximo de todos sus cajeros.

Entre otras razones, explicaron que los cajeros automáticos de las entidades son provistos por el tesoro de cada sucursal. Además, porque hay entidades que tienen sus propios camiones de caudales y eso reduce el impacto.

Sin embargo, un ingrediente clave, y no menor, es que el paro de los transportistas coincide con los primeros días del mes, cuando la gente retira de los cajeros una mayor cantidad de billetes.

Fuentes de la red Banelco, que tiene más del 50% del mercado con 3.600 cajeros en todo el país, aseguraron que "no va a haber problemas durante el fin de se mana". Aunque el interrogante se presenta si el paro se extiende más allá del lunes. Con todo, "el porcentaje de cajeros en shoppings y estaciones de servicio, que serían los primeros en sufrir el faltante, es mínimo respecto del total", agregaron.

Según una recorrida hecha, por este diario, ayer a la tarde, el funcionamiento de los cajeros era normal en los bancos, aunque no había dinero disponible en uno el shopping del Abasto.

 

 

 

 

 

Aerolíneas espera una respuesta

Las autoridades de Aerolíneas Argentinas reclamaron a los gremios del sector, que en reclamo de aumento salarial amenazan con un paro en Semana Santa, que se pronuncien acerca de las propuestas económicas realizadas por la empresa y el Gobierno.

"Nos sorprende la falta de respuesta (de los gremios)", señalaron en Aerolíneas, donde además indicaron que se prestarán los servicios mínimos durante Semana Santa si los gremios APTA (de técnicos) y APLA (pilotos) deciden realizar paros para esa fecha.

Aerolíneas, además, dijo que pagará las sumas no remunerativas vencidas en marzo si los sindicatos no hacen paro.

 

 

 

DEBERA DESEMBOLSAR 30 MILLONES DE PESOS MENSUALES

El Estado terminará pagando la suba salarial a los colectiveros

Sin horas extras, el sueldo medio pasará de 1.600 a 2.000 pesos mensuales.

 Antonio Rossi

anrossi@clarin.com

Al igual que las mejoras otorgadas a mediados de marzo por Metrovías a los empleados de los subterráneos, el aumento de sueldo que lograron ahora los choferes de colectivos lo terminará pagando el Estado con un mayor desembolso de subsidios a las empresas transportistas.

El acuerdo salarial que suscribieron el miércoles el gremio de la Unión Tranviarios Automotor (UTA) y las cámaras del autotransporte de pasajeros quedó supeditado a un "refuerzo" de $ 30 millones en el pago de la compensaciones tarifarias que cobran mensualmente las líneas de ómnibus de la Capital Federal y el Gran Buenos Aires.

Tras varias semanas de negociaciones y a pocas horas del paro de actividades previsto para el jueves, la UTA y los autotransportistas de la región metropolitana arribaron a un acuerdo salarial que incluye el pago de una suma fija, por única vez, de $ 300 y un aumento de 16% en los sueldos básicos desde abril. El sueldo medio de un colectivero, sin horas extras, pasará de $ 1.620 a casi 2.000 mensuales.

En el acta firmada en Trabajo, quedó establecido que tanto el pago de la "gratificación no remunerativa", como el ajuste de los básicos se concretarán una vez que las empresas "obtengan del Estado nacional la compensación económica de los mayores costos de explotación que registre el servicio de transporte".

Los primeros cálculos que se barajan en el sector indican que será necesario un aumento de, por los menos, $ 30 millones en los aportes que el Estado efectúa mensualmente con el fin de mantener congeladas las tarifas.

Tras desembarcar en mayo de 2003 en la Casa Rosada, la administración kirchnerista adoptó la política de no mover las tarifas del transporte público para no afectar los bolsillos y la sensibilidad de los usuarios. Con el fin de atender los reclamos de las empresas de colectivos y trenes por los aumentos de los costos operativos y laborales que se registraron después de la devaluación, el Gobierno montó un esquema de subsidios que viene creciendo año tras año.

En el caso de los ómnibus, los aportes estatales que reciben las líneas urbanas de casi todo el país llegaron el año pasado a un promedio mensual de $ 57,7 millones. Para el 2006, la suma a repartir por mes asciende a un promedio de $ 70 millones, a los cuales habría que agregar ahora los $ 30 millones adicionales para cubrir los aumentos de sueldos.

La distribución de los subsidios se hace sobre la base de los pasajeros transportados y los kilómetros recorridos por cada colectivo. Para las empresas del área metropolitana representa un ingreso mensual de $ 3.000 por cada ómnibus que tienen en actividad. A eso se agrega la provisión de combustible a precio diferencial. Actualmente, las líneas de colectivos urbanas se abastecen de un gasoil diferencial por el cual pagan solo 42 centavos el litro.

Lejos de concluir con los pedidos de Metrovías y las empresas de colectivos, los reclamos de compensaciones estatales para pagar aumentos salariales prometen incrementarse en los próximos días. Ahora los que están negociando una mejora en sus ingresos son los maquinistas y empleados de los ferrocarriles metropolitanos, que ya anticiparon que le trasladarán los mayores costos al Gobierno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s