Israel amplía la ofensiva y amenaza a Siria

La Nación
 
Máxima tensión en Medio Oriente: temen una expansión del conflicto en la región

 
Mientras las fuerzas armadas atacaban Gaza y Cisjordania, aviones israelíes sobrevolaron la residencia del presidente sirio
 

 
 

JERUSALEN.- Israel intensificó ayer su ofensiva sobre los territorios palestinos y lanzó nuevos ataques por aire y tierra contra la Ciudad de Gaza, campos de refugiados y supuestas bases militares del sur y del norte de la franja. El amplio operativo militar, destinado a rescatar a un soldado israelí secuestrado el domingo por el brazo armado de Hamas, incluyó una incursión con tanques en Cisjordania, donde fueron capturados varios ministros y cuatro legisladores palestinos.

Además, en una abierta amenaza al gobierno de Damasco, aviones caza israelíes sobrevolaron la residencia del presidente sirio, Bashar al-Assad, a quien acusan de apoyar al grupo extremista Hamas, actualmente a la cabeza del gobierno palestino.

En tanto, el premier israelí, Ehud Olmert, que cuenta con el respaldo explícito de la Casa Blanca, descartó volver a ocupar la Franja de Gaza, pero advirtió que su país no dudará en emplear "medidas extremas" para recuperar al soldado. Al cierre de esta edición, el ministro de Defensa israelí, Amir Peretz, dio luz verde a la segunda fase de la ofensiva, que busca tomar posiciones en el norte de la franja.

El intenso operativo militar, el primero desde la retirada israelí de la Franja de Gaza en septiembre del año pasado tras 38 años de ocupación, alimentó los temores a una expansión del conflicto o una guerra abierta en la región, conocida por su inestabilidad.

En ese marco, el ejército israelí declaró anoche el estado de alerta reforzado en la frontera con el Líbano. "Esta medida fue adoptada por temor a que la milicia chiita libanesa de Hezbollah u otras organizaciones traten de provocar una escalada lanzando ataques en la región fronteriza", indicó una vocera del ejército israelí.

Soldados israelíes, apoyados por helicópteros de asalto y artillería, penetraron tres kilómetros en el sur de la Franja de Gaza y establecieron un puesto de observación estratégico en el abandonado aeropuerto internacional, cerca de la localidad de Rafah.

La incursión de las tropas israelíes en la Franja de Gaza, en la que por ahora no se han contabilizado víctimas, se llevó a cabo tras un intenso bombardeo de blancos civiles, entre ellos tres puentes que conectan el Sur con el Norte, un conducto de abastecimiento de agua y una central eléctrica que ardió durante horas y que dejó a oscuras a más de la mitad de la población palestina. Miles de palestinos se aprovisionaban ayer de productos de primera necesidad ante el temor a que la ofensiva se prolongue.

Ante esta situación de emergencia, el presidente palestino, Mahmoud Abbas, calificó a la invasión israelí de "crimen humanitario" y solicitó la intervención de la comunidad internacional para detenerla.

No obstante, Israel abrió un nuevo frente de batalla ayer, al extender la ofensiva militar a Cisjordania. Con tanques y camiones blindados, el ejército israelí invadió la ciudad cisjordana de Ramallah, sede del gobierno palestino. En el marco de esa operación, cuando el ministro de Trabajo palestino, Mohammed Barghouti, se dirigía al norte de la ciudad, militares israelíes interceptaron su vehículo y lo arrestaron. Poco después, fueron detenidos el viceprimer ministro, Nasser Shaer, otros dos ministros, y cuatro legisladores de Hamas.

Por otro lado, cuatro aviones F-16 israelíes sobrevolaron a baja altura ayer el palacio del presidente de Siria, situado en la ciudad de Latakia, en la costa del mar Mediterráneo. El presidente se encontraba allí en ese momento.

La operación se realizó, según un vocero militar israelí, a modo de advertencia a Siria para que dejara de "esconder al líder de Hamas", en referencia Khaled Mashaal, que vive exiliado en Damasco y que muchos señalan como responsable del secuestro del soldado israelí Gilad Shalit (ver Pág. 3). En respuesta a la incursión israelí en el espacio aéreo de Siria, calificada por Damasco como "acción hostil que constituye una provocación inaceptable", baterías de la defensa antiaérea siria dispararon contra los aviones israelíes.

Colono asesinado

El secuestro del soldado israelí, el primero en los últimos 12 años, fue lo que provocó la ofensiva de Israel, tras el rechazo de Olmert a intercambiarlo por presos palestinos, tal como lo exigían Hamas, los Comités de Resistencia Popular y el Ejército Islámico, que se adjudicaron la captura.

El premier israelí dijo estar preparado para aplicar "medidas extremas" si el soldado no es liberado, reafirmó que no está dispuesto a negociar con sus captores y declaró que la operación militar a gran escala que comenzó anteayer seguirá "en los próximos días".

Por su parte, los movimientos extremistas palestinos tampoco parecen dispuestos a ceder. Anoche, uno de ellos anunció que había asesinado a uno de los dos colonos que habían secuestrado el domingo en Cisjordania y amenazó con matar al otro. El ejército israelí confirmó al cierre de esta edición que había hallado el cuerpo de Eliahu Asheri, de 18 años, pero no dio más detalles.

Las reacciones de la comunidad internacional ante la crisis oscilaron entre la de Estados Unidos, que dijo que Israel tiene derecho a defenderse de las acciones terroristas, y la de la Unión Europea (UE), que animó al gobierno de Olmert a "actuar con prudencia".

Agencias AP, AFP, EFE, ANSA y Reuters

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s