Hallan huellas fósiles de humanos y megaterios

La Nación

 

 
Fortuitamente, un pescador que participaba en la última edición del concurso de la corvina negra que todos los años se hace en Claromecó descubrió huellas humanas fosilizadas en la roca.

"El pescador avisó a la Dirección de Turismo local -cuenta el licenciado Miguel Mugueta, docente e investigador de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad Nacional del Centro-. Me llamaron, fui al lugar y encontré a 25 cm la huella de un megaterio (oso gigante de 5 metros de altura)."

Mugueta sugiere que el sedimento podría tener 8000 años de antigüedad y que, si así fuera, el hallazgo probaría la teoría de Florentino Ameghino de que el ser humano convivió con estos grandes animales y que fueron parte de su dieta. "Para confirmarlo -afirma-, tenemos que datar la roca y analizar si hay restos de polen o semillas que delaten la fecha en que se produjeron las pisadas."

 
 
 
 
Hace 60.000 años

 

La úlcera también se originó en Africa

 
Cuando el ser humano partió de Africa para poblar el mundo hace alrededor de 60.000 años, no estaba solo: con él viajaba la bacteria helicobacter pylori, la causa de la úlcera en muchas personas. Juntos, ser humano y bacteria se esparcieron a lo largo y lo ancho de todo el mundo.

Esta es la conclusión que alcanzó un equipo internacional de científicos dirigidos por Mark Achtman, del Instituto Max Planck de Biología de la Infección, ubicado en Berlín, Alemania. Los investigadores también descubrieron que se desarrollaron diferencias en la estructura genética de las poblaciones de bacterias, del mismo modo en que se registran en los diferentes pueblos del mundo.

El hallazgo, publicado en Nature, ofrece nuevos indicios sobre los caminos que tomó el ser humano a medida que migraba desde Africa.

Compañera inseparable

Más de la mitad de todos los seres humanos están infectados con la helicobacter pylori, una bacteria que puede causar úlcera estomacal. Como las personas, las bacterias también están divididas en numerosas poblaciones regionales.

Los científicos encontraron signos de una evolución paralela del hombre y la bacteria utilizando simulaciones matemáticas. Sin embargo, la diversidad genética de la bacteria es mayor que la humana. Esto les allana el camino a los investigadores para utilizar los datos de la H. pylori para rastrear los movimientos migratorios del hombre moderno. "Los paralelismos entre la difusión del ser humano y la bacteria son realmente sorprendentes -dice Achtman-. Esta bacteria podría ayudarnos a obtener más información sobre aspectos de la historia humana que todavía hoy son arduamente debatidos."

Por ejemplo, los genes de la bacteria aislada en Europa revelan influencias de Asia central. Esto sería una señal de que los inmigrantes humanos llegaron a Europa desde Asia.

 
 
 
 
 
 
En América latina
 

Pueblos prehistóricos cultivaban pimientos hace 6000 años

 

Los usaban para darle sabor a la comida

 
WASHINGTON (AP).– Nuevas evidencias fósiles indican que pueblos prehistóricos, desde el sur de Perú hasta las Bahamas, cultivaban diferentes variedades de pimientos miles de años antes de la llegada de Cristóbal Colón al Nuevo Mundo, y con el mismo propósito que en la actualidad, dar más sabor a las comidas.

Los datos más antiguos indican que los primeros cultivos de pimientos se registraron en el sudoeste de Ecuador, donde las familias condimentaban sus alimentos desde hace unos 6100 años, aunque otros discrepan de esa hipótesis.

El descubrimiento, que se publicó en la edición de ayer de la revista Science, sugiere que la temprana agricultura de América fue mucho más sofisticada de lo que se supuso previamente. "Algunas personas que consideraron la comida antigua como algo simple posiblemente deberán repensar sus ideas debido a esta investigación", dijo Linda Perry, del Museo de Historia Natural del Instituto Smithsoniano, que lideró el estudio.

"Nos ayuda a entender bastante lo que ocurría en las cocinas prehistóricas", señaló por su parte Deborah Pearsall, profesora de antropología de la Universidad de Missouri-Columbia, coautora del estudio.

Pearsall indicó que había encontrado en una antigua aldea ecuatoriana evidencias de pimientos en cacharros donde había restos de un guiso.

La arqueología traza los orígenes de los alimentos, pues un cultivo arroja luz no sólo acerca de nuestra dieta, sino sobre viajes y comercio en épocas prehistóricas. Por ejemplo, en Medio Oriente, los primeros higos comenzaron a cultivarse hace unos 11.400 años. El trigo le siguió poco después.

En América, los primeros cultivos de maíz datan de hace unos 9000 años. El problema de seguirle la pista al pimiento es bastante difícil de resolver porque no deja cáscaras u otras evidencias fósiles.

Pero una docena de investigadores en siete lugares de América latina hallaron granos microscópicos de fécula en piedras de moler, cacharros para cocinar y en restos de basura.

Finalmente, Perry identificó esos microfósiles como residuos de especies de pimientos cultivados, no silvestres.

Viaje al pasado

"Ahora contamos con un indicador, los granos de fécula, que nos permite retroceder en el tiempo y demostrar el extendido uso de pimientos cultivados a través de América, en épocas mucho más tempranas que las previamente documentadas", dijo el botánico W. Hardy Eshbaugh, de la Universidad de Miami, en Ohio, un experto en pimientos que no participó en el estudio.

Ahora, los investigadores tratan de descubrir el primer lugar donde se cultivaron pimientos. No puede ser Ecuador, porque es una región demasiado alejada de donde florecieron pimientos silvestres en Bolivia y Brasil.

Una de las fascinantes preguntas que se formulan los investigadores es si [los pimientos] fueron transportados por pueblos migratorios o si se obtuvieron en transacciones, dijo Pearsall.

Añadió que esos primitivos granjeros eran bastante sofisticados. "Ellos cultivaban toda clase de cosas –señaló– y no se concentraban exclusivamente en ingredientes básicos."

Lauran Neergaard

 
 
 
 

Una moneda destruye el mito de la bella Cleopatra

 

La reina egipcia tenía la frente hundida y los labios finos

 
Marco Antonio y Cleopatra no eran el apuesto general romano y su hermosa reina que Hollywood nos hizo imaginar. Lo afirman expertos de la Universidad Newcastle que estudiaron los retratos de una de las más trágicas parejas de la historia hallados en una moneda romana.

Descubierta en una colección de la Sociedad de Anticuarios de Newcastle upon Tyne. Marco Antonio y Cleopatra están uno en cada cara de la pequeña moneda de plata, del tamaño aproximado de una moneda de cinco centavos. Cleopatra es retratada con una frente hundida, una nariz larga y puntiaguda, labios finos y mentón afilado, mientras Marco Antonio tiene ojos hinchados, una nariz larga y ganchuda y un cuello ancho.

Clare Pickersgill, directora asistente de los Museos Arqueológicos de la Universidad de Newcastle, dijo: "La imagen que tenemos de Cleopatra es la de una hermosa reina adorada por los políticos y generales romanos. La relación entre ella y Marco Antonio ha sido embellecida por escritores, artistas y cineastas. Shakespeare escribió su tragedia «Antonio y Cleopatra» en 1608, mientras los artistas orientalistas del siglo XIX y las películas del siglo XX, tales como la de Elizabeth Taylor y Richard Burton en 1963, contribuyeron a fijar la idea de que Cleopatra fue una gran belleza. Investigaciones recientes, sin embargo, parecen desmentir este retrato".

Lindsay Allason-Jones, directora de los mismos museos, agregó: "La imagen que exhibe la moneda está muy lejos de la de Liz Taylor y Richard Burton. Los escritores romanos nos cuentan que Cleopatra era inteligente y carismática, y que tenía una voz seductora, pero llamativamente no mencionan su belleza. La imagen de Cleopatra como una bella seductora se construyó más recientemente".

La moneda es un denario de plata datado en el 32 a.C que habría sido emitida en la ceca de Marco Antonio. En una cara está la cabeza del general, con la inscripción Antonio Armenia devicta (que significa"De Antonio, que venió a Armenia"). Cleopatra aparece en el reverso de la moneda con la inscripción Cleopatrae Reginae regum filiorumque regum ("Reina de reyes y de los hijos de reyes").

La numismática está considerada como uno de los mejores indicadores de la fisonomía facial de personajes antiguos.

Según los registros históricos, Cleopatra se convirtió en reina de Egipto a los 17 años. Se dice que hablaba egipcio, griego, hebreo, sirio y arameo, y quizá también latín. Conoció a Julio César cuando éste llegó a Egipto para zanjar la guerra civil originada por su familia. Vivió en Roma como concubina de César y allí tuvo un hijo (que se supone también era de Julio César) al que llamaron Cesarión. Tras el asesinato de Julio César, Cleopatra regresó a Egipto. Marco Antonio se enamoró de ella durante un viaje para pedirle ayuda militar. Vivió con ella en Alejandría y tuvieron tres hijos. En el año 40 a.C, Antonio regresó a la capital del imperio, donde se casó con Octavia, de la que más tarde se divorciaría. Tras el desastre de la batalla de Accio, en el 31, y engañado por un falso informe sobre la muerte de Cleopatra, Marco Antonio se habría suicidado dejándose caer sobre su propia espada. Cleopatra también se habría suicidado.

 
 
 
 
 

Arqueólogos encuentran tumba de era Akenatón cerca de El Cairo

 

EL CAIRO (Reuters) – Arqueólogos holandeses descubrieron una tumba del portador del escudo del faraón Akenatón, decorada con pinturas que incluyen escenas de monos que recogen y comen frutas, dijeron el miércoles autoridades de antigüedades egipcias.

La tumba pertenecía al funcionario llamado Ptahemwi, y fue descubierta durante una excavación del equipo holandés en el área de Saqqara, la necrópolis de la ciudad de Menfis, informó la agencia de noticias estatal MENA, que citó a Zahi Hawass, titular del organismo sobre antigüedades.

Akenatón, faraón de la decimoctava dinastía, que gobernó Egipto entre 1379 y 1362 a.C., abandonó la mayoría de los dioses antiguos e intentó imponer una religión monoteísta basada en el culto a Atón, el disco solar.

Construyó una nueva capital llamada Ajetatón, en Tell el-Amarna, 250 kilómetros al sur de El Cairo, y el hallazgo muestra que altas autoridades continuaban construyendo sus tumbas en Menfis, cerca de la capital egipcia.

"Es uno de los hallazgos más importantes en el área de Saqqara, porque se remonta al período de Akenatón," dijo Hawass, según MENA.

Las autoridades observaron que la tumba tenía paredes de piedra caliza con pinturas de escenas de la vida cotidiana y de Ptahemwi recibiendo ofrendas, informó MENA.

"Algunas de las escenas más graciosas (…) son aquellas de varios monos recogiendo y comiendo fruta," dijo Osama el-Sheemi, responsable de las antigüedades de Saqqara, de acuerdo con MENA.

El equipo holandés ha estado trabajando en Saqqara desde la década de 1990 para encontrar tumbas que daten del Nuevo Reino. Previamente, habían hallado la tumba de un sacerdote de la era de Akenatón.

 

 
 
 
 
BIOLOGIA
Un calamar gigante emite haces de luz

  • LONDRES (EFE).- Un calamar gigante que vive en las profundidades de los mares tropicales o subtropicales emite haces de luz al atacar a sus presas, según han descubierto científicos japoneses. En un trabajo para el boletín de la Royal Society británica, los científicos explican que esas criaturas utilizan probablemente la luz para desorientar a sus víctimas potenciales.

2 comentarios en “Hallan huellas fósiles de humanos y megaterios

  1. Pingback: Cultura Popular. Apuntes | CELN - ¿Cuál es la noticia...?

  2. Pingback: Historia de la Cultura y la Civilización | CELN – ¿Cuál es la noticia…?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s