LA NUEVA POLÍTICA DE SYRIZA Y SU DIRIGENTE ALEXIS TSIPRAS. La corriente que barrió al socialismo griego.

Págiana 12

Ayer, durante un diálogo con el diputado porteño Alejandro Bodart (MST en Movimiento Proyecto Sur), Tsipras citó como ejemplo y como talismán de la victoria a la Argentina. El dirigente griego dijo a Bodart que “a lo mejor los argentinos que vinieron hasta aquí nos traen suerte”. Luego, Tsipras agregó que el “pueblo argentino ha resistido y resiste. Es un ejemplo para todo el mundo sobre cómo se puede superar una crisis y una tragedia humana gracias al pueblo que está en la vanguardia”.

De las dos fuerzas que controlaron la vida política griega desde hace 40 años, concretamente a partir de la caída de la dictadura de los coroneles en 1974, sólo una sobrevivió a la hecatombe: Nueva Democracia. Los conservadores de ND se miden este domingo en las urnas con un movimiento emergente, la coalición de izquierda radical Syriza. Entre ambos, falta el otro actor que, junto a Nueva Democracia, participó en la desastrosa gestión del país: los socialistas del Pasok. Barrido por la crisis, por los planes de ajuste, el clientelismo y la corrupción, el Pasok se hizo desbordar por Syriza y su joven dirigente, Alexis Tsipras.

En noviembre pasado, Syriza era casi una anécdota. Hoy puede volver a reiterar y superar incluso los porcentajes que obtuvo en las elecciones legislativas del pasado 6 de mayo, donde quedó segunda con casi 17 por ciento de los votos. Tsipras representa una corriente nueva al tiempo que encarna otra forma de hacer política: todo lo distingue de los clásicos políticos nacionales. Joven, 37 años, a la vez tierno y firme, el dirigente de la izquierda griega recién entró al Parlamento en 2009. La crisis lo puso en un inesperado primer plano. Si las urnas se inclinan a su favor, el domingo podrá intentar formar otra vez un gobierno. En mayo fracasó a falta de acuerdos para estructurar una coalición de gobierno.

El montaje necesario para gobernar es complejo, tanto como la trayectoria inmediata de Alexis Tsipras y su adversario de Nueva Democracia, Antonis Samaras. A principios de junio, cuando presentó el programa para las elecciones de este domingo, Tsipras puso un límite al memorando que fija el programa de ultra austeridad que la Unión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional negociaron con Grecia a cambio del rescate: “o se aplica o se anula, y nosotros lo anularemos”, dijo Tsipras. Los vientos propicios de los sondeos atenuaron su posición inicial: Tsipras yo no evoca más la “anulación” sino que habla de “renegociar” el controvertido texto. Antonis Samaras tampoco escapa a las ambigüedades. En mayo de 2010, Samaras se opuso al memorando, luego se puso a defender su aplicación con uñas y dientes para, al final, terminar proponiendo una “renegociación amistosa” de ese plan que tiene a Grecia sumida en una densa crisis. Lo más seguro es que este domingo nadie alcance el 38 por ciento de los votos que hacen falta para contar con la mayoría absoluta y gobernar.

Nueva Democracia y Syriza están empatados en los sondeos de opinión con un margen que oscila entre el 25 y el 31 por ciento. En tercer lugar llega el Pasok, con un abanico que va del 9 al 13 por ciento (tenían 44 por ciento en 2009). La única salida es probar con una, hasta ahora, incierta coalición. A la derecha, Nueva Democracia, Pasok y la llamada izquierda moderada de Dimar. A la izquierda, Syriza con Koisy –Acuerdo Social–, un nuevo partido creado en mayo por una disidente del Pasok, Luka Kastelli, más el Partido Comunista, KKE. Pero con un PC local pro soviético y opuesto al proyecto europeo, esta alianza parece un espejismo. Las urnas dirán si el bipartidismo renovado entre Syriza y Nueva Democracia –antes era ND y los socialistas– aporta una solución.

Si la lógica que corre hasta ahora se prolonga, es probable que Syriza se alce con el poder: entre 2009 y 2011 Syriza multiplicó por cuatro sus porcentajes de votos y con ello hizo volar en pedazos el bipartidismo clásico que imperaba en Grecia desde la caída de los coroneles –junio de 1974–.

Un comentario en “LA NUEVA POLÍTICA DE SYRIZA Y SU DIRIGENTE ALEXIS TSIPRAS. La corriente que barrió al socialismo griego.

  1. Pingback: Crisis Capitalista Internacional | CELN – ¿Cuál es la noticia…?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s