El Papa no logra calmar las protestas

La Nación
 
Ira musulmana contra Benedicto XVI

Lamentó sus dichos, pero siguen los reclamos
 

ROMA.– Para enfrentar la peor crisis política y diplomática de la historia reciente del Vaticano, Benedicto XVI lamentó ayer personalmente las reacciones que provocó su discurso del martes pasado, en el que asoció al islam con la violencia.

Si bien muchos expertos destacaron que es la primera vez en la historia de la Iglesia que un papa interviene de esta forma, excusándose en primera persona, Joseph Ratzinger no pidió perdón ni se retractó, por lo que su salida no fue considerada suficiente en gran parte del mundo islámico, donde hubo más episodios de violencia.

Ayer, dos iglesias cristianas de Cisjordania fueron incendiadas y una monja italiana fue asesinada en Somalia, hecho quizá relacionado con las declaraciones del Papa. (Ver aparte.) Durante el fin de semana, otras cinco iglesias, una de ellas en Irak, han sido atacadas.

"Estoy profundamente apenado por las reacciones provocadas por un breve pasaje de mi discurso en la Universidad de Ratisbona, considerado ofensivo para la sensibilidad de los creyentes musulmanes, aunque se trataba de una cita de un texto medieval, que no expresa de ningún modo mi pensamiento personal", dijo el Papa, desde el balcón de su residencia veraniega de Castelgandolfo, custodiada como nunca debido al alerta por posibles atentados. Fue la primera aparición pública del Sumo Pontífice desde que se desató la polémica.

El martes pasado, durante un discurso en la ciudad alemana de Ratisbona, Benedicto XVI había citado un diálogo de la época medieval entre el emperador bizantino Manuel II Paleólogo y un erudito persa sobre el cristianismo y el islam. "Muéstrame también aquello que Mahoma ha traído de nuevo y encontrarás sólo cosas malas e inhumanas, como su directiva de difundir por medio de la espada la fe que él predicaba […]. A Dios no le gusta la sangre", dijo en el siglo XIV el emperador que fue citado por el Pontífice.

"Ayer, el cardenal secretario de Estado hizo pública una declaración que explicó el auténtico sentido de mis palabras. Espero que esto sirva para aplacar los ánimos y para aclarar el significado de mi discurso, que en su conjunto era una invitación al diálogo franco y sincero", agregó el Papa, de 79 años, que fue interrumpido por los aplausos.

Benedicto XVI habló antes de la oración del Angelus y su discurso fue televisado por todos los canales de televisión árabes, en momentos en que crece el temor de que la crisis desatada pueda degenerar en forma impredecible.

Lo cierto es que las declaraciones de ayer del Papa -que algunos interpretaron como un pedido de perdón, aunque no lo hubo-, no pareció calmar las aguas. Un clérigo iraní, por lo pronto, dijo que Benedicto XVI se había unido al presidente norteamericano George W. Bush para "repetir las Cruzadas".

Representantes religiosos de diversos países dijeron que seguían exigiendo disculpas más claras o una retractación. El "número dos" de los Hermanos Musulmanes egipcios, Mohammed Habib, dijo que las palabras del Pontífice no son suficientes. "No aceptaremos menos que unas disculpas claras, que pongan fin a la confusión. Queremos que reconozca que se equivocó y que el islam es una religión de amistad, cooperación y hermandad", agregó.

El Frente de Acción Islámico jordano, brazo político de los Hermanos Musulmanes en el reino hachemí, exigió también disculpas del obispo de Roma. Y en Egipto, la comisión de asuntos religiosos del Parlamento convocó a una reunión de urgencia para hoy, con el fin de tratar las "consecuencias peligrosas" derivadas de las declaraciones de Benedicto XVI.

En Siria, la comisión conjunta de Acción Islámica y Cristiana instó al Papa a retractarse y a pedir disculpas, mientras que el gobierno de Sudán, más allá de las críticas, convocó a su embajador en el Vaticano, tal como había hecho anteayer Marruecos.

"En Hamas, no consideramos que sea una disculpa", dijo Abu Zuhri, vocero del grupo extremista que controla el gobierno palestino, en tanto que desde Irak llegaron nuevas amenazas. "Los soldados de Mahoma vendrán a sacudir tu trono y las bases de tu Estado", pudo leerse en un mensaje de un grupo armado iraquí, destinado al Papa. Este grupo llamó a "todos los musulmanes [a vengarse] de los cristianos y de los judíos, cuyas religiones son hostiles al islam".

En medio de nuevos episodios de violencia e intolerancia hacia los católicos, el ministerio del Interior italiano decidió elevar el nivel de seguridad.

El secretario de Estado del Vaticano, cardenal Tarcisio Bertone, dijo que la Santa Sede dio instrucciones a las distintas nunciaturas de países musulmanes para que explicaran mejor el malentendido. Pero aclaró que "por el momento, no hay razón" para anular el viaje a Turquía del Papa, previsto para fin de noviembre. Turquía fue uno de los países que se mostraron más indignados por las expresiones del Papa. Fue justamente el gran muftí de ese país el primero en exigir disculpas del Santo Padre, pedido que encontró eco en los demás países musulmanes.

Por Elisabetta Piqué
Corresponsal en Italia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s