Por un sistema ferroviario estatal con control de trabajadores y usuarios.

Alternativa Socialista, publicación del MST en Proyecto Sur.

¿Qué sistema ferroviario necesitamos? Los socialistas tenemos una propuesta y la ponemos en debate.

La dimensión del desastre y las desvergonzadas declaraciones de varios ministros hicieron que el debate generado se haga muy grande. No hubo programa político que no lo tenga en el centro.
Es que volvió a salir a la luz un dato de una contundencia enorme: el sistema ferroviario está tan mal que pone en riesgo la vida de usuarios y trabajadores.

Servicio público versus ganancia empresaria

El transporte público es un derecho social, como la educación y la salud.
También es una inversión que la sociedad realiza para desarrollar todas sus actividades. Nada funcionaría si la gente no pudiera llegar a su trabajo, lugares de estudio, atención médica, etc.
Por lo tanto no puede considerarse de la misma forma que una rama de la industria o el comercio, midiéndolo según las ganancias que obtienen los que participan de esta actividad.
Debe medirse tomando en cuenta su eficiencia y rol social. Hay que hacer planes de inversión y mejoramiento constante, teniendo ese horizonte, porque eso significará una mejora en el nivel de vida de las grandes mayorías y también contribuir a las actividades productivas, siendo un avance para el país. Nunca puede considerarse esto una ‘pérdida’.
El criterio de la rentabilidad empresaria hace que todo vaya en sentido opuesto. Aquí lo que interesa es que la actividad permita hacer más dinero y lo más rápido posible.
Como en el transporte de pasajeros esa rentabilidad no existe, los empresarios no invierten un peso, se quedan con los subsidios, no toman personal, etc. El resultado de esta lógica es el desastre en el que está el ferrocarril.

Ferrocarriles y proyecto de país

Las redes ferroviarias del país, con su extensión y capacidad de unir los puntos más alejados con los grandes centros urbanos, tienen como origen el modelo de país agro-exportador que los ingleses y sus colaboradores locales pretendían para Argentina.
Ese modelo de atraso y dependencia se ha profundizado, adaptándose a los planes de mayor saqueo y entrega del capitalismo actual. A la entrega de los recursos naturales, la acompaña destrucción de la salud y educación pública, la estafa de la deuda externa. La liquidación del ferrocarril es parte de esto.
Si queremos poner en pie un modelo distinto, que industrialice y desarrolle el país, que recupere y defienda los recursos naturales, que termine con la dependencia y cambie las cosas para los de abajo, necesitamos reconstruir el sistema ferroviario y ponerlo al servicio de ese objetivo.

Si sigue privatizado no hay salida

Para que el transporte sea considerado un derecho y que haya planes de obras pensando en el desarrollo del país y no en las ganancias, no hay medias tintas: tenemos que sacarle inmediatamente el manejo a todas las empresas privadas que los tienen hoy.
TBA y todas las demás se van a seguir quedando con la plata de los subsidios y no van a poner nada. Ahora se cuidarán un poco porque están bajo la lupa de la población, pero apenas puedan arreglarán con el gobierno y seguirán como hasta ahora. Ya han demostrado que sólo están ahí para hacer plata, aunque la gente viaje como vaca y arriesgue la vida diariamente.
Con los recursos naturales y demás servicios públicos pasa lo mismo: son un gran negocio para las empresas y un robo al país y al pueblo trabajador.
Igual que debería pasar con el petróleo y el gas, para reconstruir los ferrocarriles tienen que pasar a manos del Estado.

Estatal, pero controlado desde abajo

Muchos compañeros de trabajo, vecinos y amigos con las mejores intenciones nos dicen: “está bien, las empresas son un desastre, pero cuando las agarra el estado hay una corrupción enorme y tampoco funcionan”.
Aunque en manos privadas hay la misma o más corrupción, entendemos que las dudas existen por la experiencia con las empresas estatales anteriores a la privatización. También que Aerolíneas y el robo a los jubilados de la plata que había en las AFJP bajo el gobierno K, confirman los temores.
Por eso lo que proponemos desde el MST es distinto.
Ni privatizado ni volver al pasado. Queremos un sistema estatal, pero con un muy fuerte control de trabajadores y usuarios, para que sea eficiente y motorice el desarrollo del país.
¿Quiénes más que los trabajadores, que han venido denunciando desde hace años la situación que tienen los trenes? ¿Quiénes más que los usuarios, que necesitan viajar bien y seguros todos los días?
En muchas localidades y municipios existieron convocatorias en ese sentido, mostrando que es posible y hay con quien hacerlo. Desde abajo se puede garantizar un control que evite que las empresas estatales sean el botín de los gobiernos de turno.
Mientras nos movilizamos y peleamos por echar a TBA y por el castigo a los responsables del choque, tenemos que hacer el debate sobre cuál es la salida de fondo.
Si compartís estas propuestas, te invitamos a organizarte con nosotros para luchar por que se hagan realidad.

Un comentario en “Por un sistema ferroviario estatal con control de trabajadores y usuarios.

  1. Pingback: Ferrocarriles | CELN – ¿Cuál es la noticia…?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s